Parece ser que los yihadistas no pueden esperar a que termine esto de la pandemia para empezar con sus hostilidades de nuevo. Hamás ha provocado a Israel hasta que este ha respondido. Soy falangista pero creo que el problema a corto plazo es el islamismo.  Nos están advirtiendo por activa y por pasiva que quieren nuestra península. Así que no entiendo el antisemitismo de mis camaradas. Dejemos en paz a los judíos cuando el problema actual es otro.
 
Igual que el tema de la banca. Hay que actualizarse y pensar que las empresas que nos están expoliando son hoy en día las energéticas.  Hacia ellas debemos poner nuestro punto de mira.
 
Tengo el presentimiento de que una vez pasado el coronavirus empezarán los problemas de nuevo con los terroristas islámicos y con algunos países. En el caso de España, Marruecos seguirá apretándonos con sus expansiones, y llegará el momento de plantearse las relaciones con este país. 
 
Está bajo la protección useña y Biden no quiere saber nada de Pedro Sánchez y su tropa comunistoide, nos podemos encontrar en una situación muy delicada entonces donde nos llevemos todas las de perder.
 
Por ello ruego a mis camaradas que dejen en paz a los judíos y a la banca de una vez y que vuelvan los ojos a los problemas actuales, islamismo y energías. No podemos seguir pensando que estamos en 1935, por que estamos en el 2021. Y las problemáticas no son las mismas. Hay que ir preparándonos para una posible invasión por el Sur. Pero nuestro pusilánime gobierno no quiere ni oír hablar de ello y prefiere esconder la cabeza en un agujero cual avestruz plumífera.
 
Por ello nos toca a nosotros tocar a rebato e ir haciendo comprender a la gente lo que se está avecinando y se nos viene encima. Hay que conectar con los problemas reales del 2021 y contactar así con la gente. Con un discurso rancio seguiremos perdiendo votos y seguidores.
 
La banca hoy no es el problema, son las industrias energéticas.  Los judíos no son el problema, son los islamistas. Adecuemos nuestro discurso a los nuevos tiempos. Llegaremos a conectar con quienes sufren estos problemas y podrán ver en nosotros una esperanza. Si seguimos anclados en 1935 y oliendo a naftalina seguirán sin hacernos caso alguno.
 
Marruecos se está armando hasta los dientes. Pidámosle al nuestro que haga lo mismo antes de que nos volvamos demasiado débiles. No nos hará caso pero al menos quedará constancia de que hemos avisado de lo que nos viene encima. E ir concienciando a la gente de que Ceuta, Melilla y Canarias son irrenunciables.  Este debe ser nuestro discurso. Dejemos a los judíos en paz.
 
Supongo que este artículo me granjeará de nuevo numerosas críticas y me acusaran de ser un mal falangista. Yo solo estoy tratando de modernizar nuestro discurso para poder progresar en la atención de la gente. Hay que estar conectados a la realidad para ello.
 
Yo creo que la tercera guerra mundial se habrá desencadenando. Occidente contra los países más fanáticos del Islam. Por ello conviene estar preparados para ello e ir buscando la manera de obtener la bomba atómica también. Es un arma disuasoria que nos salvaría de muchos problemas. 
 
Y por eso mismo también debemos tener una fuerte armada. Para que no vuelvan a cruzar el estrecho ejércitos invasores. Si quieres la paz prepárate para la guerra. La actual debilidad de España es una invitación a los países africanos de que nos invadan.
 
Y me despido por hoy recordándole las múltiples invasiones que ha sufrido España por el Sur. Desde Almícar Barca a los ingleses del peñón, pasando por romanos, sirios, almohades y almogáraves.
Sin olvidar a los bizantinos. Estamos situados en un lugar estratégico y las musulmanes sueñan con recuperarnos para el Islam. Hagámosle llegar a nuestros conciudadanos que seguiremos siendo el primer baluarte de Cristo.