La salida de Afganistán deja abiertas una serie de ventanas en esta mundo intercomunicado en que vivimos. Nuestra sociedad abierta acoge muchas personas procedentes de países musulmanes y hay que distinguir quién es quién, para no ser injustos como lo seríamos si aplicado a España no dejáramos claro que “No todos los vascos son terroristas”.

Afganistán con 652.225 Km2, tiene fronteras al N. con Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán; al W. con Irán; al S y E con Pakistán, y al NW con la República Popular China.

Afganistan es una sociedad multiétnica, mayoritariamente tribal, con grupos etno-linguísticos: Pastún (1 grupo), Tayiko (2 grupo), Hazara (3 grupo), Uzbeko, Sadat, Aimak, Turcomano, Baluchi, Pashai, Nuristani, Gujjar, Árabe, Brahui, Pamiri, Kirguis,…cuya procedencia va del mediterráneo griego y turco a Mongolia pasando por Arabia, Persia, China,..En ella y según las etnias predomina el islam sunita o el chiita.

“Afgano”, desde el siglo III, es sinónimo de “pastún"  haciendo referencia a las tribus que habitan las tierras al sur del  Hindu Kush. Los pastunes, también implantados en Pakistan (25,6 millones), son mayoría entre la población afgana (40%). Sin embargo en 2009, el 72% de la población se consideraba afgana, antes que perteneciente a un grupo étnico.

La región alberga a los 2 países más habitados del mundo y según estimaciones a fecha 2020 China con 1.439.323.774 habitantes y la India con 1.380.004.385 habitantes además de Pakistán 220.892.334 habitantes, e Irán con 83.992.953 habitantes. Afganistán, con 32 millones, también está sometida  a la influencia de Rusia 145.934.460 y Arabia Saudita 34.813.867 habitantes. 

En lo que a gasto militar se refiere, en 2019 los gastos en Defensa en % PIB eran en 2019: Arabia Saudita 7,98; Pakistan 3,98; Rusia 3,88; India 2,40; Iran 2,31; China 1,89 nos dan una idea de su apuesta por la seguridad.

La salida de las fuerzas mayoritariamente occidentales de Afganistan deja el campo abierto a un enfrentamiento de influencias y equilibrios entre China y Rusia, Pakistan e Iran y otros rivales como India, Arabia Saudita y aliados. No es menor el hecho de que entre las naciones nombradas 4 sean potencias nucleares y una aspirante; lo que supondrá un estatus de guerra fría.

Si no hay inteligencia humana (HUMINT) sobre el terreno, a pesar de la tecnología, es difícil saber algo con certeza. Las guerras de Irak y Afganistán mostraron la falta de redes de inteligencia con hombres sobre el terreno capaces de obtener información.

El tiempo transcurrido y las lecciones aprendidas desde la invasión de Kuwait por Irak el 4/8/1990, con una embajadora estadounidense que no se enteró, y el ataque del 11S-2001 hacen suponer que se hayan mejorado las redes HUMINT en estos escenarios aunque la salida precipitada haya dejado en manos talibanes rastros de posibles cooperadores.

A pesar de la eliminación de los principales líderes de Al-Qaeda, Osama Bin Laden, y del DAESH Abu-Bakr al Baghdadi, la guerra de Mando y Control sobre los mandos terroristas ha sido insuficiente durante en estos veinte años. Los políticos occidentales no han arriesgado su posición, no han estado a la altura de quienes se jugaban la vida y de quienes la perdían.

El terrorismo al no respetar las leyes y usos de la guerra y al asesinar sin piedad,  plantea la necesaria búsqueda de soluciones en la legislación mundial que permitan responder eficientemente a esta forma de acción en guerra. La reincorporación de terroristas encarcelados a sus hubs terroristas es una muestra de ineficiencia del sistema judicial. El perdón requiere como mínimo arrepentimiento materializado con obras. El terrorista debe perder toda esperanza de obtener un rédito personal o politico a su terror.

También ha sido insuficiente la intervención de clérigos musulmanes teólogos y juristas, procedentes de los países musulmanes supuestamente aliados occidentales, ante los asesinatos y terror.

La guerra mediática desde los países occidentales también ha sido errática, poco  perseverante e ineficaz a nivel global y en las redes sociales.

Políticamente, la montañosa Suiza y su historia, con cantones de 3 lenguas diferentes y, al menos, dos ramas diferentes del cristianismo, podría formar parte de un modelo. También Jordania su representación beduina y de partidos y su tolerancia religiosa, es otro modelo a integrar.

