Entrevista de Bogdan Sajovic, del semanario esloveno Demokracija, con el Dr. Marek Mutor, Presidente de la Plataforma de la Memoria y la Conciencia Europeas y Director del Centro para la Memoria y el Futuro con sede en Wrocław Polonia.

El Dr. Marek Mutor es un filólogo e historiador polaco, licenciado por la Universidad de Wrocław, que también completó sus estudios de postgrado en la Academia de Líderes Culturales de la Universidad de Economía de Cracovia. Marek es el fundador y director del Centro de la Memoria y el Futuro y del Depósito Histórico, organizador de proyectos de exposiciones históricas, como "Wrocław Unida", "Tren a la Historia" y "Wrocław 1945-2016" (exposición permanente en el Centro del Depósito Histórico). Está especializado en la biografía del cardenal Bolesław Kominek, iniciador de una carta enviada por los obispos polacos en 1965 a los obispos alemanes. De 2005 a 2006 y 2016, fue director del Centro Nacional de Cultura. Es uno de los creadores del programa nacional Patriotismo del Mañana y miembro de la Plataforma de la Memoria y la Conciencia Europeas, una organización internacional que busca difundir el conocimiento de los regímenes totalitarios del siglo XX. Fue el encargado de organizar la celebración oficial del aniversario de la carta de los obispos polacos a los obispos alemanes y de coordinar la celebración nacional del 1050 aniversario del bautismo en Polonia. Marek Mutor es autor de numerosas publicaciones sobre la historia de posguerra de Wrocław. En 2002-2009 fue concejal del Consejo Municipal de Breslavia, y en 2006-2007 su vicepresidente.

Señor Mutor, ¿a qué se dedica su instituto?

Nos ocupamos de la historia de posguerra de Wrocław, la mayor ciudad del oeste de Polonia, que fue el escenario de la más fuerte resistencia anticomunista en los años ochenta. Entre otras cosas, nuestro instituto escribe sobre la historia de la opresión comunista en Polonia. Hemos creado una colección museográfica que presenta a los visitantes la vida en un régimen totalitario. También tenemos un archivo donde recogemos testimonios de víctimas de la violencia comunista.

¿Está dirigido principalmente a las generaciones más jóvenes?

También a los mayores, a los que quizá ya han empezado a olvidar. Ahora recuerdan sus años de juventud y, por tanto, algunos de ellos recuerdan con nostalgia la época en que eran jóvenes. Es una memoria selectiva en la que no se tiene en cuenta el régimen penal. Además, también intentamos disipar algunos mitos. Por ejemplo, el mito de que el estado de guerra implantado por el general Jaruzelski fue algo positivo o justificado. Que su dictadura evitó un mal mayor, es decir, la invasión directa de los soviéticos. Hay muchos mitos de este tipo que tratan de justificar el comunismo.

¿Y cuál es la actitud de los polacos en general hacia el totalitarismo comunista?

En general, la mayoría de los polacos condenan el comunismo. Por supuesto, hay excepciones, los que fueron aliados del régimen y les fue bien bajo el sistema comunista. También hay algunos jóvenes que no vivieron el comunismo directamente y a los que los viejos comunistas les llenaron la cabeza de ilusiones románticas sobre el régimen.

Creo que esto no es un problema sólo en los países postcomunistas, es similar en los países occidentales...

Es cierto que en Occidente, el comunismo, su totalitarismo criminal, no fue experimentado directamente en absoluto. Por lo tanto, es fácil vender falsas ilusiones a una parte de la población, especialmente a los jóvenes. Al estilo de "el comunismo es una buena idea, sólo que la aplicación fue errónea". Esto es una mentira; el comunismo como idea es criminal.

Foto de Veronika Savnik.

Uno se horroriza al ver a la cúpula de la Unión Europea, que asistió a la inauguración del monumento a Karl Marx...

Esto se debe a que nunca han experimentado el terror comunista por sí mismos. Nosotros, que hemos vivido este sistema criminal, debemos explicarlo a los que no lo han vivido. A nivel europeo, lo hacemos en el marco de la Plataforma de la Memoria y la Conciencia Europeas...

De la que usted es presidente...

Así es. Está formada por 68 instituciones y organizaciones públicas y privadas de 23 países, incluidos 15 miembros de la Unión Europea.

¿Hay alguna organización eslovena entre ellas?

Hay tres organizaciones de Eslovenia que son nuestros miembros: el Centro de Estudios para la Reconciliación Internacional, el Nuevo Pacto Esloveno y el Instituto del Dr. Jože Pučnik.

Bueno, en Eslovenia ya tenemos problemas para conseguir que se apruebe en el Parlamento la condena del comunismo como régimen totalitario, por no hablar de la descomunización...

Cada país que sufrió el régimen comunista tiene sus propias peculiaridades, pero en nuestro país todavía hay algunos que se resisten a la condena del comunismo.

Pero al menos usted llevaron a cabo la descomunización...

La llevamos a cabo, aunque las valoraciones sobre el éxito del procedimiento fueron diferentes. Cambiamos el nombre de las calles y edificios que glorificaban la memoria del régimen comunista, y hubo muchas condenas a nivel moral. También hay varias instituciones que investigan y difunden conocimientos al respecto, encabezadas por el Instituto de la Memoria Nacional. Pero muchos criminales comunistas escaparon al castigo real o sólo fueron castigados levemente, amnistiados...

Si no me equivoco, incluso los que asesinaron al padre Popiełuszko.

