Hay veces en los que el ansia de perjudicar, hacer daño a cualquier precio a quien se considera o ha considerado como un enemigo político, puede hacer jugar malas pasadas. Hay personas sin moral y escrúpulos que no tienen filtro, ni capacidad de moderación a la hora de extremar la prudencia y asegurarse, pudiendo hacerlo, de refrenar sus impulsos de represalia, cuando van lanzados en una persecución como mastines tras de su presa.

Esa es la cacería emprendida por el Sr Sánchez de FACUA contra el Juez Serrano.  El visionario de fraudes se sintió agredido por unos comentarios de diputados de VOX en Andalucía que pusieron en entredicho lo que se calificaba un chiringuito de la antigua Junta del PSOE, y que desde 2009 a 2018, junto con el resto de sus asociaciones fundacionales recibieron un total de 5.410.747,66€ en subvenciones y ayuda públicas. Esa ofensa, le llevó a ir moviendo hilos, hasta el punto que de información “procedente de terceros”, y ya a primeros de 2019 conocía de la existencia de un expediente de reintegración de crédito iniciado por la Agencia Tributaria, respecto de una sociedad de la que el Sr Serrano se había desvinculado totalmente e Octubre de 2017 y tras presentar una denuncia contra sus antiguos socios, por perjuicios propios sufridos, y advirtiendo del riesgo para el Erario Público. ¿Cómo pudo entonces tener noticia de esa información? Es un misterio, cuando además todo el contenido de los expedientes de que conoce la Agencia Tributaria, tiene carácter reservado y está especialmente protegido por la normativa española y europea de protección de datos.

Fue justo antes de las Elecciones Generales de Noviembre de 2019, y con el fin de hacer también el máximo daño posible al partido que lideraba Serrano en Andalucía, cuando se le unió a esa caza de brujas, el otro protagonista de esa especial montería, Ángel Munarriz, periodista de Infolibre. Desde entonces, tanto antes de denunciar,  como después de denunciar a la UDEF y personarse como acusación personal ante el Juzgado que conoce de la investigación, se concertó esa colaboración, y  se han filtrado a ese medio en particular ( casualidades de la vida) todos los informes policiales, escritos de parte y Fiscalía, expedientes reservados, pruebas… aportados ante ese Juzgado, en una causa en la  que junto a Serrano están investigados los otros dos socios que, tras su salida, siguieron administrando y gestionando las sociedades bajo  esa investigación sumarial y supuestamente secreta.

Lo cierto es que, a Serrano, todavía ni siquiera se le ha dado ocasión de defenderse en la causa, que es donde debe defender su presunción de inocencia, pues su declaración se ha postergado hasta el 17 de Mayo. Una presunción que, mientras tanto ya se están preocupando sus acosadores que sea de culpabilidad y de condena social. Lo que ocurre, es que a veces no se calcula bien la embestida, ni los riesgos de poder no dar ya una información incorrecta, sesgada o susceptible de una mala interpretación, sino una información objetiva y radicalmente falsa. Y es ahí donde se entra en el plano delictivo de la calumnia y de la denuncia falsa si, además, quien supuestamente puede estar filtrando datos del sumario, se basa en la intencionalmente noticia mendaz publicada por su colega plumilla, para presentar nueva acusación contra Serrano, y en este caso contra su esposa e hija, por un presunto delito de insolvencia punible, y presumiendo y alardeando de ello en la red social Twiter.

 Porque, ciertamente, cualquier periodista profesional y honrado ha de cerciorarse de la veracidad de lo que publica y quien se atreve a formular una denuncia de ese grueso calado, dándole una considerable publicidad, ha de contar con evidencias, o al menos indicios serios de lo que denuncia. Pues bien, este periódico que cuenta como colaborador de opinión al Juez Serrano, ha querido comprobar y contrastar la veracidad o mendacidad de esa grave acusación. Y ha llegado a una clara conclusión: TODO ES MENTIRA. A esa conclusión se llega con la simple comprobación de la información ante el Registro de la Propiedad y Jefatura Provincial de Tráfico. e incluso acudiendo al portal de transparencia del Parlamento de Andalucía donde Serrano hizo declaración detallada de sus bienes .

Sin medias tintas, ambos cazadores han afirmado, publicado y denunciado que el Juez Serrano transmitió todos sus bienes inmuebles a su esposa en una liquidación de sociedad de gananciales y un vehículo a su hija. De entrada, se oculta la fecha, pues la liquidación tuvo lugar en marzo de 2017 y la venta del vehículo en octubre de 2018, constando que la Fiscalía decide dar inicio a una investigación en Julio de 2020 (lo que le llevó a Serrano a dejar voluntariamente su partido), y constando que el expediente de derivación de la Agencia Tributaria lo conoció en octubre de ese año. Pero lo que es peor, es que resulta absolutamente MENTIRA, es falso que en esa liquidación de la sociedad de gananciales Serrano le transmitiera a su esposa todos sus bienes inmuebles ( dos a más señas) sino que, como es habitual y dentro de la más estricta legalidad, la sociedad de gananciales se liquidó en términos de absoluta proporcionalidad e igualdad. En una liquidación conyugal resultaría muy machista decir que el marido transmite sus bienes a su mujer, cuando los bienes que se liquidan y reparten, obviamente son de los dos.  Aún así, de forma errónea, la Agencia Tributaria afirma literalmente en su expediente que Serrano transmite “parte de sus bienes” y no todos sus bienes, según ha podido constatar esta editorial). Es más después se vendió un inmueble y se adquirió en separación de bienes otro, por aproximadamente el mismo valor ( todo también declarado ante el portal de transparencia) que se adquiere por mitad y proindiviso, habiendo sido embargado  cautelarmente al Sr. Serrano ese 50% según consta en ese mismo expediente, en el que basan su burda  mentira .

Y en cuanto a la transmisión del coche, todavía es peor, pues en Octubre de 2018, Serrano le vende su vehículo a su propia sociedad profesional de la que dispone del 90 % de participaciones ( que le han sido embargadas cautelarmente )y su hija, que trabaja en el bufete, un 10%, Todo verificable con una simple comprobación de titularidad e identificación del vehículo que consta en la Jefatura Provincial de Tráfico.  Por tanto, es también absolutamente MENTIRA esa segunda acusación, que involucra a su hija.

 En definitiva, y conociendo la entereza del Juez Serrano, no cabe duda que ahora los cazadores tendrían que empezar a preocuparse por su grave metedura de pata. La querella contra Infolibre, Rubén Sánchez y Ángel Munarriz por calumnias con publicidad y además contra Rubén Sánchez por denuncia falsa, ya se debe estar cocinando. Los cazadores pueden pasar ahora a la situación de cazados, y el tiempo, ahora, empezar a correr en su contra: TIC, TAC