Puede parecer que el bandolerismo es de otra época, de otro siglo, que el cumplimiento de la ley es cosa de todos, pero no es así, bien entrado el siglo XXI

Hoy les voy a contar lo que puede suponer que te atraquen, en este siglo, por no tomar unas mínimas precauciones y para evitar a los desaprensivos, a la hora de contratar, por ejemplo, una obra de una piscina.

Hoy en día el acceso a internet nos hace pensar que tenemos toda la información, todos los datos, y que se pueden conseguir gangas sólo buscando mejor que los demás. Pero no es así, nadie da duros a pesetas, está todo inventado.

Este verano un vecino contrató los servicios de un constructor de Fuente El Saz para hacer una piscina, en sólo quince días, era el precio más barato, la piscina anti-crisis, como se anunciaba en la aplicación Wallapop

 

Captura_de_pantalla_2016-09-09_a_las_14.28.40

Copia de los anuncios de Wallapop, denunciados por estafa, y del contrato de ejecución de la piscina.

 

Dos meses después este constructor se enfrenta a una denuncia penal por estafa, y parece ser que tirando del hilo aparecen varias familiar afectadas, la piscina está sin terminar y el gunitado del vaso, el hormigón que asegura la estabilidad y falta de fugas, se encuentra con las varillas al aire, mientras parece que en otras piscinas se ha roto completamente el vaso, o se desprende el gresite del revestimiento.

Eso sí, han tenido la suerte o desgracia de que terminen la piscina, en muchos casos esta constructora ha ejecutado el agujero de la piscina, dejando las tierras en la parcela, obligando a entrar en la casa por el garaje, y llevan seis meses en esta situación.

Casi siempre el modus operandi es el mismo: “págame el efectivo que hoy es jueves y si me haces transferencia no llega hasta el lunes, que tengo que empezar, que no tengo dinero, que en quince días está todo terminado….”. Y los más incautos entregan 5, 6 y hasta 9.000.-€ en mano, con recibí que tienen un muy limitado valor legal. Hay que hacer firmar un contrato con penalizaciones, buscar referencias, realizar una transferencia bancaria para que conste, y pedir factura, SIEMPRE.

 

Hace más de un año escribí un par de artículos con las responsabilidades y precauciones la hora de contratar una obra, los derechos y deberes de los intervinientes.

Otras precauciones son las habituales, como pedir esas referencias a otros clientes, un seguro de responsabilidad civil, alta en el Registro de Empresas que pueden trabajar en la construcción (REA).

Nadie en su sano juicio contrataría al médico más barato para operarse los ojos, o al abogado más económico para que nos defienda de entrar en la cárcel. ¿Por qué lo hacemos para que entren en nuestra casa a hacernos una obra que es para toda la vida? ¿Nadie piensa que lo barato puede salir muy caro?

Y hay que pedir responsabilidades, hay que denunciar. Por cualquier obra, vivienda, piscina ó cubierta, mal ejecutada. Hay que sospechar del que nos dice que si a todo, el que no pone su criterio como profesional al servicio del cliente, advirtiéndole de los problemas posteriores que pueden provocar los “parches” o “chapuzas”

 

Si se encuentra afectado, puede contactar con el BUFETE RUIZ REGUANT:

C/. Víctor de la Serna, 4, 4º B  28016 Madrid Teléfono: 91.519.49.90 Fax: 91.519.48.96

C/. Austria, 3, Local 2 (posterior) 28943 Fuenlabrada (Madrid Teléfono / Fax: 91.697.15.20

Email: rafaelruiz@bufeteruizreguant.com/  libertadamor@bufeteruizreguant.com

 

Santiago Durán García

Arquitecto Técnico (UPM)

MDI Máster En Dirección Inmobiliaria (UPM)

EEM Gestor Energético Europeo (UPM European Energy Manager)

  1. 618.519.717

www.sduran.es

santiagodurangarcia@gmail.com/ s.duran@sduran.es

Captura_de_pantalla_2016-09-09_a_las_14.35.33