 

La salida de Afganistan deja mal sabor de boca sobre todo por ser:

  • la imagen de fracaso político, ONU, OTAN y Occidente ante un liderazgo teocrático convencido y unos países musulmanes aliados poco implicados,
  • fuente de propaganda para animar a los radicales islamistas y sus proxys terroristas a continuar,
  • la confirmación de falta de fiabilidad, confirmada durante años y en otros escenarios, de unos aliados por no perseverar en una misión justa,
  • la evidencia de la indefensión de la sociedad afgana ante una tiranía teocrática.

 

¿Quedará EEUU totalmente al margen? No, aunque quisiera, ni tampoco Europa, siempre crítica con su aliado trasatlántico. Ambas no quedaran alejadas de la acción terrorista.

¿Podría Afganistan convertirse de nuevo en santuario terrorista para Al-Qaeda y el Estado Islámico? Los Talibanes no estarán interesados, de momento, en el exterior y tratarán de controlar AQ y enfrentarse al Estado Islámico mientras siguen estrechando lazos con grupos y regímenes narcotraficantes.

 

 

Afganistan EL día después 2

Tres Insurgencias terroristas en Afganistán Taliban, Al_Qaeda y el Estado Islámico

 

Al Qaeda se ha expandido autonómicamente por Oriente Medio, Sur de Asia y últimamente más por Africa/Sahel, y trabaja de forma descentralizada/autonómica con mas de 10 franquicias: AQMI -Al Qaeda en el Magreb Islámico-; AQAP -Al Qaeda en la Península Arábiga; Al Shabab en Somalia;; AQ en Libia, AQ en Yemen, AQ en Siria -Al Nusra-, en Mali -GSIM-…

 

El ADF (Fuerzas Aliadas “Democráticas”) en Congo RDC (califato de Africa Central (ISCA) y al Shabab en Mozambique ahora son franquicias del EI/ISIS habiéndose sumado a Boko Haram en Nigeria dependiente del Estado Islámico en África Occidental (ISWA) del que también depende  el Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS)…

 

Los tiempos de AQ como los del terrorismo islámico son superiores a los politico electorales pero en la historia sólo serán una mancha negra de quienes blasfeman matando en nombre de Dios. De momento AQ está enfocada, más que sobre Occidente, sobre regímenes musulmanes, a quienes, para llegar al poder, acusan de tiranos cuando no de blasfemos. Su presión sirve para radicalizarlos y justificar la posición de estos regímenes ante Occidente.

 

El Center for Strategies & International Studies, señalaba en 2018 que había casi cuatro veces más militantes islámicos suníes que en el 11/S/2001. Esto obviamente no es debido a Afganistan sino entre otras causas al Islam rigorista y fanático sembrado durante muchos años desde países musulmanes, a la pérdida de valores morales y subsiguiente debilitamiento de la voluntad occidentales, a la globalización de viajes y negocios y al efecto caballo ganador de la propaganda en redes sociales ofreciendo una esperanza en organizaciones islámicas a los delincuentes y a los  desesperados.

 

Los países con mayor número de combatientes eran Siria (70.550), Afganistán (64.060), Pakistán (39.540), Irak (15.000) y Somalia (7.240). Tras la caída del EI/IS en Siria e Irak sin duda han disminuido las cifras pero la amenaza yihadista sigue estando presente.

 

Un informe de Naciones Unidas de junio de 2021 apuntaba que entre 8.000 y 10.000 combatientes de Asia Central, el Caúcaso ruso, Pakistán y Xinjiang, la región Uigur de China, habían acudido a Afganistán en los últimos meses. Se les asociaba principalmente con los talibán y Al Qaeda, pero también con el ISIS-K. Aunque lo mas probable es que los talibanes y Al Qaeda se tomen un respiro enfrentándose a sus problemas internos, estos combatientes podrían ser empleados, particularmente por el ISK, para desestabilízar los países circundantes. Rusia, mientras mantiene su embajada en Kabul, ya gesticula con apoyo a Tayikistán.

 

Desde el 2015, cuando se estableció en las provincias de Nangarhar y Kunar, cerca de la frontera con Pakistán, el Estado Islámico regional, Islamic State Khorasan (ISIS-K/ISK), constituye una insurgencia que se enfrenta a la actividad del gobierno de los insurgentes talibanes. Los talibanes, al abrir las cárceles, incluida la de Bagram, liberaron a cientos de yihadistas, sin embargo habrían ejecutado en su celda al ex-emir del Estado Islámico manteniendo presos a detenidos importantes del EI.

 

En junio 2020, la amenaza ISIS-K/ISK, según ONU, contaba con cerca de 2.000 combatientes. En Julio 2021 un informe en manos del Consejo de Seguridad ONU los estimaba en 500.

