Lo que hemos estado viviendo en estas últimas semanas, no es más que el resultado de 45 años de mentiras y de estafa política. El caso de Bono nacionalizándose en la republica dominicana clama al cielo: llenando de contradicciones la sociedad española, avalando la protección de los políticos, alimentando eso que se llama “casta política” y sobre todo, permitiendo que, si se analizan un poco estos hechos, sean contradictorios. En la República dominicana…cuando precisamente él, ha maldecido la época imperial española cuando ha tocado. Como buen progresista antiespañol. Vergonzoso.

 

Los cambios políticos y las mociones de censura que hemos estado viviendo estas semanas son un claro espejo de la corrupción política que existe en España. Lo de Murcia, Castilla y León y Madrid es un verdadero desastre y demuestra como todo esto que está ocurriendo, son intereses partidistas y no representan por supuesto los intereses generales. No hay que dudar mucho para darse cuenta que la política actual no se hace para cambiar cosas en beneficio del interés general, sino para cambiar políticos de sitio. Este hecho es un vivo reflejo de cómo una vez pase esta tormenta de intentos de mociones de censura, bajas y dimisiones, el circo seguirá.

 

Y todo este circo es engrasado por los medios masivos, por una TV que recibió casi 4.500 millones de las antiguas pesetas. Y eso señores, tiene un precio. Qué duda cabe. Pero no crean que ese dinero ha sido o supuesto un esfuerzo del gobierno, donde para comprar silencio o mensajes, se han quitado algunos privilegios, no. No es así. La subida de impuestos (especialmente para lo privado) está a punto de llegar y la situación económica estallará en breve. Más de un 120% del PIB en deuda pública no es para menos. Si se dan cuenta, al final la fórmula es perfecta: inyectar dinero a las TV,s para que sigan su trabajo sistemático de lavado de cerebro a los españoles y todo quede perfectamente despejado para continuar. Una fórmula suicida por otra parte.

 

Lo más grave de todo, es que, tras esos cambios de partidos y “supuestos” acuerdos, seguimos igual. La política que se seguirá haciendo tras el 4M en “tiempos de paz política” se entiende, será la política de la mentira. Y habrá acuerdos que se llevarán a cabo para que los españoles sigan manteniendo el chiringuito de la asamblea de Madrid, los MENAS o inmigrantes ilegales sigan viviendo de lujo y la plandemia que ya todo el mundo cuestiona, se siga implantando poco a poco…aunque eso eso sí!, desde la derecha por dios...