Isabel Diaz Ayuso, la Presidenta de la comunidad de Madrid,  ha enseñado su patita, si para muchos era la esperanza para que pudiera liderar un cambio de rumbo de  un PP escorado hacia la izquierda, se han sentido defraudados cuando ha declarado,  en sede parlamentaria, que los miembros de las bandas latinas, que salen a la calle armados de machetes y, que no dudan en matar a quien se cruce en su camino, son tan españoles como Abascal.
No señora Ayuso,  nunca esa escoria inmunda puede compararse al lider de VOX, esa comparación es un insulto a la inteligencia humana, ya sabemos que el PP cada día está más escorado hacia la izquierda, ya sabemos que quiere ocupar el puesto del PSOE que, a su vez se ha escorado más a la izquierda,  compartiendo espacio  político con la ultraizquierda, espacio que quiere ocupar el PP de Casado y, en el que Ayuso se encuentra muy cómoda, a pesar de que en su discurso pudiera parecer más próximo a VOX que a su propio partido.
 
Lo de Ayuso y Casado me recuerda a lo del poli bueno y el poli malo, no podemos olvidar que los dos son polis y que ambos persiguen el mismo fin: hacer que el detenido hable.
En el PP pasa algo parecido, Ayuso juega a contentar a la parte más conservadora del partido mientras que Casado, trata de contentar a la parte socialdemócrata.
El fin que persiguen ambos es el mismo: ganar las elecciones, y para conseguirlo se reparten los papeles.
 
Pero es curioso cómo  engañan al personal, haciéndoles creer que están enfrentados,  que cada uno va por su lado, y que incluso pudiera parecer como si la Presidenta madrileña le estuviera moviendo la silla al líder popular.
Si en algún momento se llegara a producir esta situación,  el partido de la gaviota seguirá  siendo el mismo partido socialdemócrata que lo es hoy, con Ayuso o con Casado  el PP seguirá su misma línea, que no te engañen.