Se agrava el enfrentamiento entre el gobierno de Sánchez Iglesias y el Ejército. El gobierno solo ha conseguido un tibio apoyo por parte del JEMAD, general Villarroya, en el tema del chat de los militares, a pesar de la fuertes presiones de Sánchez Iglesias para lograr un comunicado la la cúpula militar mucho más duro contra los militares retirados que han expresado su repulsa por el gobierno del PSOE Podemos, ERC y Bildu.

Mientras, resulta extraordinariamente llamativo el silencio calculado  de Felipe VI en este tema. Hasta ahora el monarca (comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, según la Constitución) parece seguir negándose a condenar los manifiestos de los militares retirados, pese a las fuertes presiones recibidas desde Moncloa.

Al mismo tiempo ha trascendido que se preparan nuevas cartas y manifiestos de militares retirados, hartos de un gobierno amigo de etarras y golpistas catalanes, que acaba de humillar de nuevo al Ejército y a las víctimas del terrorismo, entregando el histórico Cuartel de Loyola, de San Sebastián al nacionalismo vasco. Y ya se habla de una hipotética retirada de las FSE de  Navarra a cambio del apoyo estable de Bildu a la presidenta okupa socialista de la Comunidad Foral, además de la ya confirmada alianza estratégica entre los herederos de ETA y el PSOE en el Congreso.

Aunque nadie debe esperar rebeliones de una cúpula militar nombrada o confirmada por este gobierno, la aparente tibieza del JEMAD en su apoyo al gobierno, es sin duda, significativa. Y solo puede reflejar el amplio (y lógico) rechazo  que genera este gobierno, dentro de las Fuerzas Armadas.

Desde luego, aunque no sabemos que puede pasar, no parece muy prometedor el futuro de este gobierno, cuyos amigos son los peores enemigos de España y que mantiene una pugna abierta contra el Ejército y la Corona (por muy sumisa que esta se haya mostrado siempre al PSOE, sobretodo en tiempos del emérito). Pero Podemos y el PSOE radical de Sánchez son parte de un gobierno republicano federal y comunista. Y como tal se comporta.

Mientras el defensor de una "España plurinacional", Pedro Sánchez y sus palmeros tratan de convencernos de que los enemigos de la unidad de España son Ayuso y VOX, mientras ERC y Bildu son la "España democrática", como dijo el otro día Sánchez. Deben creer que la mayoría de los españoles tienen el mismo cociente intelectual que los militantes del PSOE. Pero muchos españoles, incluso dentro del Ejército están diciendo basta.