El pasado día 10 de noviembre a las 12:00 horas entró en vigor el llamado Acuerdo de Paz entre la Alianza Túrquico-israelí (con el apoyo armamentístico de España tal y como denunciamos en primicia en este Digital) y el actual Gobierno de Armenia.

Siendo éste un Gobierno de perfil ideológico mundialista y pro Unión Europea (y por lo tanto dependiente del entramado de organizaciones no gubernamentales que forman la Open Society Foundation, propiedad del Testaferro de la Familia Rothschild, George Soros, y entre las que destacan Amnistía Internacional) es además de un marcado carácter antirruso, y muy en especial anti Vladímir Putin, tal y como han puesto en evidencia sus Encuentros y decisiones políticas de los últimos dos años.

El citado Acuerdo de Paz es considerado como una traición indigna y deshonrosa a los vivos, y en especial a los muertos. Determinados análisis de Inteligencia de servicios occidentales y Rusia, a los que este redactor ha tenido acceso y podido consultar, indican que Armenia se ha convertido en un Estado Inestable como consecuencia de este Acuerdo.

La paz sólo es un valor digno y honroso si va acompañada de la justicia. Esta premisa no se da en el llamado Acuerdo de Paz, de ninguna de las maneras, pues se imponen unas condiciones al Pueblo de Armenia indignas y humillantes, sólo comparables a las que se impusieron al Pueblo de Alemania tras la II Guerra Mundial o las que se están imponiendo en la actualidad al Pueblo de Palestina o al Saharaui (hecho que nos da una pista de quiénes están realmente tras estas condiciones al Pueblo de Armenia, cristiano desde el año 301 y descendiente de Sem, el primogénito de Noé).

Los Fundamentos del Acuerdo son:

1 - La pérdida territorial de la mayor parte del territorio armenio de Nagorno-Karabaj o Artsakh, en especial la parte de mayor importancia estratégica y con un mayor valor sentimental para los armenios.

2 – Retirada militar del Ejército Armenio de todo el territorio por un periodo no inferior a 5 años.

3 – No se conceden garantías de ningún tipo, ni militares ni de seguridad jurídica, para que las familias armenias puedan regresar a sus casas.

4 – Además de lo antes citado, se concede el terreno para un corredor de comunicación entre Azerbayán y su provincia-enclave, Najichevan, y que atravesará el territorio de Armenia en su frontera sur con Irán, haciendo que su retaguardia deje de ser segura y se convierta en un polvorín incierto.

5 – Se mantiene el bloqueo fronterizo ilegal que tanto Turquía como Azerbayán ejercen contra Armenia y que supone una asfixia económica que no sólo empobrece al país sino que fuerza a una diáspora real, comparable a muy pocas, y que sólo se ve compensada por el apoyo económico de esa diáspora por el mundo y por Rusia.

6 – Se dejan sin investigar los crímenes cometidos por la Alianza Túrquico-israelí y sus aliados (entre los que se encuentra el actual Gobierno Comunista y Mundialista de España, al servicio de George Soros).

7 – No se limitan los efectivos militares extranjeros en esa región armenia ni tampoco se establece una zona de exclusión aérea.

8 – No se presupuestan ayudas económicas ni de ningún tipo para las familias, empresas o cultivos que han sido destruidos, expropiados o expulsados, y que jamás podrán regresar.

Como sucedió en el año 2008 en Georgia, creándose la región “muerta”, pero muy valiosa, de Abjasia y las Osetias, tras un conflicto político y militar en el que se hizo caer al Gobierno prorruso sucesor de Eduard Shevardnadze e imponiendo al títere sionista de Mijeil Saakashvili.

Como sucedió en el año 2013 en Ucrania, creándose otra región “muerta”, en el Dombass, tras el conflicto también político y militar conocido como la Primavera del Maidán o Naranja, y en la que se hizo caer al Gobierno prorruso de Yanukovich y se colocó al peón, también del sionismo mundialista, de Poroshenkho (con el que, por cierto, se reunió, una semana antes de reunirse con Soros, Pedro Sánchez en una reunión semisecreta en la que se determinó seguir las mismas líneas de acción que Ucrania en relación al mundialismo sionista…

¿Podemos afirmar que se ha creado también una región “muerta” en Nagorno-Karabaj o Artsakh? Con este Pacto, que ni siquiera es digno del honor que existía entre los mafiosos y que tiene pinta de haber sido “planchado” en alguna Logia Globalista, podemos afirmar, sin lugar a dudas que sí.

Con todo, seguiremos informando, Dios mediante, en un próximo artículo de El Correo de España. No sólo porque estamos comprometidos con la causa del Pueblo Cristiano de Armenia, y contra este Siniestro y Pérfido Orden Mundial que es digno sucesor de la Satánica Torre de Babel, sino porque la situación política en Armenia sigue muy tensa y esta misma semana el Pte. de Armenia, Armen Sarkissian, ha pedido la dimisión del Primer Ministro, el traidor de Nikol Pashinyan.