Vox es el partido que más incómoda al feminismo radical porque no les deja imponer su dictadura bajo las directrices del marxismo cultural. El partido de Abascal les pincha el globito de sus mentiras. Él único que se atreve a decir que el rey de la supuesto violencia de género va desnudo.

Las feminazis han declarado la guerra a la formación verde y suelen estar en el centro de mira de sus manifestaciones con cánticos que manifiestan una abierta hostilidad que desemboca muchas veces en el odio más acérrimo.

Más de 7.000 mujeres salieron a la calle para formar una cadena simbólica convocada por la comisión del 8M Madrid, organizadora de la huelga feminista del próximo mes de marzo. Las participantes han recorrido gran parte de la capital para pedir la aplicación de políticas feministas.

Ha sido a su paso por el Congreso de los Diputados cuando el grupo de mujeres ha comenzado a gritar «¡Madrid será la tumba de Abascal!». El vídeo, que rápidamente se ha convertido en viral, recoge además las imágenes de dos mujeres cantando: «¡Mi copa menstrual en la boca de Abascal!». 

El propio Abascal ha denunciado lo ocurrido en su cuenta oficial de Twitter. «El odio lo contamina todo, y hace feas a personas muy guapas. Menos tumbas y más cunas. El futuro es para los que no se dejan corromper por la ordinariez, el rencor, la división y la saña», ha escrito.