Desde el Aniversario del Centenario del Genocidio Cristiano Armenio (24 de abril de 1915) por parte del Imperio Turco-Otomano, ahora Turquía, han pasado ya más de 6 años.

Las Manifestaciones organizadas tanto por la Embajada de Armenia ante el Reino de España, como por su Institución de Relaciones Diplomáticas Culturales “Casa Armenia”, así como las organizadas por las diversas asociaciones armenias en España (en especial la mayoritaria que se encuentra en la Provincia de Valencia “Asociación Armenia ARARAT” y que está Presidida desde hace más de 10 años, con gran esfuerzo y muchos frutos municipales en toda España, por Ararat Gyukhashan) han estado siempre enfocadas a “Solicitar que el Reino de España reconozca el Genocidio Cristiano Armenio perpetrado por Turquía “ y a poner en evidencia cómo determinados diputados y senadores españoles, por medio de organismos internacionales globalistas y de participar en empresas o “en proyectos culturales” tienen determinados intereses económicos nada honorables (relativos al negocio energético, tecnológico-industrial y de cítricos) tanto con Turquía como con Azerbayán e Israel.

Desde que está en el Gobierno de España, y en especial en determinadas Instituciones Públicas y de la Administración del Estado, esta Alianza Político-Empresarial de lobistas o grupos de poder de carácter Globalista y Social-Comunista (De facto Comunista) las cosas han cambiado sustancialmente.

Sin haber desaparecido las antiguas alianzas comerciales y de negocios antes mencionadas, han surgido otras vinculadas a la tecnología y material de seguridad, militar y de defensa, en especial misiles, tecnologías de control y telecomunicaciones, y drones o Unidades Aéreas de Vigilancia, que el Ministerio de Defensa actual tiene condicionadas al entrenamiento, reparación y supervisión israelí desde su adquisición.

Este hecho gravísimo, que amenaza tanto a la Seguridad Nacional como a la Soberanía del Reino de España, es el que han denunciado muy preocupados nuestros amigos y leales compatriotas armenios, así como diversas fuentes de Inteligencia Ruso-armenias y de EEUU, pero también fuentes de Inteligencia españolas, las cuales desde que estalló esta Guerra en la región armenia de Artsaj se han puesto en contacto con El Correo de España, a través de este redactor, muy preocupados.

En una de sus últimas manifestaciones, organizada por la Embajada en España por medio de “Casa Armenia” me puse en contacto con ellos para la elaboración de este artículo y de otros que, Dios mediante, redactaremos desde El Correo de España y me dijeron muy preocupados: “Estos son los frutos internacionales reales que ocasiona un Gobierno Comunista con sus alianzas políticas y empresariales opuestas a los valores propios y tradicionales de Europa, a los valores de su Identidad Cristiana”.

Como conclusión decir que al terminar esta conversación y durante toda la Manifestación no pude dejar de recordar la definición que de Comunismo ofrece el Tradicionalismo Político Hispánico: “Es la herramienta que el Capitalismo Internacional Judío tiene para descomponer los Estados y dominarlos”. Esto es el llamado Orden Mundial al que determinadas naciones y grupos se oponen por ser de Naturaleza de Cristiana. De este asunto hablaremos, Dios mediante, en un próximo artículo en El Correo de España.