El Villarreal, muy bien plantado sobre el campo, con una defensa impecable que repelió una y otra vez todos los centros del Madrid, siempre dio sensación de peligro con la pelota en los pies. Y así fue, en un contragolpe llevado a cabo por la banda izquierda el balón llegó hasta Enes Ünal y aunque Navas le ganó en el mano a mano el rechazo llegó a Fornals, que con un disparo suave y picado superó a Navas.

La derrota deja al Madrid hundido en Liga y compromete a Zidane, que se enfrenta a la mayor crisis de resultados desde su llegada al banquillo blanco.