Contra la omisión del propósito de la enmienda el sátrapa responde con la exhibición de más poder y prepotencia. El megalómano que manda no se cansa de poder, de vanidad y chulería, para mangonear, cueste lo que cueste; no solo es presidente, es mucho más que el rey que le queda pequeño, es el déspota tirano que tenemos. Al verse acosado por su abuso del avión Falcón y el uso de los bienes del estado, reacciona con la huida hacia adelante: exhibición de poder. "Pa chulo yo y pa puta tu madre". Hoy mismo acaba de salir zumbando para Elche, vía aérea.

¿Si va a los actos de su partido, porque no le paga el viaje el partido? Pregunta la oposición. ¡Qué ingenua! No sabe, no contesta. La desprecia. Moncloa no dará datos sobre los viajes del presidente, ha dicho. Da igual, son fáciles de controlar, pero le da lo mismo. Cuando se pierde la vergüenza que nunca se tuvo, todo es indiferente. Deberían recluirlo en el psiquiátrico de la cárcel.  Por loco y por sinvergüenza. Los delirios de grandeza no tienen otro remedio: el manicomio y la prisión.

Continúa incrementando los viajes innecesarios con los medios del estado. Hace más daño con el ejemplo que con el pecado. Pero a él le importa tanto el daño como el pecado. Nada. Él es la misma Nada diabólica para favorecer el mal. Pero no solo incrementa los viajes, si no ministerios y toda la burocracia, propaganda y medios de los que se rodea, al igual que prohíbe los medios de prensa que no le gustan como acaba de hacer con el reparto de los fondos europeos. Ninguno de estos medios pudo entrar, preguntar e informar. Incrementa el despilfarro político en todo lo que puede porque su misión es conseguir la ruina. Hincha la burocracia que engendra más corrupción. O sea, facilita que se perpetúe el robo y el pillaje. Y se esconde, a veces un poco, por si vienen mal dadas; otras no se aguanta y saca pecho de gallito que irá a la cazuela. Puede más su ego que su cobardía.

Contra el examen de conciencia que necesita y el propósito de la enmienda, exhibe con chulería las grandezas del poder omnímodo. Luce la soberbia, si le hablan de humildad; y con la prepotencia hace ostentación del poder totalitario de su Sectarismo ideológico. Está apoyado por los enemigos exteriores de España, los comunismos (Agenda 2030) y por los enemigos interiores, y no ve otra cosa mejor, más que hacer lo que le dé la gana.

Le importa sobremanera el foro de Davos que inicia su edición 2022,con la presidencia de Xi Jinping, el comunista más poderoso del mundo y que quiso dejar así a todos con la pandemia por el virus que creó. Publica los siete alimentos que debes comer para salvar el planeta y morirte tú. Le interesa la agenda 2030 de Enrique Santiago y el coleta cortada. Los dos peores elementos conocidos y comunistas redomados. Esa agenda que acaba con la libertad y con la propiedad y te dice que dentro de ocho años no tendrás nada y serás feliz. O sea, que pasarás a una mejor vida.

En su gobierno no dimite nadie porque él está de acuerdo con los que debía de cesar, ya que les dice por detrás lo que han de hacer y decir. No echa a Garzón, no echa a Mónica Oltra la que permitió el abuso de menores tutelados en Valencia. Había que verla gesticulando con los brazos y hecha un basilisco. O a Ada Colau, metida en una buena. A los socialistas no les falta nunca detalle. No echa a nadie de su tribu. Sólo echa afuera a la prensa que no le baila el agua para ejercer su dictadura personal. Fuera ABC, COPE, Onda Cero, Libertad Digital, esRadio, El Mundo, La Razón etc., Fuera de la rueda de prensa, para que al repartir los fondos europeos entre los suyos no le pregunten el porqué. Él se arroga todos los derechos que no tiene y ejerce, al margen de la democracia que ya se cargó. La Libertad de expresión es como la de Cuba a donde no existe dictadura, según el gobierno, mientras se torturan a las mujeres y a los niños y les arrancan las uñas, y los padre de las víctimas llaman a Es Radio, desesperados, sin saber a quién recurrir, por los meses que llevan desconociendo el paradero de sus hijos detenidos tras la represión por pedir Libertad. El presidente está con la ETA y con Venezuela que la oculta y protege, y con los comunistas tras jurar y perjurar que no se juntaría con semejante tropa. Tras engañar a los españoles está con los supremacistas catalanes para que le sigan manteniendo en la Moncloa. Está con el separatismo y todo lo malo que ya no puede ser peor; con la violencia y el terrorismo comunista que corta la cabeza a todo el que le molesta mientras la derecha no se entera de lo que es el comunismo. Se deja llevar por la propaganda roja, engañosa, que al no combatirla, la permite. El que calla otorga. El primer embuste del demonio es negar su existencia. Es lo propio de Pedro Sánchez. Veamos los juegos malabares de la bruja comunista Yolanda Díaz. El sátrapa va a gusto en la burra con ella porque a toda esta gentuza lo que más le gusta es hacer daño a alguien. A la gente decente que es a quien se lo puede hacer y se lo hace. Y con el uso del lenguaje manipulado para elaborar propaganda altamente subvencionada con el dinero público que nos roba.

El autor del delito y transgresión es Pedro Sánchez y el responsable, quien le permite perpetrar sus delitos, Pablo Casado. (Continúa mañana)