Dice el rastrero de Javier Maroto actual portavoz del Partido Popular en el Senado que ve necesaria la desaparición de VOX para que Pedro Sánchez no gobierne. También dice que, se siente cómodo en posiciones centradas. Vamos que comparte toda la ideología progre.

El pasado mes de septiembre, Teodoro García Egea, secretario general también del Partido Popular, afirmaba: «Sánchez sabe que mientras VOX exista tiene asegurada La Moncloa».

El Partido Popular lleva tiempo tratando de convencer a los votantes de derecha de esos falsos axiomas.

Quizás quién debiera desparecer es el Partido Popular. Ellos han demostrado una y otra vez con continuas traiciones a los ideales y valores de sus votantes que no cumplen lo prometido, que es un partido lleno de corrupción, que comparte la mayoría de la ideología progre por no decir toda, y que si hoy Sánchez está en la Moncloa es porque Rajoy lo quiso. Sánchez le avisó, que convocara elecciones o le presentaría una moción de censura. Rajoy en su inmensa cobardía prefirió la moción e irse a emborracharse como un pusilánime, mientras debatían en el Congreso su moción de censura. En su escaño en lugar de su persona hubo un bolso.    

Santiago Abascal criticó ayer la persecución de VOX con un twitter.                    

«Dos semanas después de que el PP se sumase a la demonización de VOX ya ha empezado a cortejar a los separatistas del PNV.

Cada cual elige a sus aliados libremente.

¡Con su pan se lo coman!».

Si algo se puede destacar de Santiago Abascal, es su gran valor en la defensa de la nación española y la libertad en Vascongadas, hasta el punto de abandonar el Partido Popular para crear VOX, donde durante varios años dio sus mítines en la vía pública con un megáfono subido en una caja de fruta para muy pocas personas, hasta que los españoles empezaron a despertar.

Se enfrentó y abandonó el partido por el desacuerdo sobre la política antiterrorista llevada a cabo por el Partido Popular, frente a los terroristas de ETA durante el Gobierno de Mariano Rajoy, traicionando con dicha política a las víctimas del terrorismo etarra, al mismo tiempo que fortalecía a los secesionistas vascos y catalanes.

En la carta de baja del Partido Popular que envió el 24 de noviembre de 2013 a Mariano Rajoy, le pronóstico con acierto, que otros muchos lo harían en el futuro por sus decisiones, indecisiones y traiciones. Le exponía las razones de su marcha entre las que podemos destacar, el abandono de las ideas y políticas, de los principios y valores, la excarcelación de terroristas como Bolinaga, la continuación de la política sobre terrorismo heredada del gobierno socialista de Zapatero, el trato indigno dado a las víctimas del terrorismo, la actitud pasmosa ante los dirigentes separatistas, la torpe decisión de sumarse al desconcierto que trajo la ola de reformas estatutarias, la negativa a abordar una reforma profunda del modelo autonómico, el abandono de la defensa de la lengua común en la educación y en la administración en algunas regiones, la insólita política del partido en Cataluña y País Vasco, la consolidación de toda la legislación ideológica de Zapatero, el aumento de la presión fiscal, la actitud acrítica y la falta de medidas contra la corrupción. “Todo constituye un incumplimiento flagrante de nuestro programa electoral, del contrato que firmamos con los ciudadanos que nos dieron la mayoría absoluta”. Al final de la misma, se despide de manera impecable como persona de bien que es, deseándole buena suerte.

Es un vasco de bien, orgulloso de ser español, que irradia valor por los cuatro costados de su cuerpo, como otros muchos españoles que han dado esas tierras españolas y que han realizado grandes gestas a lo largo de nuestra extraordinaria historia.

