Renovados varapalos judiciales a las tiránicas decisiones de algunas regiones españolas de exigir el certificado covid de timo-vacunación para permitir la entrada en los locales de ocio. Varios tribunales superiores autonómicos,  jaque a las dictatoriales medidas tomadas por los distintos reyezuelos de las hispánicas taifas. Muchos ropones, pues, principian a animarse tras la decisión del Prostitucional sobre el primer estado de alarma. Pues bien, que se animen y que no se detengan porque todo jurista de medio pelo sabe perfectamente que TODAS las decisiones tomadas desde hace año y medio son completamente ILEGALES por ser INCONSTITUCIONALES: desde los estados de alarma pasando por los toques de queda y pasando por el puto bozal.  TODO lo acontecido en España es ILEGAL. Y, sobre todo, INMORAL.

Lo último y lo penúltimo

Lo último: desestimar las absurdas y despóticas medidas covid en geriátricos de Castilla-La Mancha. Lo penúltimo, impresionante poro abierto: la Sala Segunda del Tribunal Supremo (TS) ha avalado la suspensión del inmoral y covidiota salvoconducto del genocida NOM que ansiaba la Junta de Andalucía – con el más payaso del circovid al frente, el flaco Jesús Aguirre  – con el objetivo de limitar el acceso a establecimientos a aquellas personas en poder de un certificado digital de "vacunación" o acreditación de una falsaria prueba diagnóstica negativa realizada en las 72 horas anteriores.

La decisión del supremo representa nítida e indiscutible confirmación del auto del Tribunal Superior de Justicia andaluz (TSJA), del pasado 6 de agosto, que rechazó la ratificación judicial de la medida recogida en la Orden de 5 de agosto de la Consejería de Salud y Familias consistente en “limitar el acceso al interior de los establecimientos de esparcimiento y hostelería con música” a las personas que pudiesen documentar un certificado covid digital de la Unión Europea (UE) o un test de antígenos o PCR negativos realizado en las últimas 72 horas.

No encontramos óbice ni reproche alguno al juicio ponderativo expresado en el auto del 5 de agosto de 2021 (el del TSJA) pues su razonamiento es coherente con los escasos elementos aportados por la Junta de Andalucía, es razonable el examen de la relación medio-fin y el resultado al que llega”, expone el Supremo en su escrito.

Absurdo, incoherencia, desproporción, demencia covidiana…

Tal tribunal comparte con el TSJA la falta de justificación apropiada de la medida propuesta, que se postulaba de forma general para todo el territorio andaluz, aplicable a toda la población y municipios andaluces con independencia de la tasa de incidencia, sin vinculación a su situación sanitaria y a su evolución, y además de forma indefinida. Por ello, coincide con el TSJA en que no se habían justificado en este caso la idoneidad y necesidad de las medidas...

...Pues, a ver si prosigue ese vislumbre de decencia en los togados españoles y se puede revertir, siquiera algo, esta indecible locura que llevamos padeciendo desde hace año y medio. En fin.