El empate sin goles del encuentro disputado entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid en el Wanda Metropolitano deja al FC Barcelona a 10 puntos de los equipos madrileños. Solo el Sevilla parece plantar cara a los blaugrana, ya que ganó al Celta en el Sánchez Pizjuán gracias a dos golazos de Muriel y Nolito. A pesar de que la ventaja del líder no hace más que crecer, para Zidane aún no es definitiva. Mucho tendrán que apretar los blancos en lo que queda de temporada, que aún es mucho, para recortar distancias y hacerse con el título de Liga. Los fallos ya no son una opción.
Las tablas fueron inservibles para ambos conjuntos, que ven cómo el rival a batir esta temporada se aleja inexorablemente en la clasificación. Los blancos acabaron muy molestos con el arbitraje de Fernández Borbalán, pero lo cierto es que continúan con una falta de efectividad en el campo que les está saliendo muy cara esta temporada.
A pesar de ello, la polémica fue una de las protagonistas en este primer derbi en el Wanda Metropolitano, ya que el árbitro no pitó un posible penalti de Lucas a Ramos (el atlético golpeó con la bota en la nariz al capitán blanco y le provocó una hemorragia y una fractura del tabique nasal) y otro por mano de Godín dentro del área. Tampoco sancionó un pelotazo de Correa a Benzema en la cabeza cuando el francés estaba en el suelo. Y con todo este panorama, las voces contra Cristiano son más fuertes que nunca...