Discurso de Václav Klaus, expresidente de la República Checa, en la Universidad Collegium Intermarium de Varsovia el 28 de mayo de 2021.

Muchas gracias por la invitación. Es agradable venir a Varsovia en esta hermosa época del año y tener la oportunidad de dirigirme a esta importante asamblea después de un año sin viajar, sin conferencias y sin hablar en el extranjero.

Preparar, organizar y dirigir una conferencia en estos días de pánico, confusión y caos creado artificialmente es un gran logro. Estoy mencionando deliberadamente los factores provocados por el hombre y no la epidemia de Covid 19 en sí.

En el primero de mis dos libros sobre el tema[1], publicado en abril de 2020, subrayé que me da más miedo la gente que intenta utilizar la epidemia para suprimir la libertad y la democracia que el propio virus. También me he atrevido a expresar mi temor de que “la epidemia abra la puerta a una vasta expansión de la intervención estatal en nuestras vidas”.

Cuando cayó el comunismo, nos convencimos de que este sistema malvado, corrupto y opresivo se había acabado y que nunca podría volver. Queríamos aprovechar nuestra oportunidad histórica y trabajar por la restauración de la libertad, los valores e instituciones tradicionales, los mercados libres, las naciones soberanas, las universidades y academias libres e independientes, etc.

En nuestra parte del mundo todavía recordamos el comunismo. Tuve contactos muy amistosos, productivos y bastante intensos con mis colegas polacos, tanto durante el periodo comunista como en los primeros años posteriores. Entonces estábamos muy decididos a rechazar el comunismo, aunque teníamos muchas discusiones productivas sobre cómo proceder y cómo hacerlo. Sin embargo, los objetivos que queríamos alcanzar eran los mismos. No éramos idealistas vacíos, creíamos en el pragmatismo y el realismo, no en la promoción irresponsable de ilusiones y utopías de todo tipo.

Nuestro pensamiento se basaba en tres constantes, en tres elementos fundamentales de la sociedad libre, en tres entidades que considerábamos cruciales para la civilización europea (y centroeuropea): el ser humano, la familia y la nación. No hace mucho tiempo que las llamaba constantes, pero cada vez me pone más nervioso que pueda estar equivocado. Ya no son constantes.

Estos tres pilares han sido brutalmente atacados en las últimas décadas por la nueva ideología progresista que ha conseguido controlar y dominar el mundo actual. Los representantes de esta ideología intentan agresivamente desacreditar el pasado y los valores y patrones de comportamiento asociados a él.

Para lograrlo se requiere nada menos que una “revolución contra nuestra cultura, contra nuestra historia, contra nuestros países y contra nosotros mismos”, según John O'Sullivan (Hungarian Review, nº 4, 2020). Está en nuestras manos evitarlo.

He discutido estas cuestiones muchas veces en Polonia. En 2012, cuando recibí el doctorado honoris causa de la Universidad Cardenal Stefan Wyczyński, dije que probablemente no comprendimos del todo el profundo impacto de la década de 1960. Fue una época de negación radical de la autoridad de los valores e instituciones sociales tradicionales. Como resultado, nacen generaciones que no comprenden el significado de nuestra herencia civilizatoria, cultural y ética y que carecen de la brújula moral para guiar su comportamiento.

También he advertido contra la ideología de los derechos humanos, la juristocracia, las ONG, la mediocracia y el transnacionalismo y supranacionalismo.

En 2017, cuando recibí el Premio Jagellón en el Kolegium Jagiellońskie de Toruń, pregunté si “es posible que los Estados de Europa Central y Oriental conserven su identidad en la Unión Europea”. Advertí que estamos viviendo “un lento retorno a una sociedad más socialista, más centralista, más estatista, menos libre y menos democrática de lo que habíamos deseado y planificado”, que vivimos “bajo el paraguas de lo políticamente correcto, el multiculturalismo y los derechos humanos”, y que nuestra experiencia del comunismo nos ha dado la tarea intransferible de convertirnos en “los guardianes de los viejos valores, tradiciones y costumbres europeas”. Hoy lo siento aún más fuerte.

