El Coronavirus, el frío y los años son los culpables de que no me dejen salir  de casa y tenga que oír misa por TV. El día de Navidad hubo un cambio de  horario del que no me entere. Lo suplí aprovechando la emisión televisiva desde la Basílica de la Inmaculada del Santuario Nacional de  Washington, por la tarde, a través de EWTN TV, --la red católica que  emite desde los Estados Unidos-- para cumplir el precepto dominical. (Por  cierto: ¿rige aun ese ―Mandamiento de la Iglesia” o ha sido suprimido?) 

Comento este hecho por dos razones: La primera, porque el Santa Sacrifico, era una totalmente en español y la celebraba un obispo estadounidense, Monseñor Mario E. Descornville, de Washington. Me llamó la atención su  perfecta pronunciación castellana, sin acento, quizás un ligerísimo matiz  sudamericano. Es evidente que, ese obispo, usa el español habitualmente y  no solo en casos protocolarios y por obligación. O sea, que a mi entender nuestro idioma es cada vez más la segunda lengua de los Estados Unidos y  comienza a ser normal que la gente culta lo use frecuentemente.  Lógicamente pasé instintivamente a pensar en los innumerables estúpidos  españoles –cada vez más numerosos, incluida gente de tierra castellana,  empeñados en eliminar una de las tres idiomas que, según el muy  chauvinista y ex Presidente de Francia --François Mitterrand-- quedarán en el mundo, dentro de unos años, como únicos idiomas generales:  español, inglés y chino (él daba por descartado el francés…) Creo que es  suficiente este comentario. 

La Segunda razón tiene que ver con el título del artículo.  

Veamos. El nefasto Vaticano II, entre las calamidades que nos trajo, no fue  la menor el cargarse la Liturgia que había santificado a los hombres  durante siglos. Y una de sus ―genialidades‖ fue creerse con más visión que  el Fundador de la Iglesia, Nuestros Señor Jesucristo, cuyas indicaciones  siguieron sus discípulos, los Apóstoles y, en consecuencia, los Modernistas  decidieron convertir lo instituido como “renovación incruenta del  Sacrificio de la Cruz” en un ―acto social de la Asamblea del Pueblo que 

camina…”, (por supuesto sin saber a dónde va). Una asamblea que se  olvidó de lo fundamental: ―¡el Sacrificio!‖ y solo tiene en cuenta ―el  banquete‖ y lo que ellos llaman la “Palabra”. Un cambio ―conceptual‖,  pero esencial, en la fe de los cristianos de esa ―nueva‖ Iglesia... La consecuencia ya la hemos comprobado: vaciaron las iglesias y  desaparecieron, en la práctica, todos los sacramentos, salvo la Comunión que se convirtió en ―masiva‖… ¡Todo el mundo comulga ahora! Juzgando  humana y externamente, los sacrilegios han de abundar… pues nadie -- o  casi nadie-- cumple con la obligación de la confesión anual y la de los  pecados graves siempre que se cometa, para poder comulgar en gracia. Y  vemos ―arrejuntados‖ ir a comulgar como si tal cosa. Ciertamente, Dios es  el Único Juez, pero pensando humana y lógicamente, la profanación del  sacramento es evidente. 

Pero no escribo para comentar esta realidad sino otro tema que, aunque  hayan pasado sesenta años tengo muy presente. Ese desprecio al rito  antiguo tuvo unos rasgos inolvidables como el hecho de serrar los  reclinatorios de los bancos –hablo de Cataluña donde somos ultra  progresistas— y en consecuencia llevo doce lustros, arrodillándome en el  suelo,  

Por otra parte, como el oficiante debía celebrar la santa misa ―de cara al pueblo‖ había que cambiar el altar de sitio, para poder cumplir con los  nuevos ritos, para lo cual podía estar ―pegado a la pared‖… 

Había dos soluciones: la inteligente y sensata era no tocar el antiguo altar y  levantar un nuevo en torno al cual se pudiera circular. La otra era  iconoclasta o talibán, ―cargarse los altares que tenían siglos de servicio‖, limpiando el presbiterio de estorbos anticuados. 

Los talibanes del modernismo superprogresista español, no dudaron ni  perdieron un minuto y arrasaron todo lo antiguo. ¡Siempre más papistas que  el Papa‖! En el resto de las naciones, en general, fueron más cuerdos y no  tuvieron prisas en cambiar la ubicación de los altares. La prensa informó de  que los Estados Unidos fueron de los ―cuerdos‖. 

Oyendo la misa de Navidad trasmitida desde Washington por EWNT-TV,  pude comprobar que en la Basílica aunque celebraban en un altar en  medio del presbiterio, el altar anterior a los años sesenta adosado a la  pared seguía intacto y fue lo primero que me llamó la atención, pues el  coro que alegraba la misa estaba situado entre los dos altares… Disculpen  que le haya dado tanta importancia al ―detalle pero son de los que valen  por un curso universitario… 

Y ahora otro detalle importante, en España no todos fueron talibanes, ¡por  suerte!, la Basílica de la Concepción de la Calle Goya y Núñez de Balboa  es un ejemplo y me alegra todos los días la vista, ver intacto el altar  primitivo. Por lo visto el párroco de esa Iglesia y los que luego le han  sucedido tenían la cabeza en su sitio y no fueron iconoclastas, respetando el  antiguo altar que pueden admirar, si se toman la pena de sintonizar la misa diaria de la 13 TV. Nada me satisface tanto como poder felicitar a la gente  inteligente y cabal. ¡Son tan raras las ocasiones entre los dirigentes de  cualquier especie, que la alegría se eleva a enésima potencia!