Recientemente nuestro director Eduardo García Serrano participó en el programa Estado de Alarma, que tuvo lugar en el asador Guadalmina de Marbella. El programa se desarrolló con total normalidad en un sano ambiente patriótico y en un espacio de libertad, como deber ser.

Al día siguiente aparecieron unas pintadas en donde se señalaba el local, al estilo de las peores dictaduras.

Breve historia del local y de su propietario

José Eugenio Arias-Camisón un vasco exhiliado de Vascongadas por las amenazas de muerte de ETA. Tanto su padre como él se negaron a pagar permanentemente el impuesto revolucionario hasta que la Guardia Civil les dijo que si no se iban peligraba seriamente su vida. En la actualidad cuenta con el asador Guadalmina en Marbella, en donde, dicho sea de paso, se come muy bien.

Antiguo militante de Fuerza Nueva, encabezó las protestas contra la ley anti tabaco de Zapatero. Tiene el asador repletó de iconografía en contra del inicuo gobierno social comunista. Por ejemplo, en el felpudo de la entrada está la cara de cara de Pedro Sánchez y se anima a pisar la cara de este traidor mentiroso que ha destrozado España o en los expendedores de hidrogel se puede leer rojos no. Le han intentado cerrar el asador varias veces mandándole inspectores de Hacienda, de Sanidad, de Trabajo....y no han podido hacerlo porque es una persona valiente y luchadora que no se deja intimidar ni avasallar fácilmente.

El propio Eduardo García Serrano valora brevemente la persecución al local: “Es una persecución fomentada desde el gobierno. No tenemos ni apoyo, ni posibilidad de recurso ninguno, estamos más solos que la una porque la persecución se hace desde instancias gubernamentales y sabemos que si acudimos a la Justicia en demanda de reparación o lo que fuere, por estar tildados de fascistas, estamos jodidos”.

No se pierda la participación de nuestro director en el programa.