El USS Eisenhower, un F-18 norteamericano, dos F-16 y otros dos F-5 marroquíes y un AWACS Grumman E-2 Hawkeye en aguas españolas.

Con un Gobierno nominalmente “español” lanzado a la Revolución, con mayúsculas y con apellido mundialista, no es extraño, sino congruente, que en las noticias de los “media”, y los comunicados oficiales gubernamentales, no se hable más que de la mal llamada pandemia y, literalmente, del tiempo y el cambio climático.

Por eso es obligado, siquiera sea telegráficamente, recoger unas noticias que, desgraciadamente, muchos habrán pasado por alto.

A finales de marzo de 2020 Marruecos aprobó formal, y unilateralmente(y Aquí), la anexión de las aguas circundantes a Canarias, ampliando, desde las costas del ilegalmente ocupado ex Sáhara Español, a 350 millas su zona económica exclusiva -ZEE-. Prácticamente, España ni se dio por enterada, es decir, que hizo como si no fuera con nosotros el tema. Al contrario, siguió admitiendo a gastos pagos todo invasor “migrante” que salía de los territorios marroquíes.

A mediados de noviembre pasado, el Gobierno español prorrogó por un año las bases militares de EE.UU., nuestro “aliado” y jefe en la OTAN.

Un F-5 modernizado marroquí respostando de un F-18 yanqui.

Con estos precedentes, el 10 diciembre 2020, un Trump en caída libre, como consecuencia de un golpe de estado disfrazado como elecciones fraudulentas, tuvo tiempo para aprobar la ocupación del Sáhara Español por Marruecos. Esa puñalada useña, por supuesto, para Marruecos supone también la apropiación de las aguas y el subsuelo circundante a Canarias. Y ello, incluso aunque fuera en contra de todo derecho internacional, resoluciones de la ONU incluidas. Marruecos, a cambio, normalizó relaciones con Israel; por cierto, unas relaciones amistosísimas ya desde hace mucho tiempo, especialmente desde el Estado Judío propició, con sus ayudas y asesoramientos, la aceptación del alto el fuego por parte del FPolisario.

Marruecos, para forzar la aprobación española a estos hechos consumados, dio largas a la cumbre prevista para primeros de año, a la vez que inundaba Canarias de inmigrantes, y el primer ministro marroquí, Saadedín el Otmani, reivindicaba en la televisión egipcia la marroquinidad de Ceuta y Melilla. El Gobierno Español ni se inmutó, y tuvo que ser precisa y soprendentemente la Alemania de Merkel la que pusiera la nota de dignidad, encabezando la propuesta a la ONU, por parte de la UE, de convocar una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU y rechazar de la decisión norteamericana, citando entre sus argumentos la resolución de la ONU que reconoce el derecho a la autodeterminación del Sáhara Occidental.

Es de resaltar que Ángela Merkel, acérrima sionista (llegó a decir que la misión del ejército alemán era defender Israel), premiada en 2008 por la logia B'nai B'rith y con el Premio Kalergi 2008, y  bajo cuyo mandato los Gobiernos de Alemania e Israel realizaron consejos de ministros conjuntos el 17 de marzo de 2008 –en Jerusalén– y el 18 de enero de 2010 –en Berlín–, haya sido quien liderara la protesta europea contra la postura de EE.UU y Marruecos, tan ligada al reconocimiento de este último estado al de Israel.

 La fragata oceánica Tarik, de diseño holandés, haciendo fuego de cañón.

El resultado de estas tensiones fue que Marruecos, el pasado 1 de marzo, difundió que ponía fin a las relaciones diplomáticas con la embajada alemana en la capital, Rabat.

Pues bien, en este bonito contexto, el pasado día 3 de marzo, la Sexta Flota norteamericana, supuestamente en tránsito al Golfo Pérsico para llevar a cabo “la política de las cañoneras” con Irán, realizó unos ejercicios conjuntos con la Marina y Aviación marroquíes en las proximidades de Canarias (a 50 millas de La Palma). Tan en las proximidades que dos aviones ¿marroquíes? invadieron nuestras aguas jurisdiccionales (20 kilómetros, 12 millas), según un medio tan nada reaccionario como El País.

Los vuelos y ejercicios de tiros asociados a las maniobras no fueron comunicadas a Aviación Civil mediante los preceptivos “avisos a navegantes” (NOTAM ó “notice to airmen” en terminología internacional), encontrándose los controladores aéreos españoles (no sabemos si también las autoridades militares) con la sorpresa y el riesgo de los “faits accomplis”.

Otra vista de la Tarik con el destructor Porter detrás.

En las maniobras Lightning Handshake (“rápido apretón de manos”), realizadas entre el 3 y el 5 de marzo, participaron el portaviones nuclear de la clase Nimitz USS Eisenhower (CVN 69), el Destroyer Squadron 22, con los destructores de la clase Arleigh Burke USS Mitscher (DDG 57) y USS Porter (DDG 78), entre otros. Para más INRI, los destructores USS Labbon y USS Mahan habían hecho escala en Rota,

Marruecos aportó la fragata oceánica multifunción clase SIGMA Tarik Ben Ziyad (ya saben, el que desembarcó en Gibraltar iniciando así la conquista musulmana), dos cazas F-16, dos F-5 modernizados y un helicóptero Panther, además de sus centros de mando de operaciones marítimas (MOC) y aéreas (AOC).

            Meme que circula por internet.

A estas maniobras pertenecen las fotografías que ilustran el artículo.

            Como dice el adagio popular, con amigos así no hacen falta enemigos. Pero los enemigos de España no solo son exteriores.