El minuto 93 deja de ser maldito para el Atlético de Madrid. Y es que esta vez, ante el Rostov en Champions, ha sido el que ha dado la victoria a los rojiblancos gracias al segundo tanto de Griezmann, que vale el pase a octavos de final. El francés fue el goleador de la noche para los de Simeone con dos tantos (28’ y 93’), frente al gol de Azmoun en el 30’, que mantuvo el empate hasta la última jugada del encuentro.

 

El Rostov salió respondón y se encontró con un Atlético perezoso, quizá confiado por su superioridad. De hecho, a punto estuvo de sacarle el empate a los rojiblancos, si no llega a ser por el citado gol de Griezmann en el 93’. Méritos hicieron los rusos para llevarse las tablas en el marcador, sobre todo por el muro que colocaron en la segunda mitad frente a su portería. Una muralla que no pudieron traspasar los de Simeone, hasta que el francés logró la victoria colchonera en el último suspiro.

 

A pesar de la victoria, Simeone fue muy autocrítico en la sala de prensa tras el encuentro, ya que llegó asegurar que había tomado malas decisiones y que se iba ‘jodido’. Aún quedan dos jornadas para que finalice la ronda de grupos, pero Atlético y Bayern ya están clasificados y dejan en la pelea por la Europa League a sus dos rivales, PSV y Rostov.