El propio equipo de campaña (me imagino que el veterano MAR) de la contendiente Doña Isabel Díaz Ayuso, al parecer, lo tiene claro para el 4-M: poco PP y trato amistoso con VOX. O sea, que cuanto menos aparezca Casado y menos los Egeas, mejor, porque en lugar de sumar restan, y llevarse bien, porque hay que dejar abierta la puerta para el día 5, con los "amigos" del leal Abascal (el que no rompe ni en Sevilla ni en Murcia ni en Madrid aunque le llamen "perro judío" por España)...y es que la Ayuso y el Rodríguez (ojo, con cariño y admiración) no han olvidado el suicidio del  incompetente señorito Casado cuando, como un Bruto barriobajero, atacó brutalmente a VOX y Santiago Abascal y le dijo aquello de "no soy como usted porque no quiero ser como usted" y saben que los "nacionales" no le tragan por muchas razones, entre ellas dejar que los "rojos" hicieran con los restos de Franco lo que hicieron o que se avergüence de hablar de España o ser de Derechas... y saben que sus enemigos no son los de VOX, que, cogidos del brazo o enfollinados, estarán siempre en la misma orilla del rio lorquiano, sino los de la otra orilla, los "rojos"... Dicho en plata, que la presencia de Casado y los egeas puede ser fatal para Doña Isabel y estupendo para VOX, porque ¿quién puede fiarse de unos sujetos expertísimos en la compra-venta de votos como han demostrado en Murcia?. Sí, esa es la pregunta que habrá que hacerse el 4-M: ¿DÓNDE IRÁ MI VOTO SI  SE LO DOY A DOÑA ISABEL (o sea, a Casado)?

 

 

Y ahí reside el problema del 4-M: que si Ayuso no saca la mayoría absoluta (y 69 diputados son muchos diputados) tendrá que apoyarse en VOX y, por tanto, cuantos más votos tenga la Señora Monasterio más segura tendría la Presidencia...y ojo para los dudosos de la derecha, porque si malo (malo no, Siberia) seria que ganasen los "rojos" tampoco sería bueno una mayoría absoluta en manos del Casado y los egeas y sin la presencia-control de VOX, porque la experiencia nos dice que esa Derecha acobardada se derrite ante los "rojos". Yo no votaré al PP hasta que sus Casados se atrevan un día a decir ¡¡ Viva Franco!! ¡Cataluña es España! ¡El 18 de julio salvó España del comunismo!   (y no por Franco, sino para demostrar que, por fin, no se bajan los pantalones ante los "rojos"  como suelen hacer, aun estando en la Moncloa). No se puede pedir el voto de la Derecha y luego gobernar con  un Centro de Izquierdas.