Suenan rumores de crisis en el seno del Real Madrid. Y no es para menos, porque el equipo de Zinedine Zidane acaba de sumar su cuarto empate consecutivo, el tercero en Liga, esta temporada. Un hecho que no ha hecho más que incrementar la preocupación del entrenador blanco, que tras el encuentro ha declarado que “no podemos seguir así… Empatar en casa no es nada agradable. Tenemos que ser conscientes de que debemos mejorar más. Tenemos que trabajar más fuerte. Estamos muy dolidos”.

 

Es la primera vez que el Eibar puntúa en el Bernabéu, aunque no ha sido en el mejor momento de los blancos, que consiguieron igualar el tanto de Fran Rico en el 5’ con un bol de Bale en el 16’. El equipo armero celebró ese punto tras el encuentro por todo lo alto: con todos sus jugadores en el jacuzzi del vestuario. Y es que no pueden estar más orgullosos del inicio de temporada que han tenido, ya que suman 11 puntos y se sitúan muy cerca de los puestos europeos.

 

El Real Madrid cede así el liderato al Atlético de Madrid, que ganó al Valencia a pesar de los dos penaltis que paró el meta Diego Alves a los rojiblancos. Los merengues, esta vez, no pueden echar la culpa al color de la camiseta de su rival, que no iba de amarillo. Tampoco a las ausencias de Casemiro y Modric por lesión.