Sé que comparar los acuerdos actuales de la UE con el comunismo es una afirmación algo provocativa. Y que puede ser engañoso. Sin embargo, el nivel actual de manipulación y adoctrinamiento nos recuerda a los que fuimos adultos y tuvimos los ojos abiertos durante el periodo comunista que es nuestra tarea educar a las generaciones actuales al respecto.

Esta es una tarea particular para las escuelas y universidades. Las universidades son -o al menos deberían ser- ciudadelas del libre discurso, del libre intercambio de opiniones y de la argumentación diferenciada. Tienen que luchar contra los prejuicios, las opiniones preconcebidas, las medias verdades o las falsedades por motivos políticos. Le deseo a su universidad mucho éxito en este empeño.

Cuando hablé de la epidemia covidiana al principio de mi intervención, quise decir que deberíamos preocuparnos mucho más por el covidismo, una ideología que aboga por olvidar el pasado supuestamente desacreditado y denigrado y promover una transformación radical de la sociedad humana.

Este cambio tan promovido amenaza con destruir y deconstruir nuestro modo de vida, nuestros valores tradicionales y nuestra sociedad libre. No subestimo el número de muertos por enfermedad en todos nuestros países, pero no estoy dispuesto a aceptar el extraño y sospechoso silencio de los políticos y los medios de comunicación sobre la otra cara de la moneda, es decir, los cambios sociales y políticos en curso y sus consecuencias.

Todos, y en especial las universidades y el mundo académico, tenemos el deber de denunciar. Debemos analizar sin descanso los costes económicos y financieros de los actuales cierres, las consecuencias del cierre de instituciones educativas y la creciente fragmentación de nuestras sociedades debido a la distancia social y a la expansión de los contactos virtuales y el trabajo en casa.

Deberíamos criticar el creciente papel de la ingeniería social y la experiencia tecnocrática (en contraposición al papel de los políticos elegidos democráticamente). No debemos aceptar la pérdida del sentido común, la moderación y la decencia, la victoria del egoísmo y la inmoralidad y la defensa de nuevas formas de privilegio personal. No debemos convertirnos en seres pasivos.

Nuestra ya “blanda, decadente e indefensa” (Anthony Daniels) sociedad se ha visto debilitada por el miedo generado artificialmente por la mayoría silenciosa de nuestros conciudadanos y por la agresividad y las ambiciones radicales de los representantes del progresismo moderno. Este “ismo” es el producto de una mutación de las viejas ideas socialistas con las nuevas posturas progresistas del ecologismo de moda, la agresiva ideología de genero, el alarmismo climático, el igualitarismo utópico, el multiculturalismo, el globalismo y el europeísmo.

Los que han estudiado a fondo los fenómenos sociales saben que estos “ismos” no son tan nuevos y no tienen nada que ver con la epidemia de covid, los encierros del año pasado o las mascarillas obligatorias. Asistimos a una continuación y aceleración de tendencias ya existentes. En enero de 2020, hace un año y medio, hablé en una conferencia en Viena[2] sobre el creciente aislamiento social de los individuos y la expansión de los procesos de exclusión y el empobrecimiento de las relaciones personales. Eso fue antes del covid.

Estos procesos se han visto agravados por la digitalización de nuestras sociedades y su impacto en la democracia. El sistema de crédito social digital de China representa una versión extrema de la sociedad digital. Pero no sólo en China se observa esta evolución.

La digitalización centraliza innecesaria y peligrosamente una gran cantidad de datos en manos desconocidas, incontroladas e incontrolables. También está ayudando a crear “una realidad secundaria que está desplazando cada vez más la realidad primaria” de nuestras vidas. Esta evolución parece imparable e irreversible. Deberíamos mirar más de cerca. Es una amenaza y no un síntoma positivo de la modernidad, como se suele malinterpretar.

Algunos de nosotros -y estoy convencido de que hay más en Polonia que en la República Checa- tenemos miedo de un mundo vacío, sin naciones y sin religión. Su experiencia concreta les muestra que estos dos pilares tradicionales de la sociedad polaca han demostrado ser absolutamente insustituibles para un rápido resurgimiento de la sociedad polaca después de la era comunista. El proyecto progresista posmoderno de gobiernos supranacionales y la prédica libertaria del desorden y la anarquía son un peligroso retroceso.

