“Pero los grandes partidos son solo en apariencia el centro de las acciones decisivas. Lo decide todo un pequeño número de cerebros superiores, cuyos nombres en este momento no son acaso los más conocidos, mientras que la gran masa de los políticos de segunda fila: rectores y tribunos, abogados y periodistas, mantiene una elección para horizontes provincianos y, hacia abajo, la ilusión de que el pueblo se determina a sí mismo”.  Spengler, La Decadencia de Occidente.


La masonería anticristiana impone su manera de orientar el mundo. Habla de “tolerancia”, pero es tolerante únicamente con las ideas que no son contrarias a la doctrina ideológica masónica. La cerrazón masónica impide que alguien, siendo masón pueda decir en una logia que el aborto es un crimen.

La masonería, como toda religión que se precie, está convencida de su infalible doctrina, y de que sólo ella puede ofrecer “luz" al mundo...

Todas las leyes contra la familia que arrasan Occidente se han hilvanado en las logias masónicas (aborto, matrimonio homosexual, adoctrinamiento sexual a menores, multiculturalismo y mestizaje). Son trazadas y votadas por masones, sea cual sea su partido político. La reciente ley de eutanasia aprobada en España y con precedente en otros cinco países del mundo, está directamente inspirada en la normativa de eutanasia planteada por senadores masones franceses en 1978.

El poder masónico ejerce la ingeniería social y es anti democrático por excelencia. En Francia los masones representan el 0,3 % de la población, pero los activistas políticos masones son más del 20 % de los diputados de la Asamblea.


Al ser la masonería un credo puramente religioso aunque lo niegue, su obediencia es enemiga del catolicismo, pues la suya es la región universal y verdadera, por lo que tiene que promover leyes contra la familia y el hombre cristiano intentando destruir la genuina Iglesia Católica, hoy mediatizada por la masonería filo marxista de manos de Bergoglio. 

   
Los Altos Grados de la masonería controlan con mano de hierro la organización, y las elecciones internas están previstas y apañadas por ellos. 


La masonería no es un grupo abierto ni popular, sino iniciático. Al que ingresa en la "orden" se le controla y escruta constantemente.

   
El nacimiento de la depravada "revolución sexual" se la debemos a masones liberales, marxistas, relativistas y a su antecedente: la Revolución francesa, que fue totalmente masónica en su promoción burguesa y financiera.

Nombres venerados por las hordas comunistas y materialistas enemigas de la Familia y Occidente son los de Marx, Engels, Freud, Margaret Sanger, Simone de Beauvoir, Alfred Kinsey, Wilhelm Reich, Michel Foucault, Valerie Solanas... Sumémosles a éstos los de los integrantes de la Escuela de Frankfurt, promotores de la deconstrucción de la cultura occidental, como Adorno, Marcuse, Fromm u Horkheimer.

Todos estos nombres y sus corrientes filosóficas y analíticas cimentaron las teorías de la ideología de género y del neomarxismo cultural, y  promocionaron el trágico Mayo del 68: cumbre del marxismo, del feminismo obsceno y de la liberalización sexual, cuyo objetivo inmediato era exterminar al “patriarcado opresor” occidental y la creación de las “progresistas” "tiendas de niños", alentando a las criaturas a juegos sexuales y a la promoción de la pedofilia.

El resultado del endiablado movimiento de Mayo del 68 han sido los movimientos y leyes LGBT, y las organizaciones sociales y algún que otro partido político –en Holanda varios de ellos- favorables a la legalización de la pedofilia. 

 
Detrás de esta aberración ideológica mundial, generalizada por casi todos los gobiernos, está la ONU, Unicef, las ONG globalistas, las asociaciones Internacionales de Lesbianas, Gays, bisexuales, transexuales…Y, cómo no, sus financiadores: Apple, Microsoft, Google, Facebook… También están aquellos que promueven con su poder financiero y político el gobierno mundial: Rothschild, Rockefeller, Gates o la banca de Wall Street.


El principal objetivo de estas fuerzas del mal y la dictadura globalista es la destrucción de la Familia. Como decía el siempre acertado Chesterton: " El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es en una oficina ni en un comercio ni en una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia".