Pocas horas después de haber declarado que el sufrimiento causado por ETA “nunca debió haberse producido”, Otegui comparece ante un grupo de simpatizantes asegurando que, si para sacar a los 200 presos de ETA de la cárcel hay que votar los Presupuestos, los votarán.[1] O sea, pura e insuficiente pantomima, porque como aclaró este cómplice de asesinos, "tenemos a 200 presos en la cárcel y si para sacarlos hay que votar a favor de los Presupuestos, pues votamos. Así de alto y de claro os lo digo".

Otegi califica la puesta en libertad de los presos de ETA como "la madre de todas las batallas". El coordinador de EH Bildu añadió que "no puede descartar" que este escenario, el de la excarcelación de etarras, "pueda ocurrir", pero que en cualquier caso "se necesitarían seis años". "Tal vez en esos seis años lo logremos, pero yo eso no lo puedo decir en público", apuntó mientras criticaba la postura de algunos sindicatos vascos, de los que dijo que "no tienen en la cabeza el futuro de los presos etarras con las condenas más largas". "Debemos observar esa partida en su integridad. Nosotros no jugamos solo en el ámbito social con el Gobierno del PSOE y Podemos: jugamos en el ámbito de los presos y jugamos en el ámbito nacional, o al menos tenemos la intención de jugar en el ámbito nacional", remachó.[2]

Me faltan palabras para describir el asco y repugnancia que me producen estas declaraciones que, para colmo, es lo mismo que siento hacia Sánchez y sus alianzas para mantenerse en La Moncloa a costa de lo que sea. Unas alianzas con quienes tienen la intención confesada de romper España, con quienes defienden el comunismo sin tapujos y con quienes son cómplices de los asesinos de ETA. Todo ello sin pudor alguno, porque se le llena la boca de la palabra “democracia” acompañada, las más de las veces con el “diálogo”, en un ejercicio de hipocresía sin precedentes. Y no cae, o no quiere caer en la cuenta, de que, con esta cesión de competencias en materia de prisiones, ETA no ha perdido, ha ganado el set, el juego y el partido porque ha logrado lo que pretendía con sus asesinatos.

Y es que Sánchez persigue perpetuarse en el poder al más puto estilo de los dictadores y pretende, también, expulsar de su presencia en los medios a quienes él denomina como “ultraderecha”, plasmado en los documentos elaborados a raíz del Congreso Federal recién celebrado por el PSOE en Valencia. Allí se señala de forma expresa que “la democracia es un modelo de convivencia en constante proceso, inacabado, que se enfrenta en cada momento histórico con nuevos retos que deben mantenernos en permanente alerta y en continuo avance”. Se añade que “en un contexto marcado por la crispación, el auge de la ultraderecha o el aumento de los discursos totalitarios, y teniendo en cuenta el riesgo real que pueden suponer para la convivencia social, se hace imprescindible una reflexión conjunta desde los distintos espacios. La escuela, las instituciones, las redes o los medios de comunicación son algunos de ellos. La calidad de nuestra democracia dependerá, en parte, de las reformas que llevemos a cabo los demócratas”.[3] La frase esconde todo un plan de acción contra Vox porque, para él, la única democracia es la que él mismo representa, lo cual es ya un síntoma claro de prepotencia y tiranía. Embriaguez de poder, se llama a eso ...

Además, Sánchez es ya consciente (por mucho que diga el CIS) de que su Gobierno no representa la voluntad de los ciudadanos, como tampoco la representa la actual composición de nuestro Congreso. La sociedad española vive en un sinvivir, agobiada por unos problemas, económicos y sociales, que este Gobierno no sabe o no quiere resolver (porque anda con la vista puesta en otro lado). Cada vez somos más pobres, tenemos menos tejido empresarial (que es el que, de verdad, crea empleo) y un Sector público agobiante que para nada sirve. Que La Palma se va inundando de lava; pues nada, allá se las apañen ellos. Que las PYMEs están cayendo como chinches, pues que caigan. Que sube el precio de la electricidad, el gas, los combustibles y dentro de poco los alimentos, pues que suban. Total, lo único que importa es mantenerse en La Moncloa, aunque España y los españoles nos vayamos al carajo, porque cuando llegue el momento de volver a votar, volverá a prometer el “oro y el moro” y siempre habrá incautos que le seguirán creyendo, lo cual es muy triste y lamentable.

