Hay sustantivos que, --ignoro la razón-- parecen predestinados a ser  como la “esencia” de una idea,  de un “ente”, de un “sistema. Es el caso del vocablo “talibán”.

Para entender mejor  todo cuanto significa “talibán” en el mundo de hoy,  conviene tener una idea clara sobre cómo funciona éste y la realidad palpable del hodierno acontecer: El género humano, hoy, es un conjunto de rebaños y, como tales,  basta un pastor y un buen perro para llevarlo donde uno quiera. Espero no escandalizar a nadie, ni que me atribuyan falta de respeto a la Humanidad, pues no hago otra cosa sino es exponer la conclusión a la que me ha llevado mi experiencia. A lo largo de toda mi vida me he topado con muy poca gente que piense por sí misma; la inmensa mayoría  –absoluta,  prácticamente, diría yo--vive de “tópicos”, que nunca se han tomado la pena de analizar.

La consecuencia de ese poco uso de la propia inteligencia facilita la existencia de los rebaños. Es suficiente una “mínima minoría” de individuos,  para  controlar millones de personas. Cuando --si esos millones usaran un mínimo su cerebro--, nunca podrían hacerlo.

Lo pueden comprobar si ir muy lejos. Más aun,  basta con que ustedes intenten responderme – inteligentemente--  a esta pregunta:¿Cómo es posible que España esté gobernada por un “descerebrado embustero” cuyo único objetivo es vivir --como los sátrapas-- del erario público, paseando a su costilla como si fuera un monarca absoluto de los países árabes? Cuya irresponsabilidad absoluta le ha llevado a formar un gobierno con unas féminas de menos luces que una luciérnaga?

La respuesta no pueda ser otra que ésta: Los españoles –en su inmensa mayoría--  hemos dejado de serlo para convertirnos en borregos.

Deseo, así, dejar constancia de esta gran verdad: Unos pocos decididos y sin entrañas pueden esclavizar a todo un pueblo y, finalmente,  al mundo entero.

Sabiendo esto,  podemos abordar el tema de los TALIBANES.

Unos fanáticos asesinos, que nos demuestran lo expuesto: unos poco canallas organizados y a base del terror bastan para  vencer a un Ejército mandado por políticos “liberales” . Cuanto más fanáticos y asesinos , tanto mayor garantía de éxito. (Eso lo saben muy bien Castro, Maduro, Pablo Iglesias, los marxistas, el PSOE y los independentistas) ,

Los talibanes, han demostrado que lo son en grado máximo y ya los tenemos venciendo nada menos que a todas las potencias occidentales juntas. Porque en Occidente, faltan hombres y , al parecer, abundan por lo que vemos por todas parte y en la cima de la simpatía popular: maricones, lesbianas, transexuales –sin duda, suma aspiración de los amantes de la LIBERTAD y la DEMOCRACIA. .

La Sinagoga de Satanás ha convencido a las “naciones civilizadas” que la “Autoridad” debe carecer de “autoridad”,  que la “Decencia” ha de ser “indecente”, que los padres “exigentes” no son padres, que los “nenes” que no hacen lo que quieren “tendrán los traumas” más horribles toda su vida, etc. O sea, una sociedad de cretinos que no tiene nada que ver con el mundo “oscurantista” de la  Edad Media, (gracias a la cual Europa pudo ser dueña del mundo durante quince siglos)…Hoy, en consecuencia, se ríen  de los europeos hasta los cochinchinos.

. No puedo omitir  algo que he referido muchas veces,  para “iluminar” la “progresista” educación del siglo XXI  Un amigo y colaborador hasta que se hizo empresario (lo fue,  luego,  durante treinta años, hasta que los ladrones que nos gobiernan arruinaron las empresas),  estando en casa de uno de sus hijos, al ver a la nieta de corta edad ir directa a un peligro, espontáneamente, le gritó: ¡NO!... La niña reaccionó de tal manera,  que mi amigo se quedó estupefacto. Y les preguntó a los padres: --“Pero,  ¿qué ha pasado?”.

La respuesta es para no olvidarla nunca, -como ejemplo de la educación “moderna”.  – “Es que nuestra hija nunca ha oído esa palabra: “¡NO!”. (Siendo como es la palabra más necesaria para  educar a un niño)

Lo “Talibanes” ya son dueños de Afganistán. El “Mundo libre” y con él, España, ha hecho el ridículo, pues la Democracia cono instrumento de Satanás, le sirve a su Sinagoga de Satanás y,  a ésta,  le va muy bien que todos los “talibanes” del orbe,  le vayan poniendo el Globo terráqueo  en bandeja -- como Herodes le puso la cabeza de San Juan Bautista a Herodías--.

La diabólica Organización bimilenaria  sólo facilita victorias a las Democracias si luchan contra quienes la combaten, de lo contario,  les impiden derrotar a quienes la sirven. ¿Lo dudan? Repasen la Historia de los últimos cien años y encontrarán ejemplos irrefutables: las dos guerras mundiales, Vietnam, Cuba, Nicaragua, Venezuela, etc. y ahora Afganistán.

Los “talibanes españoles” tienen todas las de ganar pues, cuentan con su apoyo y la modorra del  Pueblo español, carente de visión, ilusión y arrestos; y, para colmo, no se entera de nada.

¡Enhorabuena, talibanes españoles!: habréis celebrado con champán el éxito de vuestros hermanos asiáticos a la espera de vuestro triunfo definitivo y de poder dedicaros, --imitando a vuestros hermanos afganos--, a practicar vuestro deporte favorito, derribando la Cruz del Valle de los Caídos --¡y fusilando fascistas!--

Con  lo fácil que resultaría su protección, al ser una Basílica pontificia pero,  a la Jerarquía eclesiástica española y a su Jefe máximo,  les interesa un comino el tema, por suerte de Dios no se burla nadie.

Me imagino que algún lector se preguntará si no veo más de lo que hay. Mi respuesta  será: Nada me complacería tanto como estar equivocado por mi mala vista.