INGREDIENTES:

 

Para la leche frita:

6 huevos, ½ l. de leche, 60 gr. de harina blanca de maíz, 60 gr. de harina 120 gr. de azúcar, canela en polvo, mantequilla. Harina, un huevo batido y azúcar para rebozar. Aceite de oliva.


Para la sopa de vainilla y canela:

4 yemas de huevo, 250 gr. de leche, 100 gr. de azúcar, 1 vaina de vainilla, canela en rama

 

PREPARACIÓN:

Elaboramos primero la leche frita. Hervimos la leche en un cazo. Aparte, calentamos los huevos batidos con el azúcar. Agregamos la harina y la canela previamente tamizados y removemos bien. Vertemos en esta mezcla la leche hirviendo y sin dejar de remover. Mantenemos cociendo unos minutos. Dejamos que vaya espesando y retiramos. Colamos la crema resultante.
Untamos esta crema en una bandeja previamente untada con un poco de mantequilla y dejamos que cuaje completamente. Cortamos en porciones y rebozamos en harina y un huevo batido. Ahora freímos en aceite muy caliente. Le damos el toque final rebozando las porciones fritas en azúcar.
Para la sopa de vainilla y canela: mezclamos las yemas de los huevos con el azúcar. En un cazo calentamos la leche con la vainilla partida en dos y una ramita de canela. Cuando hierva la leche, le añadimos las yemas. Colamos y dejamos enfriar. Servimos la leche frita bañada en la sopa y a disfrutar de un postre muy dulce.