Este pueblo, sumiso, sin fe, ni valores, ni virilidad, ya no es necesario matarle, como se hizo en el 36, para que obedezca al satanismo

Desde que empezó la “Revolución siniestra”,  mal llamada  “La Transición Democrática”,  apoyada por unos pocos elegidos, trepadores y erigidos, entre ellos mismos, como “Los Iluminados”, del nuevo Sistema,  se rodearon de inmediato, de todos los voceras afines, para conseguir su pedazo de tarta; Emisoras de radio, televisiones, periódicos,  …

Esta mafia política, dirigida por los capos de Juan Carlos I (primero en todas las traiciones perpetradas) y su botones Adolfo Suárez (el joven “franquista”, que traicionó al Régimen del Movimiento del 18 de Julio, como Secretario General del Movimiento, que fue), impuso muy sutilmente, el enterramiento del Régimen de la Paz y el Progreso, para imponer una supuesta “Democracia”, que era el fundamento, para llevarnos poco a poco, a la DICTADURA, que hoy padecemos.

El adoctrinamiento de las gentes, ha sido brutal y el condimento de los grandes sapos envenenados, ha sido engullido, con mesa y mantel, por un pueblo EMBRUTECIDO y consentidor, porque ha creído en los Falsos Profetas, hasta el punto de que la Historia la han cambiado, pero también su propia  historia vivida.  De tal forma, estas gentes, este pueblo sin identidad, ni mente clara, han descubierto que lo que ellos vivieron, era todo MENTIRA, que lo que en realidad vivieron, era lo que los nuevos profetas proclaman a los 4 vientos. Ven sentados, frente a la televisión, la radio o leen un periódico, …, y observan, que todos están en la misma onda, en la PROCLAMA y confusos se preguntan:

¿Cómo he podido estar viviendo en un Régimen dictatorial y no solo no lo he visto, sino que ni me he enterado?

Ya sabemos, que: “La mentira mil veces dicha, llega a considerarse verdad” y si a eso sumamos, que se ha dicho permanentemente y millones de veces, pues descubrimos que a través de los años, han convertido a un pueblo libre, alegre, viril, con trabajo, familia tradicional, futuro y en Paz, en unas gentes embrutecidas, que tragan todo tipo de sapos, porque han pasado de creer en Dios, a creer en los falsos profetas y comprar el Becerro del Oro, que nos venden.

España, la España tradicional, conservadora, católica y patriota, desapareció. ¡YA NO EXISTE! Ahora, vivimos en algo diferente, frontalmente opuesto, vivimos en un “País”, construido a imagen y semejanza de los “mandamases”, que se beneficiaron de la Gran Tarta, que El Caudillo, dejó para el pueblo español, que no para ellos.

Todos los mandamases de politicastros, junto a estos monarcas, se han convertido en el PROBLEMA DE ESPAÑA, porque todos hablan y prometen luchar contra la izquierda y el comunismo, pero solo lo hacen para ganar las elecciones y subir al “Trono” y una vez conseguido, abrazan el comunismo, el separatismo, lo defienden y lo aplican.

Este pueblo embrutecido, siempre ataca al Comunismo-Socialismo, anclado, que pervivirá por muchos años en La Moncloa, pero es incapaz de ver y comprender, que si estos asesinos de ancianos, han construido la “3ª REPÚBLICA COMUNISTA”, no ha sido por sus virtudes, sino porque un Masón, Traidor e hijo de una madre encamada con mil demonios, prometió y perjuró, que acabaría con las Leyes criminales del Zombi Zapatero “EL ROJO”, “EL DEL ABUELITO TRAIDOR” y gracias a eso, el pueblo español, a sabiendas de los embustes de este Partido del Populacho, votaron a este infecto baboso, mentiroso y masón, que sacó la mayoría absoluta más grande de esta Revolución antiespañola consentida, es decir; 186 diputados, el 44,62% (10.8 millones de votantes), en el que 9,7 millones se abstuvieron de votar.

Mientras que el Régimen de Franco, era una dictadura, con un 95% del pueblo a su favor, ahora cualquier petimetre, con  un 5% de la población y un 15% de los votantes, puede cambiar a su antojo, lo que considere pertinente, incluso destruir la Patria.

Pues a este malnacido engendro masón, baboso, que los votantes ingenuos e incautos le votaron, para que eliminara todas y cada una de las Leyes criminales de “Risitas-Lucifer”, que implantó. Este personajillo, se ciscó en todos y cada uno de sus votantes, convirtiendo su Gobierno en la continuación del Comunismo Bolchevique y cuyo resultado encumbró al Comunismo a La Moncloa y a este Profanador, criminal, que padecemos.

