Un minuto tardó el Real Madrid en descolocar a la Real Sociedad en su primer partido de liga de esta temporada. Bale no quiso esperar mucho para debutar este nuevo curso y lo hizo nada más comenzar el encuentro, de cabeza (suma cuatro goles en cuatro partidos en Anoeta), dejando a los locales totalmente descolocados. Sin Cristiano ni Benzema (cinco bajas en total) parecía que la cosa iba a pintar de forma diferente, pero lo cierto es que este partido sirvió para demostrar también la calidad de jugadores locales como Morata o Marco Asensio, que aportan un toque de ilusión a este Madrid. ¡Que tiemble la BBC!

El gol de Bale hizo que el Madrid se durmiera, hasta que Asensio decidió reivindicarse y firmar un gol de campeonato en el 39'. Y es que el balear tuvo la sangre fría de controlar a un toque un balón que Varane le enviaba desde 50 metros atrás, para culminar con una vaselina que acababa en la red rival. Morata no marcó, pero fue también crucial para la victoria de los blancos con varias jugadas y pases que merecen ser mencionados.

La Real Sociedad no pudo reponerse tampoco de este segundo tanto merengue (Rulli evitó un desastre mayor), aunque bien es verdad que Illarramendi pudo empatar el encuentro, pero no tuvo valor para superar la portería de Casilla. Zidane decidió dar minutos a James e Isco, que tienen un pie fuera del equipo. Y Bale cerró el encuentro como lo había empezado: marcando (93').