No hay que vender la piel del oso antes de cazarla, pero las encuestas son unánimes al apuntar una fuerte subida del PP que casi duplica su resultado y una fuerte caída del PSOE. Podemos salvaría los muebles con ligeras subidas, Más Madrid también subiría, Vox se mantendría o subiría ligeramente y Ciudadanos probablemente desaparecería.

Con estos mimbres hay que gobernar. Ayuso afirma que "no sería el fin del mundo" gobernar con Vox. De hecho mantenía leales negociaciones presupuestarias antes de la 'non nata' moción. Almeida refuerza la idea afirmando que tiene un pacto de gobierno con Vox y que nadie le ha sabido decir qué hay de disparatado en dicho acuerdo.

Sin embargo, hay movimientos que resultan extraños. Vox -que hasta ahora había exigido entrar en el gobierno con un peso proporcional a su representatividad- afirma ahora que ni es prioridad ni línea roja. Por su parte, tanto Ayuso como Almeida ya están soltando el discurso de que si el PSOE no quiere que el PP pacte con Vox lo que tiene que hacer es apoyarles.

Más. El run-run de la 'jubilación' política de Iglesias es cada día más intenso. Si fracasa, abandonará la primera línea. Y fracasar es no lograr arrebatar al PP la presidencia, algo que parece casi imposible. Hay quien afirma que fichará por Roures, ahora que ha entrado capital público chino en Mediapro. Otros aseguran que 'hará las Américas' para expandir el virus bolivariano allá por donde vaya.

En todo caso, fuera de la política. Al menos de la primera línea de la política. Lógico porque la alternativa era picar piedra en la oposición de la Asamblea de Madrid... Ahora Sánchez dormirá mejor. Y quizás se vea tentado a intentar una 'gran coalición' que le cierta estabilidad, desactive al PP y complazca a Bruselas y a sus fondos. Y en esa estrategia el apoyo de 'fray Gabilondo' a Ayuso sería el aperitivo.

Veremos. Pero no veo el escenario descartable. Casado argumentaría que estamos en una emergencia nacional y que el PP es un partido con sentido de Estado. Sánchez ejecutaría el abrazo del oso y dejaría libres los espacios de Más Madrid y Vox que crecerían en el disenso del consenso.

Todos preparados para el 5 de mayo. De momento, órdago a la grande para maximizar las posiciones. Incluida la Moncloa que mantiene su Consejo de Ministros el mismo 4 de mayo. La Justicia ha aplazado cuestiones calientes, pero Moncloa no puede posponer un día su gestión ordinaria... Es lo que pasa cuando la propaganda rige la gestión.

El anzuelo del pescador

El Estado desplaza. Un año de pandemia ha destruído 624.000 empleos privados; en cambio, ha creado 150.000 empleos públicos. ¿Quien los paga? El recurso a la deuda no es infinito.

Madrid crea, el resto destruye. Por cierto que la EPA insiste en que Madrid crea empleo mientras que el resto de España lo destruye. El motor español no está gripado. En parte porque Ayuso ha limitado el suicidio aplicado en el resto de España.

Tarjeta amarilla del Banco de España. Advierte del parón en el crédito. No. No es un problema de liquidez, sino de solvencia. Si los bancos no abren el grifo es -además de por mala gestión- fundamentalmente por ausencia de criterios de solvencia. El peor presagio.

Habrá 1 de mayo. La razón es sencilla: hace décadas que sólo salen a reivindicar los profesionales del sindicalismo. El riesgo de contagio mil veces inferior al 8M.