Las familias, así como nuestros hijos, hemos vivido una semana de ataques infames y difamaciones varias por todos los frentes: redes sociales, medios de comunicación, policías de balcón...los posibles repuntes de contagios y los fallecidos se cargaron sobre nuestras espaldas, hemos pagado por todo lo vivido y padecido desde el 14 de marzo.
 
A ello se suma la sentencia del TC por la que se prohíbe el derecho de reunión, con matices. Los TSJ de varias provincias han dictado sentencias contradictorias dependiendo de quién fuera el convocante y el motivo de la convocatoria.
 
Los magistrados del TC sentencian que «la relación entre el derecho a la vida y el de reunión exige» un equilibrio que «ante la falta de las garantías de seguridad en una situación de máximo contagio», les hace priorizar el primer derecho.
 
No todo son malas noticias, se reconoce el derecho a la vida, hablamos de palabras mayores. Aunque el gobierno prefiere justificar sus actuaciones en favor de garantizar la salud pública, el derecho a la vida no entra en sus prioridades, ha permitido el aborto como actividad esencial durante todo este encierro ilegal.
 
Por tanto, tomando el testigo y siguiendo las recomendaciones del los organismos e instituciones públicas, así como las opiniones de los expertos sobre cómo debemos actuar para garantizar la salud pública, he de partir un melón que hasta el momento nada ni nadie se ha molestado en abrir.
 
Pido encarecidamente al Gobierno de España, al Jefe del Estado, así como a los presidentes de las Comunidades Autónomas, alcaldes y organismos competentes en esta materia, que cierren las páginas y las aplicaciones de citas, así como el "ocio" nocturno y diurno que lo rodea, que se prohíba la promiscuidad a golpe de decretazo. Es así como se legisla, solo pido dar continuidad a los planes de este gobierno progresista.
 
En plena desescalada, doblando la curva de contagios, en esta nueva normalidad y al menos hasta final de año, debéis mantener las distancias sociales para evitar el colapso de la sanidad ante un posible repunte y evitar que nos vuelvan a encerrar a todos.
 
Por favor, sed solidarios, sensatos y responsables, no pongáis en riesgo nuestra salud ni la de nuestros hijos. Ante esta situación de pandemia global, sabemos que vais a hacerlo por solidaridad, por nuestros mayores, por la salud de todos los españoles, por los sanitarios, por las FFCCSE y por todos los empleados que están en primera línea.
 
No pasa nada por guardar la castidad, es hora de que pongáis vuestro granito de arena, estoy convencido de que entre todos lo vais a conseguir, contamos con vosotros, ¡quédate en casa!