Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora! ¡Fora!

¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa!  ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! ¡Hijodeputa! 

¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers! ¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers! ¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!¡Botiflers!

Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía. Amnistía.

Autodeterminación. Autodeterminación.  Autodeterminación. Autodeterminación.  Autodeterminación.  Autodeterminación. Autodeterminación. Autodeterminación. Autodeterminación. Autodeterminación. Autodeterminación. Autodeterminación.

Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia. Independencia.

República. República. República. República. República. República.  República. República. República. República. República. República. República. República. República. República. República. República. República. República. República.

Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores. Los catalanes no pagan traidores.

 

Increíble, pero cierto. Lo nunca visto. Mientras el Presidente del Gobierno se bajaba los pantalones ante 300 subvencionados, entregaba Cataluña y deshacía España, los propios catalanes le gritaban en la calle y le insultaban como traidor… es lo que se merecía… y, desgraciadamente, lo que nos espera. Porque si alguien se creía (y son muchos los “gilipollas” que se lo han creído) que con los indultos se iba a “normalizar” la situación y se iba a resolver el “conflicto político” y llegaría la convivencia ahí tienen la mejor prueba de lo que va a ser ese futuro angelical del que tanto espera el Presidente Sánchez.

Señores, oír gritar a un grupo numeroso de catalanes ¡fora!, ¡fora!, hijodeputa, hijodeputa, amnistía, amnistía, independencia, independencia, República, República, es para echarse a llorar. Puta, y encima pones la cama.

Así de claro. Así de rotundo. Sin miramientos. Sin verdades a medias.

“Y no soy yo solo quien lo dice. Algunos también lo han visto. Por ejemplo: Diana Arías Bravo en “Okdiario”:

“ El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha organizado un acto en el Liceo de Barcelona para anunciar los indultos a los golpistas del 1-O. Un ‘regalo’ a sus socios separatistas que no ha sido bien recibido por los propios independentistas. Nada más anunciar la medida de gracia, un activista de Arran presente en el acto ha comenzado a proferir insultos al presidente y a gritar «¡amnistía!» e «¡independencia!».

Un anticipo de lo que puede suceder después de que el Gobierno apruebe mañana los indultos en el Consejo de Ministros. El separatismo no quiere los indultos, no se arrepienten del golpe del 1-O y por eso lo que exigen es la amnistía. Pero, ¿cuál es la diferencia?

El indulto supone la extinción de la responsabilidad penal, es decir, el perdón de la pena. En este caso, los golpistas saldrían de la cárcel porque se les perdona la pena. Pero seguirían siendo culpables de los delitos de sedición y malversación de caudales públicos: sólo se le retira el cumplimiento del castigo.”

 

Germán González en “El Mundo”: “Quien no está con ellos es un "traidor", o en la versión catalana "botifler", y se lleva una buena ración de insultos e improperios. Un clima de hostilidad con el que esta mañana varios centenares de independentistas han recibido a la mayoría de personas que han acudido al teatro del Liceu, como el ex dirigente de Unió Ramon Espadaler o el abogado y político Miquel Roca, para presenciar el discurso de Pedro Sánchez, bajo el título "Reencuentro: un proyecto de futuro para España", en el que ha anunciado los indultos para los líderes soberanistas en prisión condenados por sedición.

El propio Sánchez ha entrado al Liceo entre botes de humo naranja lanzados por los manifestantes y una lluvia de insultos y gritos de independencia, que han conseguido colarse incluso hasta la platea. El presidente apenas llevaba unos minutos de intervención cuando uno de los 300 invitados por Moncloa le ha interrumpido con gritos de "Viva la Tierra", "Amnistía" y "la independencia es la única solución". Además otros separatista ha sido identificado por los Mossos d'Esquadra cuando intentaba acceder al teatro con una bandera estelada.