 

El ISK tiene en Afganistán un jefe carismático, Shahab al-Muhajir, que ha reactivado el grupo reclutando talibanes descontentos y otros militantes de Asia central y Sur. Tras la salida de las fuerzas occidentales el ISIS-K redobla su actividad terrorista para evitar que los talibanes se consoliden pero, aunque estos traten de aplastarlo, deberán evitar que desde su línea dura se pasen al ISIS-K tal como puede ocurrir con la facción Mansuri en Helmand, a cuyos comandantes no se les ha dado entrada en el gobierno talibán. EL ISIS-K también buscará con su actividad dificultar las relaciones exteriores talibanes con sus países vecinos Pakistan, Asia Central, China e Irán

 

AQ está en deuda con los talibanes que no quisieron entregar a Bin Laden después del 11S. AQ y Talibanes apoyarían a Pakistan contra India. La alianza Taliban con Al-Qaeda es continua y el terrorismo está presente como amenaza global, en particular en la región. India puede ser el primer objetivo de un terrorismo proxy de los servicios pakistaníes a los talibanes.

 

Afganistan EL día después 3

El camino inmediato

Islamabad ahora verá su influencia más acrecentada con el triunfo de los talibanes  a quienes apoyará en su intento de destruir a su histórico enemigo de la Alianza del Norte del tayico Massud, refugiada en el valle de Panjshir. Massud que fué una de las figuras en la resistencia contra los soviéticos y posteriormente contra los talibanes, por su fundamentalismo islamico, sería asesinado por AlQaeda.

El modelo de negocio Chino, tipo trueque, sin entrar en las ideas del gobierno de turno, hacen atractivas sus ofertas para acapara recursos naturales a nivel mundial. La instalación sobre la base de Bagram ademas de su capacidad de proyección estratégica irradiará influencia. El triunfo pakistaní puede ser efímero ante una China y Rusia recelosas de un país musulmán radical.

La cuestión humanitaria suscita de nuevo  simpatía y algunos piensan que Occidente es moralmente responsable y no debiera abandonar a su suerte a los Afganos. Ciertamente los talibanes son incapaces de proporcionar al país estabilidad bienes y servicios pues les falta talento, experiencia y sentido de la responsabilidad para sacar adelante un país de mas de 30 millones de habitantes que ha sufrido social y económicamente por una guerra de guerrillas larvada. La mayor responsabilidad está, además de en Pakistán, en los países musulmanes ricos.

El G7, para moderar a los talibanes y proteger los avances de los últimos 20 años especialmente en lo relativo las mujeres y derechos humanos, ofrecería apoyo según una agenda que condicionaría logros con ayudas.

El apoyo internacional al régimen talibán consolidaría su régimen y sus secuelas de terror y falta de libertad. De momento, sin haber cumplido sus compromisos de moderación en Doha, el nuevo régimen continuan asesinando hombres y mujeres, y además suben la apuesta exigiendo que ONU y EEUU cumplan su parte y borren a los terroristas de sus listas.

La acción de AQ, continua su propaganda global sobre la victoria en Afganistán buscando afiliados y posibles lobos solitarios, reforzándose en Oriente Medio, Sur Asia y África dejando al EI atacar objetivos occidentales para salirse del foco. 

El triunfo Taliban se consolida en Afganistan, por el terror, esperando alcanzar, junto a AQ, energía potencial para descargarla en energía cinética en el momento y lugar elegidos.

Más allá de las palabras. ¿Frente a los talibanes, dónde está la acción de la ONU, la OTAN, los partidos políticos, asociaciones y activistas de la ingeniería social y sus corolarios de ideología de genero, calentamiento global,…?

¿Hay que negociar con los terroristas? ¿Hay que blanquear a los terroristas? ¿Hay que  ceder al chantaje de los terroristas? ¿Hay que reconocer al régimen?

¿Necesita la sociedad occidental recuperar sus valores espirituales por encima de un estabulado bienestar material camino del matadero?

Ya vemos como señalado en otras ocasiones que el terrorismo es productivo cuando se rinden ante él.

¿Se puede confiar en fanáticos que mienten sistemáticamente según otro código moral, o es ilusorio a la vista de los antecedentes? La palabra dada es importante pero no para quien tiene bendecida la mentira. Por otra parte la mentira se mueve en política como pez en el agua.

Son dos realidades de justicia bárbara, “la caridad” talibán mata, para “liberar al pecador del infierno”, y “la caridad” del “estado del bienestar” mata al nonacido, al enfermo y al mayor para evitar problemas y que sufran y suframos y… ahorremos. Nada que ver con la ley natural y el Amor.