Nació en Bilbao, el 14 de abril de 1976, ya desde pequeño, demostró enorme valor y coraje cuando se ponía la camiseta de la selección española para acudir al colegio con ella y los niños de otros cursos mayores que él, se metían con él por llevarla, pero él decía, que no se rendiría jamás. Siempre con amenazas e insultos durante su etapa de estudios en la Universidad de Deusto. Después, las amenazas e insultos se convirtieron en amenazas mas graves, amenazas de muerte con pintadas incluidas, constantemente mirando debajo del coche antes de montar, siempre agradecido a Dios y a la Guardia Civil.

La Guardia Civil frustró un plan perfectamente planeado por ETA para asesinarle cuando, detuvo a los terroristas dos días antes de que pudiesen llevar a cabo su terrible atentado. Pero no fue el único, sufrió hasta una veintena de ataques, intentos de asesinato y amenazas. Siempre conviviendo y luchando contra el miedo, con pintadas amenazantes sobre los lomos de los caballos de su padre y varios ataques e incendios a la tienda de moda textil de su padre.

Cuando tenía 21 años, incendiaron la tienda de su padre por primera vez, en aquel momento tan trágico, le dijo a su padre al verle profundamente entristecido, que nunca se irían de allí.

Con dieciocho años de edad, se afilió al Partido Popular Vasco. Con veintitrés años, fue elegido concejal de Llodio (1999-2007), presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular del País Vasco (2000-2005), procurador en las Juntas de Álava (2003-2004), miembro del Parlamento Vasco (2004-2009), fundador y presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española –DENAES- (2006-2014), director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid (2010-2012),

En 2008, en el Congreso del Partido Popular en Valencia conjuntamente con Vidal-Quadras y otros miembros del PP, presentó una enmienda que fue aprobada y que recogía la “necesidad de una reforma constitucional que fortalezca el Estado y cohesione la Nación, así como de una nueva estrategia de pactos en virtud de la cual el Partido Popular buscará de manera preferente la estabilidad parlamentaria tanto a nivel nacional como autonómico mediante acuerdos con el PSOE y no con los nacionalistas”.

En enero de 2012, Carlos Urquijo parlamentario en el Parlamento Vasco por el Partido Popular es nombrado delegado del Gobierno en el País Vasco, por lo que tuvo que abandonar su escaño en el Parlamento Vasco. El siguiente en la lista electoral era Santiago Abascal, discrepante con la línea oficial del Partido Popular por su política de abandono de las víctimas del terrorismo y su tibia actitud contra la banda terrorista ETA; sin embargo, el entonces presidente Antonio Basagoiti le obligó a renunciar al escaño.

​En abril de 2013, fue nombrado director de la Fundación para el Mecenazgo y Patrocinio Social, la cual, el mismo decidió cerrar unos meses después, al comprobar que era una entidad sin sentido que vivía de las ayudas públicas.

En noviembre de 2013, abandonó el Partido Popular enviando una carta a Mariano Rajoy explicando sus motivos -ya comentada anteriormente-.

Poco después funda VOX, siendo elegido presidente en 2014. El mismo dice, que Vox no es un partido político, es un movimiento patriótico al servicio de España.

Los “progres” para intentar descalificarle, dicen que lleva toda la vida viviendo del presupuesto público, eso es rastrero, cruel y miserable. Lo que realmente ha hecho siempre, es dar la cara y jugarse la vida por España, la libertad y la Constitución. Ellos no hubieran dado la cara por la libertad -esa palabra que tanto emplean y que poco defienden- con tantas amenazas como las que él sufrió en los tiempos duros, dónde te mataban por ello, aunque les hubieran pagado un sueldo como el que él cobró por trabajar. No en vano, realizando dicha defensa en esas tierras tan hostiles con los demócratas, le marcaron su carácter de firmeza frente al terrorismo de ETA.

Como dice Nerea Alzola, nadie le puede comprar, por eso le atacan, le manipulan sus propuestas y le tienen miedo, es firme y tiene muy claro sus ideas, pensamientos y convicciones.

Bravo, Don Santiago Abascal, valiente español de bien.