Sánchez confirma los indultos a los presos del 1-O tras ser increpado durante su llegada al Liceu

Mientras tanto, en el exterior, unas 500 personas convocadas por entidades como la ANC, Poble Lliure y Arran, vinculadas a la CUP y varios CDR protestan por la visita de Sánchez y gritaban contra todos los que se acercan al acto.

Además de gritos de "amnistía y libertad", recordar los nombres de los presos, cánticos contra las "fuerzas de ocupación", insultos y lanzamientos de botes de humo, a las puertas del Liceu los manifestantes llevan carteles con lemas 'Ni indultos ni amnistía, independencia' y 'República es libertad'. Òmnium Cultural también ha desplegado una pancarta frente al Liceu y para evitar incidentes, ante la aglomeración de personas, se ha cerrado la parada de metro.

Ya dentro, y durante el discurso de Pedro Sánchez, se escuchan más gritps de "amnistía y libertad" y "visca la terra". 

 

 Pablo Panas en “Libertad Digital”:  “Según el argumentario del Gobierno sobre los indultos, las medidas de gracia dirigidas a los golpistas presos son un gesto de cara al electorado independentista. Sin embargo, una representación de ese electorado y sus líderes políticos en pleno se han volcado en mostrar su rechazo a los indultos. El separatismo argumenta que los indultos son fruto de la presión europea, que el Gobierno intenta adelantarse a las resoluciones judiciales contrarias a las sentencias del Tribunal Supremo que dan por supuesto que dictará el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y que sólo beneficiarán a nueve personas de un total, según dicen, de 3.300 supuestos represaliados.”

 

Europa Press: “Al salir se han encontrado con los abucheos de los 500 concentrados, que han coreado en catalán 'Fuera', 'Botiflers', 'Fuera las fuerzas de ocupación' y 'Libertad presos', entre otras consignas.

Los concentrados, que también le habían abucheado a la entrada, han tirado en la calle poco antes botes de humo rojo, y las banderas que enarbolan son independendentistas y de Arran.

La portavoz de la organización juvenil Arran, Adriana Roca, ha asegurado que el movimiento independentista no cederá ante los indultos porque son una "moneda de cambio y un cheque en blanco para cerrar un conflicto que sigue abierto".

"Hemos sufrido la violencia una y otra vez, y ahora se presentan unos indultos que no sirven para nada. Ante la represión no concebimos ninguna renuncia, aunque nos quieran silenciar con una mesa de diálogo y acuerdos silenciosos", y ha apostado por la independencia de Cataluña como la única salida al conflicto político. Uno de los miembros de Arran ha sido quien ha interrumpido a Pedro Sánchez cuando anunciaba en el Liceo el indulto para los nueve líderes condenados por el procés.

Por su parte, el portavoz del Secretariat Nacional de la CUP, Edgar Fernández, ha rechazado los indultos a los presos del 1-O, y ha reclamado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la amnistía: "No queremos su perdón, queremos la libertad".

Lo ha dicho en una rueda de prensa en La Rambla de Barcelona, para mostrar su rechazo a la conferencia que ha pronunciado Sánchez este lunes en el Liceu de Barcelona.

Para la CUP, los indultos no son el punto y final, sino que defienden la amnistía para volver a comenzar, y se ha dirigido a Sánchez: "Señor Pedro Sánchez, usted hoy no es bienvenido, usted es parte del problema".

Fernández ha apostado por una "propuesta de mínimos" que pase por el referéndum de independencia, y ha asegurado que el movimiento independentista no renunciará a su lucha.

"Hay un total de 3.000 personas represaliadas. La represión ni comenzó con el 'procés' ni acabará con los indultos. La represión nos quiere dividir, hacer que nos cuestionemos. Pero no tenemos miedo al Estado; señor Pedro Sánchez, usted es parte del problema", ha añadido.”

 

Y así todos los periódicos de España. Y así que no trate de engañarnos don Pedro Sánchez. Da la impresión que sus indultos, como ya le dijo el republicano Junqueras, se lo va a tener que “meter por el culo”.