Mientras, se sigue enfrentado a los Jueces, ahora por mediación de la Presidenta del Congreso (Meritchel Batet) pide aclaración al TS acerca del contenido de la sentencia por la que se condena al podemita Alberto Rodriguez por agresión a las fuerzas del orden, como si la sentencia no fuese suficientemente clara. Bonita y evidente muestra del poco o nulo respeto que tiene a la división de poderes, cuando nuestra Constitución dice, muy claramente, que corresponde a los Jueces juzgar y hacer ejecutar lo juzgado (art 117.3 de nuestra Constitución). ¿Qué problema hay, entonces, para inhabilitar a este Diputado en los términos establecidos en la Sentencia? Porque el artículo 21 del Reglamento del Congreso también es claro al establecer que los Diputados quedarán suspendidos en sus derechos y deberes parlamentarios “cuando una sentencia firme condenatoria lo comporte o cuando su cumplimiento implique la imposibilidad de ejercer la función parlamentaria”. ¿A santo de qué, por tanto, este juego malabar que se trae Meritchel Batet? Lo dicho, el Estado de Derecho por los suelos, para que Sánchez pueda seguir pisando las alfombras de La Moncloa.

Pero a lo que iba. La pantomima del reciente pacto con Bildu me abochorna, tanto por lo que significa como por el hecho de que nos tome por idiotas, tratando de vender unos Presupuestos que serán nuestra ruina y que lo haga a ciencia y conciencia de que está pagando con apoyos parlamentarios a quienes quitaron la vida a más de ochocientos españoles inocentes, vilmente asesinados. Eso es tanto como ofrecer una vida nueva a quienes quitaron la vida a otros y hacerlo, además, por treinta cochinas monedas de plata, de modo que tendrá que apechugar con las consecuencias de su insensata acción. Porque debe tener cuidado en quien confía, ya que el diablo, antes de ser diablo fue Angel, y Judas antes de ser traidor fue discípulo … Así que no creas que porque el payaso ría contigo es amigo tuyo…

 

[1]Vid: https://amp-antena3-com.cdn.ampproject.org/c/s/amp.antena3.com/noticias/espana/duro-discurso-arnaldo-otegi-bildu-solo-7-horas-despues-disculpa-victimas-eta_20211019616f3e7795a4560001b0b991.html

 

[2] Ibidem link anterior.

[3] Un plan que se explica en el documento: “La polarización que pretenden los partidos extremistas disuelve la democracia. En efecto, el fenómeno de la polarización comienza con la identificación cada vez más intensa con el grupo de pertenencia, con quienes piensan como yo, y continúa con la demonización del contrario, que pasa de ser considerado legítimo adversario político a erigirse en enemigo público que sólo busca hacer daño a “los nuestros”. En este maniqueísmo se pierde el respeto por el otro, la posibilidad de comunicación se elimina y el diálogo se hace imposible. La política pierde de este modo su esencial capacidad de resolver los problemas colectivos sobre el concepto de bien común, que se disuelve en los intereses de cada grupo primero y de los individuos después. Los problemas reales de la gente, la defensa de su dignidad, sus derechos, la superación de la desigualdad o de las crisis, ni siquiera se plantean con rigor y profundidad, sino que se suplantan por un espectáculo político de enfrentamiento que invade tertulias, programas y redes sociales”. Vid: https://okdiario.com/espana/sanchez-disena-plan-expulsar-ultraderecha-medios-tertulias-redes-7985736