“Todo aquello que el hombre ignora, no existe para él” (Albert Einstein)

Nos lo dijo Einstein y con ello comprendemos mucho mejor al presidente. Para él no existe una preparación adecuada para gobernar, le basta la cara.

No existe el bien común, solo el propio y el partidista.

No existe la verdad, solo ocurrencias, repetir sandeces, culpar a otros, inventar acusaciones, esconder realidades, ocultar sus enormes carencias, mentir en todo y para todo y palabras huecas en lo que es campeón absoluto, sin rival.

No existe la educación (es solo el nombre erróneo de un ministerio), tampoco la justicia, ni liderazgo, ni honestidad; mucho menos transparencia, convicciones, valores y respeto.

Todo eso (y mucho más) no existe para él porque lo ignora. Todo eso es su ignorancia. La ignorancia es carencia; aquí vemos carencia de todo lo más esencial. Si nada esencial hay en el personaje, ¿qué es lo que tenemos en Moncloa? ¡Pues eso!

Toda persona formada, sensata, con criterio y consciencia sabe perfectamente aquello de Abraham Lincoln: “Puedes engañar a muchos algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo (aquí entran muchos votantes suyos). Pero no puedes engañar a todos todo el tiempo”. Y ahora quiere engañar a todos los madrileños, está haciendo el supremo esfuerzo para ello. No existe madrileño tan parvo, tonto o ridículo que le haga caso. Los madrileños son infinitamente más espabilados...

Un tan inconsciente mamerto rigiendo…¿ …? ¡NO, rigiendo no!, riéndose de los españoles, fue encumbrado, en su momento, por la caterva de fanáticos  progres de las siglas desquiciadas. Ni sabe ni quiere ni puede estar donde está  ¡Tantas cosas esenciales que ignora, las esenciales TODAS!

“Eres aquello que deseas parecer”, te enseñó Sócrates por boca de Aristóteles. ¡Y lo has conseguido! Parece un maniquí palurdo, un charlatán de feria, ¿Será que lo desea parecer?

Vive realmente en Mátrix, el mundo de la mentira; por lo que desconoce la realidad, su fantasía se adueñó de una débil mente. Mátrix es pensamiento único, descansa allí donde no caben dos.

Por si todo eso fuere poco para nuestra España-Patria, ha sido colonizado, hecho lacayo que sigue órdenes desde el mismo día de su asiento en “el trono”. Cultiva España con la agenda 2030 que le imponen los señores colonialistas de la metrópoli NOM (nuevo orden mundial).

Con palabrería, mentiras, falacias y consignas, tapa las órdenes para que parezcan suyas. Ha convertido a España en el conejillo de indias donde se prueban los nuevos dogmatismos ideológicos de los mandos colonizadores (llámese agenda 2030 + NOM):

  • ¡Fuera ideas! Las grandes ideologías, la ciencia y la razón han muerto.
  • Nos rigen emociones, gustos, deseos y dogmas líquidos de ideología progre.
  • Solo hay género, color, sexo, raza y todas las letras mayúsculas juntas, + odio al intelecto. Son los instrumentos de la colonización.
  • Todo sea ideología para eliminar la ciencia y la realidad objetiva.
  • Importamos del Oeste ideología y del Este, cachivaches. España queda para mercadillo de barriada, explotada por los plutócratas ahora comunistas del Occidente macabro.
  • Campo de pruebas donde se está eliminando lo propio para implantar lo foráneo. Cada día más género y sucedáneos, más ignorancia de prestigio.
  • Territorio de trasplante donde cabe todo lo irregular para prueba de su destructor funcionamiento: fuera industria, que contamina; eso queda para el Este y nosotros a palmarla, o sea, a pagarla. España contamina el 1 por mil. Eliminando ese 1, solo queda 999 por mil de polución sobre la tierra. Lo urgente e importante es eliminar ese 1, porque así España queda asolada. Bien aceptado por nuestro gobierno. ¡Inteligente! Y se frotan las manos y se jactan con ello, por ser los primeros estúpidos que destruyen su propio país.
  • Repetir 9 + + + veces que le van a dar mucho dinero y no sabe qué hacer con ello, ¡ignora tanto! Lo hará palabrería con tantas repeticiones como sean precisas para creérselo, él.
  • Eso y mucho más nos trae la agenda 2030 de la mano de Sánchez y su esbirro de nueva implantación y acérrimo comunismo, tal para cual.

A dar cuenta de ello sale ahora D. Vacunator (es copia), triunfante por las calles de Madrid a predicar sus grandes fracasos, a vender humo, a contar mentiras, a infiltrar odios, a demoler Madrid (que después vendrá el resto). Él co-gobierna haciendo de figurante y poniendo palos en las ruedas de todos, sobre todo en el carro Madrid que mucho le atrae para destruirlo.

¡¡Madrileños!!, ¡¡Españoles!!, Madrid está en peligro, más que en 1808, salid el 4 de Mayo a salvar a España de las garras de sus ambiciosos destructores.