¿Gracias a quién y por quién rige nuestras vidas, el actual  Rojerío Criminal?

Pues nada; seguid votando al Partido más traidor de la Historia de España, en lugar de enviarle al infierno, de una santa vez, votando a VOX, hasta que algún día, en algún año, en algún siglo, salga un Partido verdaderamente Católico y Patriota auténtico.

Mientras tanto, los patriotas, seguimos remando y muchos lo hacemos cada día, con fortaleza y gallardía, pero aunque somos miles, millones, el problema es que reamamos cada uno en nuestra barquita particular e incluso si otra de los nuestros se acerca, le pegamos con el remo, para intentar hundirla.

Mientras que esas miles de barcas, remen en el mar agitado y enfurecido que padecemos, solas, a su aire, dispersadas, que se convierten en inútiles y su esfuerzo, no vale para nada, tan solo causan risa entre los fulanos y fulanas de los politicastros de uno y de otro Partido.

Mientras no seamos capaces de aunar criterios y juntarnos, para construir un transatlántico, mejor, un portaaviones defensivo, fuerte y dirigido por un solo Capitán, todos y cada uno de nosotros, moriremos ahogados y pasaremos al otro mundo sin pena y menos con gloria.

Algunos pobres de espíritu y mente, dicen: “Estamos como en el 36”.

¡Ojalá! así fuera, porque en aquellos años trágicos, el 50% aproximadamente de la población, creía en Dios y en la Patria

¡ESPAÑOLES, DEJAROS DE MILONGAS Y UNIROS A UNA CAUSA COMÚN, PARA SALVAR NUESTRA RELIGIÓN, NUESTRA FAMILIA, NUESTRA PATRIA Y A NOSOTROS MISMOS!

¿Llegaremos a esto, que ejerció la 2ª República roja y criminal? No, no y no, porque para eso, se tendrían que levantar en armas, algunos Generales “sublevados” y no lo van hacer y el pueblo tampoco. La 3ª República instalada, gracias a los traidores monarcas y la derechona infame, no llegarán a eso, “tan solo” nos seguirán imponiendo Leyes salvajes, haciéndonos  la vida imposible:

.- Nos seguirán asesinando a nuestros hijos, en el seno de esas repudiadas madrastras, con el mayor genocidio de la historia. Ley del aborto, aprobada por unos, otros y todos.

.- Asesinan a nuestros mayores con la eutanasia.

.- Nos seguirán machacando a los padres, nos encarcelarán, quitándonos a nuestros hijos, que ya solo son de las madres feministas y del Estado Comunista.

.- Implantarán la pederastia, para que ellos puedan violar a nuestros hijos e hijas.

.- Nos señalarán a los que vayamos a nuestras Iglesias y tomarán nota, poniéndonos en una relación interminable, como “Fascistas”, seremos perseguidos, con multas imposibles de pagar y por tanto, iremos a las cárceles, para “limpiarnos de dicha culpa”.

.- Nos prohibirán rezar en la calle, en una Ermita, …., en un Templo católico y nos meterán en la relación de “FASCISTAS”

.- Nos obligarán a vacunarnos, una, dos y mil veces, contra la Plandemia instalada y seremos envenenados todos, para caer en unos pocos años.

.- Implantarán el bozal a perpetuidad, para ser reos y esclavos de sus consignas.

.- Nos incrementarán los Impuestos, sobre nuestras propiedades, para que al no poderlas vender, por falta de compradores, sea el Estado, quién se quede con ellas.

.- Será un lujo, conducir nuestro propio vehículo, pues acumularemos multas diarias, por ir a más de 40 kms/h., por no poner un intermitente, por parar en un paso de cebra, pisando 2 cms., la raya, por llevar dentro de nuestro coche la Enseña Nacional, por….

.- Las Empresas serán cerradas, por la imposición de Impuestos desmesurados.

.- Nos ….

¡Y todo esto, nos pasa y pasará, por ser un pueblo de Cobardes y desechos humanos, que andan encorvados y arrodillados, ante estos menesterosos sátrapas,  tiranos e infames hijos de Satanás!

El holocausto católico de la Segunda República: En memoria de los mártires

LA ESPAÑA DE FRANCO EN 15 MINUTOS

La presión fiscal y la clase media con Franco