Permítanme decir unas palabras sobre el proyecto progresista de gobernanza supranacional que se está aplicando tan radicalmente en Europa estos días. El proceso de integración europea -que comenzó casi inocentemente después de la Segunda Guerra Mundial- se ha convertido en un proceso de unificación europea.

El Tratado de Maastricht y el Tratado de Lisboa han transformado el concepto original de integración, que significaba una mejor y más profunda cooperación entre Estados soberanos, en algo más, una unión transnacional. Ambos tratados han reforzado considerablemente el poder de la agencia burocrática central de Bruselas. Han contribuido a suprimir la democracia y a transformarla en una posdemocracia (mal llamada democracia liberal).

Como resultado, Europa se ha transformado de un grupo históricamente crecido de países soberanos e independientes en un imperio altamente autoritario y centralista llamado Unión Europea. El simpático pero inocente e ingenuo eslogan de la época de la Revolución de Terciopelo “Volver a Europa” resultó ser bastante problemático. Fui el primer político checo que intentó decir a mis compatriotas que “volver a Europa es diferente de avanzar en la Unión Europea”, pero mi voz no fue suficiente. Muy a mi pesar, aún hoy muchos europeos no entienden ni comprenden esta diferencia.

Las élites políticas europeas, los admiradores incondicionales de la UE en la política, los medios de comunicación y el mundo académico, así como la enorme y creciente nomenclatura europea, consideran estos dos términos -Europa y Unión Europea- como sustitutos perfectos. Esto no me sorprende. Tienen un gran interés en hacer creer a la gente que la UE y Europa son idénticas. Quieren ser dueños de Europa. Quieren ser reconocidos como los verdaderos herederos de todos los acontecimientos y logros históricos europeos. Todos los demócratas europeos deberían oponerse a esta forma de pensar. Saben bien que Europa es una entidad cultural y civilizatoria que ha evolucionado históricamente, mientras que la UE es una construcción humana.

La propia UE es también una entidad cambiante y variable. Cada cumbre de la UE redefine su contenido, a veces de forma marginal, a veces de forma fundamental. Pero los cambios van todos en la misma dirección. El famoso efecto trinquete funciona en este ámbito como en muchos otros: Cada tratado o cumbre acerca a Europa a un Estado europeo centralizado.

Creo que el Estado-nación es el único e insustituible terreno de la democracia y su único garante, porque el Estado es una comunidad política. Las comunidades políticas europeas son los Estados nacionales. Somos checos, polacos y eslovacos. Hablamos checo, polaco y eslovaco, no el esperanto europeo. No queremos abolir nuestras fronteras ni suprimir la distinción entre ciudadanos y extranjeros. Algunos de nosotros no nos sentimos -en la terminología del Presidente Obama- ni ciudadanos del mundo ni ciudadanos de Europa.

Volviendo al mundo, estoy de acuerdo con Ed Feulner, fundador y presidente durante muchos años de la Heritage Foundation, en que estamos inmersos en una nueva Guerra Fría, pero esta vez -dice- la lucha es interna.

Me temo que este tipo de lucha es bastante perjudicial, porque conduce a una lucha entre nosotros mismos. Algunos de nuestros ciudadanos parecen dispuestos a renunciar a sus libertades individuales y a aceptar formas de gobierno similares al comunismo. Se están preparando para el Gran Reseteo que llevará al renacimiento del comunismo bajo una nueva bandera.

En resumen, nuestras discusiones actuales no son sobre el coronavirus, sino sobre la libertad humana y la sustancia de nuestras sociedades. Los checos y los polacos hemos recibido nuestra propia inoculación contra la propaganda comunista y deberíamos haber desarrollado inmunidad al mismo virus. Ojalá fuera así, porque es necesario defenderse y estar dispuestos a resistir la desestabilización de los valores fundamentales de nuestras sociedades.

[1] Klaus V., et al, Karanténa, IVK, Praga, abril de 2020 (en checo).

[2] Klaus, V., "¿Necesita la sociedad la digitalización?", Congreso de Viena Com.Sult 2020, 28 de enero de 2020.

Fuente: Les Observateurs.