Thierry Bouclier acaba de escribir un excelente libro (publicado por La Nouvelle Librairie), “La gauche ou le monopole de la violence” (La izquierda o el monopolio de la violencia), en el que el autor aborda un verdadero tabú en Francia: el de la violencia permanente utilizada por la extrema izquierda y por la izquierda, y que es aceptada por las autoridades.

En una cronología que abarca dos siglos y medio, Thierry Bouclier repasa el permanente doble rasero en el tratamiento mediático y judicial de la violencia política de la derecha y la izquierda. Mientras que los discursos y las acciones de la derecha son sistemáticamente demonizados, los de la extrema izquierda son, por el contrario, objeto de una complacencia muy inocente, que les da legitimidad y autoriza a la izquierda a designar objetivos aceptables y a castigar las transgresiones de su ideología. Un análisis imprescindible para entender cómo se establece la impunidad de la franja más radical del progresismo.

Abogado y ensayista, Thierry Bouclier también ha escrito varias novelas y biografías, y preside el Premio de los Lectores de la Prensa Francesa Libre. En esta entrevista con Yann Vallerie, de Breizh-Info, analiza su último libro.

¿Puede presentarse a nuestros lectores?

Soy abogado desde hace unos veinticinco años. Además de mi profesión de abogado, soy autor de varios libros, algunas biografías (Tixier-Vignancour, Poujade, A.D.G., Châteaubriant, Drieu la Rochelle y Benoist-Méchin), novelas policíacas y ensayos políticos, como La République amnésique y La France au risque de l'islam.

Su ensayo analiza el monopolio de la izquierda sobre la violencia desde 1789. ¿Podría dar a nuestros lectores algunas consideraciones históricas sobre esta relación con la violencia?

La izquierda y la derecha nacieron en 1789 cuando la Asamblea tuvo que decidir si concedía o no el veto al rey. Desde este acontecimiento fundacional, la derecha ha sido la encarnación del mal y del pasado en el imaginario político, mientras que la izquierda simboliza el bien y el progreso. En nombre de sus ideales, la izquierda puede permitirse todo, porque nada puede obstaculizar la marcha de este bien y del progreso. En 1848, al igual que en 1870, la izquierda pudo entrar por la fuerza en el Parlamento para tomar, o intentar tomar, el poder. Nadie se lo ha reprochado. Al contrario. Reivindica con orgullo estas dos hazañas bélicas. Por otro lado, la derecha arrastra como un ovillo la manifestación del 6 de febrero de 1934, aunque nunca hubo voluntad por su parte de tomar el Parlamento, y se vilipendia a Trump y a la derecha norteamericana por la famosa bronca en el Capitolio del 6 de enero de 2021.

La extrema izquierda cree, aún hoy, que su violencia es legítima por las causas que defiende (feminismo, antirracismo, descolonialismo). Básicamente, los que se consideran oprimidos tienen derecho a usar la violencia, no los demás. ¿Es este el quid del problema para entender la violencia política en nuestro tiempo?

Eso es exactamente. Si el fin justifica los medios, y si el fin se considera justo y bueno, todos los medios están permitidos para alcanzarlo, incluidos los más violentos. En nombre de este principio, la izquierda puede romper, destruir, quemar y atacar impunemente. Lo vemos en cada manifestación con los antifas y el bloque negro. Les dejo que imaginen si esta violencia proviene de grupos de derecha o de la extrema derecha fantasma. Serían inmediatamente perseguidos y disueltos. Lo hemos visto con el destino reservado a movimientos como Génération Identitaire, Bastion Social o Alvarium.

A ojos de una parte de la población se trata de un verdadero doble rasero, en el sentido de que en los medios de comunicación, pero también judicial y políticamente, la violencia de extrema izquierda no recibe el mismo tratamiento que otras formas de violencia política. ¿Tiene ejemplos recientes de estas diferencias y cómo las explica?

Actualmente se proyectan la serie “Oussekine” y la película “Nos frangins”, sobre el estudiante Malik Oussekine, muerto accidentalmente por la policía en diciembre de 1986 en una manifestación estudiantil de izquierdas que se les fue de las manos. Durante casi 40 años se ha mantenido vivo el recuerdo de este desafortunado estudiante. ¡Está bien! En cambio, cuando un estudiante de derechas, Sébastien Deyzieu, murió ocho años después en condiciones misteriosas mientras era perseguido por la policía, hubo un silencio absoluto. No hubo indignación mediática ni política en su momento y no se mantuvo la memoria, porque para la izquierda y los medios de comunicación, esta muerte simplemente no existe.

El 26 de marzo de 2002, un militante de izquierdas, Richard Durn, mató a tiros a ocho concejales en Nanterre e hirió a otros diecinueve. Inmediatamente, la izquierda y la prensa insistieron en que no se explotara políticamente el caso. Menos de tres meses después, Maxime Brunerie disparó su rifle de perdigones contra Jacques Chirac durante el desfile del 14 de julio. Inmediatamente, las mismas personas gritaron que se trataba de un atentado de extrema derecha, alegando que Brunerie frecuentaba movimientos vinculados a esta ideología y se disolvió el movimiento Unité Radicale.

La izquierda y los medios de comunicación se movilizaron a favor del terrorista de extrema izquierda, con las manos manchadas de sangre, Cesare Battisti, pero no se ofendieron por el hecho de que el joven derechista Michel L. hubiera sido condenado a veinte años de cárcel por un atentado que no había causado ni víctimas ni daños materiales.

A la izquierda se le atraganta el “acoso democrático” practicado contra sus miembros en 2013, durante el debate sobre el matrimonio homosexual, por los militantes del Printemps Français, aunque fue la izquierda la que creó esta técnica y la practicó durante años contra el Front National.

Más reciente, la izquierda puso el grito en el cielo por la violencia insoportable cuando un joven, cercano al movimiento identitario, ofreció un ramo de flores a la activista feminista Alice Coffin, pero no encuentra motivos para quejarse cuando la periodista de derechas del medio online Livre Noir, Maud Koffer, es golpeada con un casco por un antifa.

Globalmente, ¿cree que estos años marcan un retorno de la violencia en la política o, por el contrario, que esta violencia es mucho menos fuerte que en otros períodos como en el siglo XX?

Ha habido periodos bastante violentos, especialmente en los años 30, 60 y 70. Pensemos en particular en la violencia sin precedentes con la que la Liga Comunista atacó las reuniones de Ordre Nouveau en 1971 y 1973. La derecha no se quedó al margen, sobre todo con el movimiento Occidente en los años 60. Pero creo que la existencia de un movimiento así sería impensable hoy en día. Todos los excesos de la izquierda están ahora permitidos, incluso fomentados, mientras que los de la derecha son sistemáticamente proscritos.