Hoy, 8-M, “Día de la Mujer Denunciadora”, recordamos las 5 mentiras del lobby feminista español:

 

             Violencia contra la mujer

             Constantemente se oculta que España es uno de los países más seguros del mundo para las mujeres. España destaca por su baja tasa de homicidios, con apenas 0,63 por cada 100.000 habitantes, frente a la media comunitaria de 0,99. Y, curiosamente, el mayor número de víctimas son hombres, no mujeres.

            Además, es uno de los países con menor violencia sobre la mujer, ya que ocupa el puesto 36 de un total de 44 países testados; con una tasa de 5 mujeres asesinadas por cada millón de habitantes, la mitad que en la UE (11,66) y ocho veces menos que en América (39,6).

             El número de violaciones se sitúa en 2,6 por 100.000, veinte veces menos que Suecia, cuya tasa asciende a 57, y a una distancia aún mayor de Inglaterra y Gales (62), según Eurostad.

             Y lo mismo sucede con los abusos sexuales, con 18,6 casos por 100.000, frente a los 145 de Escocia, los 121 de Suecia o los 66 de Bélgica.

             Machismo

             En una encuesta realizada por Ipsos sobre la igualdad de género en numerosos países de Europa, Asia y América, tan sólo el 9% de los españoles piensa que el hombre tiene más capacidades que la mujer, a la hora de trabajar, ganar dinero y formarse, el porcentaje más bajo de los países analizados. A la par, tan sólo el 7% de los encuestados considera a las mujeres inferiores a los hombres, la menor tasa de la encuesta.

             No, España no es un país machista, sino uno de los mejores países del mundo -el quinto, por más señas- para nacer mujer, como revela el ranking internacional “Women Peace, and security Index” del instituto Georgetown para la Mujer, tan sólo por detrás de Islandia, Noruega, Suiza y Eslovenia, puntuando especialmente en materia de inclusión económica, ausencia de leyes discriminatorias y seguridad.

              Brecha salarial

            Nadie pone en duda que, a día de hoy, en España, hombres y mujeres cobran lo mismo por igual trabajo (misma titulación/formación, mismas horas, responsabilidades, funciones…).

            El motivo de que las mujeres cobren de media un 15,1% menos que los hombres, no se debe a su condición de mujer, sino por el tipo de trabajos que eligen, ya que trabajan más a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad con menor remuneración. A pesar de ello, resulta destacable el hecho de que la citada brecha española sea inferior a la media de la UE.

             La presencia de hombres es mayoritaria en industria, construcción y telecomunicaciones; mientras que las mujeres ocupan empleos más relacionados con sanidad y educación, sectores cuya remuneración es menor.

            La brecha salarial no explicada por las circunstancias individuales de los trabajadores apenas llega al 5%, en vez del 15% del relato feminista, y aquí, las razones son múltiples, pero en ningún caso debidas a la discriminación según sexo, como a todas horas pretenden hacernos creer.

              La pobreza femenina

              A la vista de los datos oficiales del INE, no se observan grandes diferencias entre hombres y mujeres, de hecho, su evolución es similar y alternándose entre ambos sexos; por más señas, la carestía entre los hombres fue superior en los peores años de la crisis.

              Por su parte, la tasa de carencia material severa en España ronda el 5%, tras caer desde el año 2014.

             Capitalismo

            Los avances históricos que ha conseguido la mujer se deben gracias, única y exclusivamente, al capitalismo y los valores de occidente, ya que cuanto mayor es el índice de libertad económica, mayor es el índice de bienestar de la mujer.

             En el gráfico del Índice WPS (bienestar de la mujer) se constata que a medida que avanza el capitalismo, también mejora la situación de la mujer.

             Y si ordenamos los países por tipo de civilización y calculamos la puntuación media en el índice de bienestar de la mujer, resulta que la civilización occidental es la que mejor protege los derechos de la mujer. De los 20 países con mayor bienestar para la mujer, 19 son países occidentales. Singapur, país capitalista por excelencia, es el único país no occidental del ránking. (Fuente: https://japalpilpa.com/falacias-del-lobby-feminista-espanol/).