Los drones ya han cambiado la guerra, proporcionando una alternativa, desde el punto de vista militar, a las misiones aéreas convencionales.

Desde dispositivos de vigilancia livianos hasta drones de ataque fuertemente armados, los aviones sin piloto se están convirtiendo rápidamente en la herramienta de guerra favorita.