Entrevista de Bogdan Sajovic para el semanario esloveno Demokracija con Miklós Szánthó, director del Centro de Derechos Fundamentales de Hungría, miembro del consejo de la Fundación de Prensa y Medios de Comunicación de Europa Central desde 2018 y presidente del consejo desde 2019. También es autor de numerosas publicaciones jurídicas y políticas en húngaro y en otros idiomas, así como coautor y coeditor de varios libros.

Demokracija es un medio conservador dirigido por Joze Biscak, presidente de la Asociación de Periodistas Patrióticos de Eslovenia (SZDN).

¿Cuál es el propósito y los objetivos de su instituto?

El Centro de Derechos Fundamentales es el único think tank conservador húngaro que se ocupa de cuestiones de derecho público y constitucional. Desgraciadamente, el pensamiento jurídico dominante, como todo el discurso público occidental, está dominado por una interpretación progresista que intenta presentar cada cuestión jurídica como una cuestión de derechos humanos. A primera vista, esto puede sonar bien, pero cuando uno se da cuenta de que detrás de esta interpretación hay un esfuerzo por convertir casi todos los deseos humanos en un derecho humano exigible que obligaría a la mayoría de la sociedad y al propio Estado, suena aterrador. Consideremos la ideología de género: cada vez son más los países occidentales que se alejan del convencionalismo y reconocen un “tercer género” o un “género neutro” en los documentos de identidad o tienen programas en la educación pública que lo fomentan. En su trabajo público, investigación y análisis, el Centro está decidido a resistir la corrección política y el fundamentalismo de los derechos humanos y a defender el sentido común y los valores nacionales y cristianos.

¿También trabaja con personas afines en el extranjero? ¿Puede contarnos algunos de sus planes para el futuro?

Aunque hace tiempo que mantenemos relaciones bilaterales con organizaciones del extranjero, sólo en el último año hemos hecho un especial hincapié en la cooperación internacional (no supranacional). Este es también el enfoque de la Open Society (de Soros), que lleva décadas construyendo su red de esta manera. El año pasado firmamos un acuerdo de colaboración con Ordo Iuris, un instituto jurídico polaco, y nos gustaría ampliar esta cooperación a nivel regional. Actualmente estamos en conversaciones con varias organizaciones conservadoras de varios países europeos y estamos abiertos a todos los que compartan nuestros valores. En Europa Central compartimos un pasado común, pero también un futuro común.

Recientemente, la oposición húngara amenazó a los periodistas de los medios de comunicación conservadores con prohibirles ejercer la profesión tras llegar al poder. ¿Alguien de Bruselas o de las asociaciones internacionales de periodistas ha condenado estas amenazas?

Tal vez no sea muy sorprendente que la respuesta sea “no”, aunque hemos informado a las instituciones de la UE en una carta abierta. Si en una rueda de prensa húngara se hubiera pedido a un periodista liberal que hiciera preguntas breves, en Bruselas habría estallado la “madre de todos los escándalos”, pero ahora que la coalición de extrema izquierda de la oposición ha amenazado con prohibir el acceso a la profesión a los periodistas que no les gustan, e incluso ha propuesto una “retribución ruandesa” contra ellos, el silencio es ensordecedor. Por otro lado, esto sólo subraya el hecho de que para ellos, proteger el “estado de derecho” y la “democracia” sólo significa proteger su credo y red liberales.

Los liberales de izquierda acusan al gobierno húngaro de presionar a los medios de comunicación de la oposición. ¿Están justificadas estas acusaciones?

Lo que la izquierda llama “represión” no es más que el fin del monopolio del que ha disfrutado durante tanto tiempo. Como en todos los países que sufrieron el comunismo, los funcionarios del partido único húngaro y sus aliados transformaron su antiguo capital político en capital económico y cultural tras la transición a la democracia. También se beneficiaron de ello en el mercado de los medios de comunicación, donde la prensa de izquierdas ocupó una posición casi hegemónica hasta mediados de la década de 2000. Lo que ha ocurrido en los últimos años es una transformación orientada al mercado de la que se ha beneficiado la derecha, de modo que la izquierda ya no es capaz de moldear el discurso público en la medida en que antes podía hacerlo. Por supuesto, aún estamos lejos del equilibrio, pero algunos líderes de opinión ya están profundamente frustrados por la situación actual, en la que su voz en los medios de comunicación ya no es capaz de ahogar todos los demás puntos de vista.

En los últimos años, Hungría ha sido a menudo el blanco de los ataques de la izquierda liberal, de los grandes medios de comunicación e incluso de los dirigentes de la UE, alegando que el país viola los derechos humanos. ¿Qué opina de estas acusaciones?

Hungría se rige por el Estado de Derecho, no se violan los derechos humanos. Los grupos de interés poscomunistas y las redes liberales se enfrentan a serios desafíos en su lucha por la hegemonía, eso es cierto. Toda la histeria antihúngara se basa en Fake News, es decir, en que la democracia sólo puede ser liberal y, por tanto, el liberalismo es igual al Estado de Derecho. Según este punto de vista, cualquiera que se atreva a criticar las prácticas liberales modernas, la corrección política o el fundamentalismo de los derechos humanos está atacando en realidad el Estado de Derecho. Pero esto revela la dualidad de una narrativa política que pretende ser “tolerante”, aunque está bastante claro que no es en absoluto tolerante con otras interpretaciones conservadoras o cristianas de la democracia. Un enfoque menos dogmático y más fundamentado reconocería que la democracia, al igual que la economía de mercado, no es necesariamente unitaria. Puede haber una democracia liberal, una democracia social o una democracia cristiana. El actual gobierno húngaro basa su política, su enfoque constitucional y la organización de la sociedad en esta última. A los liberales no les gusta esto porque intentan crear un verdadero marco totalitario que excluya del derecho público y de la política todas las opiniones que no sean las suyas. Por eso utilizan medios de comunicación muy sofisticados para tachar a los opositores de “enemigos de la democracia”. Pero frente a los eurócratas elitistas de Bruselas y los tecnócratas occidentales, los enemigos del liberalismo parecen ser hoy los amigos de la democracia.

