Se ha descubierto un engaño protagonizado por varios jóvenes de Extremadura que afirmaban haber creado, de forma genuina, un móvil extremeño vinculado a la marca Zetta. El producto había obtenido un gran éxito y constituía el objeto de un espectacular número de ventas en toda la Comunidad Autónoma, pero, realmente, se distribuyeron móviles de la marca Xiaomi, que eran adquiridos por un bajo precio y revendidos después por un precio mayor.

 

Muchas personas se sienten víctimas de una estafa. Es lógico, pues, aunque los móviles eran baratos teniendo presente el conjunto de prestaciones que ofrecen, eran de una marca distinta y podían conseguirse por un precio menor con otra marca. También existe el problema relativo a las subvenciones que recibieron los que crearon un móvil que no llegó a nacer y los daños ocasionados a los fabricantes de los móviles de la marca Xiaomi.

 

Hay que destacar que los compradores del móvil pueden solicitar la ineficacia del contrato que celebraron con los vendedores. El artículo 1265 del Código Civil establece que “Será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidación o dolo” y el artículo 1269 de la misma norma indica que “Hay dolo cuando, con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiera hecho”, debiendo ser, el dolo, grave. Sin embargo, es posible que se pueda considerar que los contratos de compraventa de los móviles no deben ser declarados ineficaces si se entiende, por la diferencia de precios entre las marcas Zetta y Xiaomi, que hay dolo incidental, que se puede definir como aquella maquinación cuya ausencia habría implicado, igualmente, la celebración del contrato, pero con otras condiciones contractuales y que sólo obliga al que lo empleó a indemnizar daños y perjuicios.

 

Además del Derecho Civil, podría intentar conseguirse la aplicación del Derecho Penal. El artículo 248.1 del Código Penal establece que “Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno”. En este caso, existe la posibilidad de que llegue a considerarse que se ha cometido un delio masa conforme al artículo 74.2 del Código Penal, que existe en aquellos casos en los que un sujeto, en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión, realiza una pluralidad de acciones u omisiones que ofenden a uno o varios sujetos y cometan delitos patrimoniales de la misma o semejante naturaleza. También es cierto que se pueden haber cometido otros delitos.

 

Resulta ser un verdadero problema que engaños vinculados a las nuevas tecnologías puedan tener éxito. Por ideas defraudadoras como esa pueden verse afectadas muchas personas y, también, las Administraciones Públicas que realizan actividades de fomento por medios como las subvenciones.