"Como decíamos ayer", al partido no le gusta la Benemérita y por eso se dedica a eliminarla. La Institución es todo, Ley, reglamento, y respeto minucioso, a la ética cuyo código deontológico parte de la Cartilla de Ahumada. La Institución es moral y espiritualmente justo lo contrario, al partido más ladrón, corrupto y criminal que se ha conocido en España: el PSOE. La Benemérita dedicó su existencia a limpiar el mal, a perseguir a los corruptos y detener delincuentes, criminales y terroristas. A proteger a los débiles. "Siempre un pronóstico feliz para el afligido" Para que "el cercado por sus asesinos, se vea libre de ellos". Lo mismo con los incendios, las inundaciones, etc., Presupuestos honrosos que arrancan del Quijote, porque la Benemérita -cuya principal divisa es el Honor- nunca se metió en política ni hizo más que cumplir con su deber, y es algo típicamente español. De ahí que sus enemigos sean lo contrario, y la descubren para utilizarla como hicieron los anteriores, o la quieren eliminar como ahora. Los políticos de izquierda, "progresistas" en el mal, invirtieron todo, lo pusieron patas arriba, y los delincuentes y terroristas, pasaron a ocupar el lugar de sus víctimas, de las que jamás se habla, ni de los cerca de 400 atentados etarras sin investigar. Esto lo borran y ocultan, porque sólo existen las víctimas del franquismo, por cuyo cuento están chupando dinero desde que murió Franco, y no se hartan. Para perseguir a los delincuentes y maleantes de la calle, hay que empezar por los del gobierno, amigos de los terroristas, separatistas y otras malas hierbas que producen  urticaria como un manojo de ortigas.

(La frase que encabeza el párrafo precedente -dicebamus hesterna die-, atribuida a Fray Luis de León, en su vuelta a la Cátedra de Salamanca, tras pasar casi cinco años preso por la Inquisición, pues Pedro Sánchez, en su "Manual de resistencia", la atribuye a San Juan de la Cruz. Confunde ambos autores. Está bien documentado el rapaz... )

La retirada de la Guardia Civil de Navarra no solo afecta a este grupo -expuesto en el trabajo anterior- si no, que ya es casi general, o a punto de serlo. También se hace extensiva a Galicia, adonde quieren empezar por prescindir de la Guardia Civil de Tráfico. (Será que quieren poner otra policía autónoma más, del todo fiel al partido) Esto se suma a la entrega de las cárceles al PNV, tras llevar allí a todos los etarras. A la inmediata suelta prevista de los políticos presos golpistas catalanes etc., que está motivando una protesta general. No entramos en la "movida" de pandemias y vacunas.

Hay también traspaso de otras competencias, aunque lo más sangrante sería la administración socialista del dinero público. O sea, los traspasos de miles de euros. Ya sabemos cómo es su administración y que si los pones en el desierto desaparece hasta la arena. España se rompe por arriba mientras es invadida por el Sur desde la misma arena africana que robarían los socialistas. Entre tanto aprueban en Aragón una ley para pagar 522 euros al mes a los inmigrantes que se empadronen en la región, sin estar legalizada su situación en España. Compran votos con el dinero de los españoles. Y que vengan cada día más, como decía Carmena. Que salten la valla porque son los mejores. Un atraco prolongado en el tiempo. La lista sería interminable. Los socialistas te cambian la mente mientras te roban la cartera. Luego te dicen que no te la robaron, que fue un espejismo tuyo, y que sólo la cambiaron de sitio. O sea, de bolsillo. Se ríen de los que despluman, en su humillación.

La izquierda está dirigida por los socialistas, de una historia criminal que ocultan. Siempre fueron así, soberbios, dictadores, ladrones y criminales. Muy malos; más de lo que parecen. Por eso son incapaces de respetar las leyes, y el sentido común. Sus votantes ante los diarios escándalos que causan, se callan con inaudita indulgencia, y los justifican con salidas así: que lo principal es que no gobierne VOX. Y les siguen votando. Los socialistas implantan sus propias leyes que no necesitan comentarios y que ni siquiera respetan. Miran para ejemplares como Francisco Largo Caballero, Indalecio Prieto, los dos con estatua en la Castellana, o el mayor ladrón de España que fue Juan Negrín. Adiós al Estado de Derecho.

Pedro Sánchez -de una ambición personal ilimitada patológica- reivindica a Largo Caballero, que no fue largo ni caballero, sino un criminal. Lo acaba de hacer en el 43º Congreso UGT, el pasado 19 de mayo en Valencia. Largo Caballero es el mayor instigador de la guerra civil. Y baste su afirmación, de: "... los socialistas irán a la guerra si las derechas ganan las elecciones de febrero de 1936". Así Pedro Sánchez expresó del llamado Lenin Español: "fue un político y un sindicalista consecuente con sus actos, y como ministro de Trabajo promulgó la legislación social más avanzada de su época... actuó como hoy queremos actuar nosotros".... O sea que, también quieren llevarnos a otra guerra civil; es su obsesión. Comprensible dado su comportamiento desde que llegó ZetaP, dividiendo y enfrentando a la sociedad española, en torno a la guerra civil que ellos habían provocado 68 años antes. Sólo el necio persevera en sus errores.

Para entender cómo este gobierno está por encima de ley, debemos recurrir al origen del derecho. Habría que ir a la Biblia o al Código de Hammurabi. Baste la ley, la costumbre y los principios generales del derecho, que serían sus fuentes materiales, el conjunto de conceptos, ideas y valores que fundamenta al derecho. Algo imposible de explicar a atrevidos personajes como a Carmen, la de Cabra, o a Adriana Lastra, sin verse lastrados en el intento. Imprudentes como Pedro Sánchez que despreciando cuanto ignora, ya no se oculta de nada, gana al indigno ZP desde que pactaba con ETA. El falso doctor "cum laude", sin pudor, amante  del escándalo; va a calzón quitado, y aún no lo recluyen.

Ubi edem ratio ibi ius (Donde hay la misma razón, se aplica la misma disposición) Por eso quien no hace lo que debe, hace lo que no debe; la omisión de una obligación, equivale a la comisión de un delito. Ya tienen pendientes muchos en su haber. "Para ser libres hay que ser esclavos de la Ley" (Cicerón) Estos son esclavos del diablo, por el que están poseídos.

El origen del derecho, con las normas y principios que una sociedad humana determina regirse, para iniciar su historia, distingue entre lo justo e injusto, lo parcial de lo imparcial, el bien del mal, el orden del caos. Caos es el de este gobierno, mientras nos arrastra al abismo.

 

Convocada una gran manifestación el 13 de junio, en la Plaza de Colón, Madrid, a las 12 horas, por la sangrante situación en que el Presidente del Gobierno, mantiene atenazada a España.