Durante años, los liberales de izquierda han atacado a Hungría por violar los derechos humanos de los migrantes al impedir la migración masiva. ¿Cuál es su opinión sobre esta cuestión?

Esta cuestión es bastante similar al debate sobre el Estado de Derecho. La visión jurídica liberal interpreta el derecho de asilo de forma tan amplia que se ha vuelto irreconocible. Esencialmente, sostienen que el derecho de asilo es un derecho a una red de seguridad social global. Cualquiera puede emigrar a donde quiera y las sociedades de los países de destino están obligadas a tolerarlo, aunque tengan que sacrificar su propia cultura para ello. Según una interpretación sobria de la ley, un inmigrante sólo tiene derecho al asilo en el primer país seguro al que llega, no en todo el mundo. Además, no estamos obligados a importar sus problemas con los inmigrantes, sino a exportar la ayuda allí donde la necesiten. Las políticas irresponsables conducen a sociedades paralelas en Europa debido a diferencias culturales muy reales, y los países del Tercer Mundo que sufren conflictos pierden a las mismas personas que podrían reconstruir sus hogares. El valor cristiano de la solidaridad exige que ayudemos sobre el terreno allí donde se necesita ayuda. “Aquí” doy prioridad a mis propios intereses, “allí” ayudo a los necesitados.

¿Está usted de acuerdo en que el marxismo cultural, junto con la migración masiva, es la principal amenaza para la civilización europea y que una de las herramientas más importantes y eficaces de quienes quieren destruir nuestra civilización es la corrección política?

La migración, el multiculturalismo, el marxismo cultural resucitado, las constantes campañas de concienciación, la versión de la “revolución sexual” del siglo XXI son aspectos de un mismo fenómeno. Las visiones socialista y liberal tienen mucho en común: niegan tanto la naturaleza creada del hombre como el orden y la jerarquía del Creador. En cambio, proclaman la primacía de la razón, la relatividad del “bien” y del “mal” y, en consecuencia, la completa igualdad de los patrones de comportamiento humano y cultural. Si todos y todo es igual, entonces nadie puede sentirse ofendido de ninguna manera y la corrección política se vuelve obligatoria. Si todo es relativo, entonces no existe el “bien” ni el “mal”, no se pueden levantar barreras (físicas o de otro tipo), “obviamente” no se puede decir que Dios sea la fuente de la verdad y la justicia, no podemos estar orgullosos de nuestra herencia judeocristiana y la naturaleza creada del hombre y la mujer es cuestionable. Esto no es “sólo” una amenaza para la civilización europea, sino para nuestra existencia como seres humanos, ya que el aborto, la eutanasia y la drogadicción se racionalizan y promueven mediante valores relativizadores.

¿Está usted de acuerdo en que la corrección política en los Estados Unidos ha alcanzado ya el nivel de la locura? ¿Cree que esta locura podría extenderse a Europa y cómo podría evitarse?

La corrección política ha alcanzado realmente el nivel de la locura en los Estados Unidos porque se ha convertido en parte de la vida y práctica cotidiana. Esto es más que evidente por las reacciones al vandalismo del grupo Black Lives Matter. El hecho de que el “antirracismo”, la lucha por la “justicia social” y la “inclusión” puedan justificar el vandalismo generalizado, la destrucción, la quema de negocios, el terror físico de transeúntes inocentes, la demolición de monumentos, demuestra que ya no se trata de un argumento teórico, sino de una lucha a vida o muerte. Hace unas décadas Martin Luther King luchaba por una sociedad en la que no se juzgara a las personas por el color de su piel, pero ahora vemos que una vez más la raza es el factor decisivo. Y lo que están diciendo abiertamente es que “el silencio blanco es violencia”, lo que significa que a los blancos que sólo quieren vivir en paz se les llama ahora “racistas” sólo porque no quieren romper cráneos o escaparates en nombre de la lucha por los “derechos de los negros". El verano pasado vimos imágenes de Londres, Bruselas y París que recordaban mucho a lo ocurrido poco antes en Nueva York, Seattle o Minneapolis. La “revolución racial” del siglo XXI es altamente exportable. Y ni siquiera hemos mencionado la malvada propaganda que está corrompiendo a nuestros hijos: la locura de la identificación de género que se está extendiendo como un reguero de pólvora en Europa gracias a Hollywood y a la industria musical. Todo esto sólo puede ser resistido por personas que tienen una columna vertebral, una postura política “varonil”, si se quiere. “Dios, Patria, Familia” deben ser las palabras bordadas en nuestras banderas de combate. Esto es exactamente en lo que estamos trabajando los conservadores centroeuropeos y a los mercenarios internacionales del liberalismo no les gusta.