Los asesinos ejecutores del padre Popiełuszko fueron condenados a prisión, pero sólo fueron un instrumento. Los que dieron la orden real de matar permanecieron ocultos y no fueron castigados en absoluto. Cabe mencionar que entre los dirigentes del Partido Comunista y los autores de los crímenes de guerra, sólo Kiszczak (Ministro del Interior en 1981-1990) fue condenado. El veredicto final en su caso se dictó en 2015 después de años de litigios, apelaciones y trucos legales. La sentencia fue pequeña, y el condenado murió poco después. El general Jaruzelski y otros dirigentes evitaron el veredicto final.

Basándome en la experiencia de los comunistas eslovenos, supongo que continuaron su carrera bajo nuevas condiciones.

Es muy probable y probablemente no cambiaron sus creencias.

¿Está de acuerdo en que el gran problema es que el comunismo no tuvo su Nuremberg tras el final de la Guerra Fría?

Sin duda. Los crímenes del comunismo nunca fueron condenados. La pertenencia al Partido Comunista no fue criminalizada de la misma manera que, por ejemplo, la pertenencia al Partido Nazi, y mucho menos la participación en el aparato represivo nazi.

Foto de Veronika Savnik.

Los apologistas del comunismo afirman que el comunismo derrotó a los nazis, por lo que su condena equivale a la restauración del nazismo...

Por eso, en el primer punto de su programa, nuestra plataforma subraya que nuestro objetivo es condenar todos los totalitarismos, incluidos el nazismo y el fascismo. Pero ellos ya habían sido condenados, tuvieron su Nuremberg, mientras que el comunismo criminal aún no tuvo su Nuremberg.

En Polonia experimentamos el terror de ambas ideologías malignas, primero el nazismo y luego el comunismo. Por eso los polacos, al menos la gran mayoría, no califican a una como mala y a otra como no buena. Ambas son criminales.

Y en 1939 ambas invadieron Polonia juntas.

A diferencia de la Alemania nazi, que fue castigada después de la guerra, la Unión Soviética comunista nunca fue castigada. Después de la guerra, pudo anexionar las provincias polacas orientales ocupadas, de las que expulsó a toda la población polaca. Mis dos padres proceden de estas provincias, y sus familias se instalaron en Wrocław después de su expulsión, de la que fue expulsada la población alemana. No sé si lo sabe, pero Wroclaw, entonces Breslau, fue declarada "ciudad fortaleza" por los alemanes, y tras un largo asedio cayó dos días después de la caída de Berlín. La ciudad fue destruida en un 90%.

Veo que su instituto también se ocupa de la historia de la ciudad.

También tenemos una exposición permanente sobre la historia de la ciudad en el periodo 1945-2016. También tenemos exposiciones temporales. Puede que tengamos que cerrar una de ellas para ayudar a aceptar a los refugiados de guerra de Ucrania. Polonia ya ha aceptado a unos dos millones de ellos, y estamos buscando por todas partes alojamiento para ellos.

¿Podría decirse que la no condena, incluso la recompensa por la cooperación de los comunistas con los nazis, también dio a Putin el valor para actuar de forma agresiva?

Por supuesto, Putin se apoya en el antiguo régimen, en el que él mismo participó activamente como oficial de inteligencia. Desde que llegó al poder, ha utilizado ampliamente la retórica del antiguo régimen comunista, ha glorificado la revolución comunista, ha rehabilitado a Stalin y al régimen en general. Celebra la "Gran Guerra Patriótica" y utiliza las mismas justificaciones para la invasión que las empleadas por el régimen estalinista en su momento, alegando que el país está amenazado y que, por tanto, tenía derecho a impedir esa amenaza mediante la intervención militar en los países vecinos.

Entonces, si el comunismo tuviera su Nuremberg, tal vez no habría sucedido la invasión de Ucrania.

Aunque no podemos afirmarlo categóricamente, hay una alta probabilidad de que no existiera. Al comienzo de la invasión rusa de Ucrania, el personal del Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional envió el siguiente mensaje: "Gracias por su reciente apoyo. Esta guerra no es sólo contra Ucrania, esta guerra ha destruido la paz y la seguridad europeas. Ucrania se defenderá de todas las formas posibles. ¡Creemos en la victoria! Por último, nos gustaría subrayar una vez más que la guerra de hoy entre la Federación Rusa y Ucrania fue posible en gran medida porque la comunidad mundial no condenó adecuadamente los crímenes del régimen totalitario comunista soviético. Esto se desprende de las palabras y acciones del presidente de la Federación Rusa. Este trabajo tendrá que hacerse incluso después de la victoria del mundo civilizado sobre el agresor".

Łukasz Kamiński, ex presidente del Instituto Polaco de la Memoria Nacional, es de una opinión similar. En el momento de la corrupta invasión rusa de Ucrania, escribió que en el caso del Nuremberg comunista, Rusia tendría un aspecto diferente: "En la Rusia descomunizada, el KGB se disolvería, no sólo se le cambiaría el nombre. Las posibilidades de que el país fuera dirigido por un coronel de una organización odiada no serían grandes". Kamiński cree que tenemos parte de culpa en la agresión de Rusia y de Putin: "Pero no es sólo Rusia. Independientemente de los (raros) intentos más o menos exitosos de lidiar con el pasado en los distintos países, en general no hemos lidiado con la experiencia del comunismo. No hemos organizado un nuevo Nuremberg, ni en la dimensión jurídica ni en la simbólica. No hemos utilizado los instrumentos existentes del derecho internacional, especialmente la norma de la jurisdicción universal -cualquier país puede perseguir los crímenes contra la humanidad o el genocidio-. Cuando se publicó el "Libro negro del comunismo" hace 25 años, sus conclusiones fueron rechazadas por muchos círculos intelectuales".

¿Esta agresión contra Ucrania será finalmente una chispa que despertará a los "círculos intelectuales" y provocará la condena de la ideología criminal comunista que quizás conduzca al Nuremberg comunista?

Esperemos que esto finalmente suceda de verdad.