Méritos sobrados ha hecho para ello. Primero traicionó a los militantes del Psoe y a sus órganos de gobierno dando un golpe de estado interno, a los que su partido históricamente ha sido muy aficionado. Más tarde traicionó a sus votantes, haciendo lo contrario de lo que les prometió, así como a todos los españoles, fuesen votantes del partido que fuesen. Por traicionar, se traicionó a si mismo y al academicismo universitario falsificando, copiando y plagiando su doctorado y vaya usted a saber amigo lector, qué otras tropelías más.

Admito, que a alguien estas traiciones le parezcan de baja estofa y las quiera rebajar a chamarilerías y trilerismo político y personal, pero hay otras traiciones que ya no son "pecata minuta", sino que constituyen delitos de alta traición, a juicio de quien escribe.

Delito de alta traición a la Nación es subyugar los intereses nacionales a los dictados de instancias supremacistas internacionales, atentando contra la libertad de los ciudadanos, su bienestar económico y su salud, de forma deliberada como ya he manifestado en un artículo anterior. Caso de la actitud pertinaz de no controlar las entradas en Barajas, para que el tema de la pandemia se perpetúe mes tras mes. 
Delito de alta traición a la Nación es ser cómplice, socio y aliado de aquellos que han dado un golpe de estado y ser declarados enemigos de España. 
Delito de alta traición a la Nación es conceder de forma manifiestamente ilegal y a sabiendas de que es ilegal, el indulto a los secesionistas, castigados por el TS por el delito de sedición, malversación, etc. 
Delito de alta traición es pactar con los secesionistas para romper la Nación Española y el estado en repúblicas confederadas, que es la hoja de ruta del secesionismo y del socialismo, el catalán al menos. 
Delito de alta traición es permitir la invasión de nuestras fronteras, sin hacer nada para impedirlo.
Delito de alta traición es darle al 37% de los catalanes todos los recursos, en detrimento del resto de catalanes y españoles: aquellos cuentan con todo el presupuesto de la Generalidad, el mayor porcentaje de inversiones públicas de todas las regiones, la práctica totalidad de los medios de comunicación, la TV3, Radio Cataluña, la delegación de RTVE (prácticamente pro-secesionista), la enseñanza intoxicadora, la totalidad de las empresas públicas como Renfe, AENA, Correos, Red Eléctrica, Indra, la SEPI, Hispasat, Navantia, Enresa, Paradores y así ad infinitum. 
Delito de alta traición es permitir las embajadas secesionistas y atiborrar con el dinero de todos a chiringuitos afines.

Delito de alta traición es romper la separación de poderes, dictando medidas y decretos inconstitucionales a sabiendas, amordazando al parlamento, invadiendo las funciones y competencias del poder judicial y politizando instituciones públicas.

En cualquier estado democrático, con separación de poderes e imperio de la ley, no un estado partitocrático como es el que engendró el tardofranquismo, el comunismo y el socialismo redivivo por la socialdemocracia alemana y la CIA, este sujeto sicópata ya estaría entre rejas