El Padre Cantera o el Santo Padre, como yo le llamo, mi querido amigo, mi amado monje, al que es parte de mi familia y al que admiro, ha sido calladamente, sin apenas divulgación un “Héroe Nacional”, defendiendo una Basílica Pontificia, el Cuerpo de nuestro Caudillo y a todos los feligreses, que nos hemos visto abocados y perseguidos por las hordas marxistas, los masones peperos y toda la chusma envalentonada, con el beneplácito de unos Jueces políticos y politizados, que representan a los Partidos, puestos por ellos, con el fin de así servirse, para cometer tropelías, ignominia, infamia y felonía.

Santiago Cantera Montenegro, nacido en Madrid en 1972, Alférez de Complemento en Toledo, Monje, Medievalista, Teólogo, Apologeta, Profesor Universitario, Profesor de Historia, Escritor, Conferenciante, Docente Universidad CEU San Pablo,….

Pero, el Padre Cantera es algo más, mucho más, es un monje humilde, austero, sencillo, bonachón, espiritual, educado, místico, …., pero, además, es un valiente, que en la vanguardia del Valle, sin apoyo, mirando la Jerarquía Eclesiástica para otro lado y en brazos del comunismo más rancio, siempre le ha dado la espalda. Sin embargo él, solo y al frente, con su gran verbo, con un Cristo crucificado en su pecho, con un Misal en la mano y la otra Bendiciendo, se ha enfrentado con su palabra educada, clara, justa y contundente, contra las Guardias Pretorianas, que exhibían todo tipo de armamento y gestos propios de un Ejército con Poder de las armas, prepotentes, se pasaron en sus órdenes y se hicieron amos y “señores”, ante unos austeros y humildes monjes.   

Perteneciente a la Orden de San Benito, desde cumplidos los 30, se decantó por la vida monástica, no quiso ingresar en la Orden Trapense, pero si lo hizo en la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos. En el 2014, se convirtió en Prior de la Abadía, al dejarla el Abad mitrado por problemas de Salud D. Anselmo Álvarez Navarrete, a sus 82 años, que a sus 89 años goza de buena salud y una cabeza equilibrada y en perfecto estado, al cual, me une una gran amistad y admiración hacia su figura. El Padre Anselmo, lleva desde 1959 en la Santa Basílica y que junto a otros monjes y al Abad Fray Justo Pérez de Urbel, fundó la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

El Padre Cantera, en sus años de juventud, perteneció a Falange Española y fue candidato a eurodiputado a las generales de 1993.

El Padre Cantera, en su corto, pero fructífero periplo, como Prior Administrador del Monasterio Benedictino y de la Santa Basílica Pontificia, ubicado en el Recinto del Valle de los Caídos, nunca olvidemos, “CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA”, ha sido una pieza fundamental en la lucha por nuestro Valle y los Santos lugares que allí permanecen.

Desde la toma de posesión como Prior Administrador, no lo ha tenido nada fácil, pues tuvo que sufrir, la encarnizada imposición del ROJO Zapatero y su Memoria Histórica, un invento, para convertir a los demonios, matarifes y criminales de la 2ª República en héroes democráticos, inventando Leyes, cuyos Decretos han sido firmados por el Crápula y Perjuro Juan Carlos, el mayor Felón de toda la Maldita Dinastía francesa y afrancesada.

Nada más ser legitimada por Decreto “La Memoria Comunista y Criminal”, el miserable Zapatero, defensor de su abuelo ·El Traidor”, que recorría en plena guerra, de un Bando a otro, por lo que fue ajusticiado, por Espía, Traidor y Cobarde, recogió la misma genética, por lo que su vil mirada la puso en nuestro Valle, el cuál cerró en diversas ocasiones, aludiendo, que era por la seguridad de los feligreses, ya que se desprendían trozos de la Piedad, por lo que cerró la entrada a la Santa Basílica y por ello tuvimos que celebrar, la Santa Misa en la explanada posterior, delante del Monasterio, lloviendo, nevando y con varios grados bajo cero.

No obstante, no contento con esto, obligó a cerrar la entrada al Recinto, por lo que nuestros amados monjes y su Prior a la cabeza, bajaban varios kilómetros desde el Monasterio Benedictino al exterior de la entrada, dónde se celebraba la Santa Misa, teniendo a nuestra espalda la carretera de Guadarrama a San Lorenzo de El Escorial.

Luego, nuestro héroe espiritual y físico, tuvo que bregar con los asaltos, de la Guardia Civil, la cual entraba armada hasta los dientes, a la Basílica y pululaba por allí como si fuera un “Estado de Sitio”, sin complejos e incluso con altivez.

Puesto en el Poder, su hijastro putativo, el macabro y ROJO Sánchez, con su “Memoria Comunista”, llevada a las últimas consecuencias para PROFANAR el Cuerpo de nuestro Caudillo, legitimado, por la mayoría comunista, por la vil e infame abstención de un Rajoy Traidor, Masón y Borbonazo, la lucha fue encarnizada y superó todo lo previsto.

La nueva Guardia de Asalto, de la 3ª República, tomó más aún las posiciones en el Templo más Católico y Maravilloso de la Cristiandad. No solo estaba por los alrededores, con sus élites dispuestas a una batalla, con sus cascos, chalecos blindados, pistolas, armas largas y como embrutecidos asaltantes, que tomaron todas las dependencias, incluso, hasta entraron a las zonas privadas de los monjes, buscando metralletas, bajo los colchones de los camastros de sus celdas. Cerraron la Santa Basílica, con candados, para que durante 5 días, los monjes propietarios espirituales y administradores de ese Santo lugar, no tuvieran acceso a él.

El Padre Cantera, siempre con la cabeza alta, mirando al cielo y rezando a Dios, se mantuvo firme en su sitio, sin retroceder, ante los políticos, jueces y tropas de asalto.

Y por ello, es un ejemplo vivo, un hombre de fe en Cristo, mientras todo a su alrededor, está descristianizado y los que le debieron defender están en sus grandes salas, disfrutando de sus festines, con una Mitra y un Báculo, que no les pertenecen y menos son acreedores de tales lemas de la Cristiandad.

Gracias mi querido amigo, mi Santo Padre, aunque, no le guste que le llame así, pero todos sabemos, quién hay como la Cabeza de San Pedro, cabeza ésta que ha bajado a los infiernos, para embarrarse y estercolarse en ellos.

 

Allí arriba, en nuestro Valle, hay una Luz de esperanza, hay una luz que no se apaga, es la luz que emite nuestro Padre Cantera, con su fuerza espiritual y su fe inquebrantable en Cristo.

El principio de la sabiduría | P. Santiago Cantera