Si vosotros también sois apasionados del roscón de reyes y no queréis limitaros a disfrutar de esta delicia el día que corresponde, podéis probar a preparar roscones algo diferentes en casa los días previos, o también los posteriores. Estos roscones de Reyes en forma de bollitos individuales son una alternativa genial, práctica y muy fácil.

INGREDIENTES:

Para 10 unidades

  • Harina de trigo 520 g
  • Leche 250 ml
  • Levadura 1 sobre
  • Azúcar (y un poco más para decorar) 75 g
  • Sal 5 g
  • Agua de azahar 5 ml
  • Huevo L 2
  • Ralladura de naranja
  • Mantequilla sin sal atemperada 75 g
  • Frutas confitadas
  • Almendras

PREPARACIÓN:

Calentar la leche ligeramente hasta dejarla tibia. Desmenuzar encima la levadura fresca, añadir una pizca de azúcar y 2 cucharadas de harina. Mezclar, tapar con un paño y dejar fermentar 30 minutos. Aromatizar el resto del azúcar frotándolo con la ralladura de naranja. Colocar la harina de TRIGO en un recipiente grande, mezclar con la sal y formar un hueco. Añadir el fermento, el huevo ligeramente batido, el azúcar y el azahar, y mezclar.

Agregar la mantequilla en pomada e incorporarla bien. Tapar con un paño y dejar reposar 15-20 minutos. Amasar con energía a mano o con una amasadora, añadiendo un poco de harina si fuera muy necesario, aunque es mejor intentar domar la masa cuando parece demasiado húmeda para tener unos bollos más tiernos. Al cabo de unos minutos de amasado se volverá más maleable y elástica.

Formar una bola, colocar en un recipiente engrasado y tapar. Dejar levar un par de horas, hasta que doble su tamaño. Deshinchar ligeramente y separar en 10 porciones del mismo tamaño. Amasar cada una un poco y dar forma redonda, boleando y apretando bien por la base para crear tensión superficial. Colocarlos en dos bandejas cubiertas con papel sulfurizado.

Pintarlos ligeramente con huevo batido, tapar con plástico film y dejar levar mientras se precalienta el horno a 200ºC. Volver a pintar con huevo, decorar con azúcar almendras y frutas confitadas al gusto. Hornear 10 minutos, bajar la temperatura a 175ºC y continuar horneando hasta cumplir unos 30 minutos. Tienen que estar bien dorados y la base sonar hueca al golpearla.