Transcurridas varias semanas desde el inicio de lo que denominan “crisis de coronavirus”, cada vez son más las voces que se empiezan a escuchar llamando a mantener la esperanza de que volverá a reír la primavera, a la vez de que claman para que se haga justicia por todo lo que está ocurriendo en España que la está convirtiendo en una de las naciones del mundo más golpeadas por la pandemia, si no la que más, en todos los ámbitos, el de mortandad, en el sanitario, en el laboral, en el de descoordinación y chapuzas institucionales, en el social, en el de censura y represión gubernativa, en el de aplicación de medidas que exceden con mucho de lo que establece el “estado de alarma”…Y estas voces que, por un lado, claman y exigen que no nos desanimemos ya que “esto” lo vamos a superar porque España es inmortal y porque somos españoles y no sabemos lo que es rendirse, y que, por otro lado, también claman y exigen la necesidad de dar respuesta contundente al caos e injusticia reinante, han dado pie a que viera la luz una campaña que la coalición ADÑ ha denominado “Nos vemos en las calles” y que en las redes sociales se está haciendo viral con la etiqueta #NosVemosEnLasCalles.

 

La situación de tragedia nacional imperante exigía una respuesta colectiva de defensa de la verdad y del sentido común que, por fin, alguien ha llevado a cabo de manera coordinada y valerosa. Y aún resulta más ilusionante que esa campaña haya sido iniciada por los más jóvenes del socialpatriotismo español, aquellos que además de ver enfermar y en muchos casos fallecer a sus padres, abuelos, tíos, o amigos con más edad que ellos, ven desde su arresto domiciliario peligrar, aún más de lo que lo veían antes, su futuro en muchos escenarios: el laboral, el anímico, el económico, el de formación, el social, el de la destrucción de su patria, el de la pérdida de libertades básicas y fundamentales,… y esos jóvenes, la mayoría militantes o simpatizantes de las organizaciones que componen ADÑ, pero también jóvenes sin ninguna afiliación política pero preocupados por ese futuro que les espera y que acabamos de mencionar, han comenzado a difundir por las redes sociales frases que contienen a la vez esperanza y rebelión frente a la situación dantesca a la que nos ha conducido una siniestra clase política y resto de instituciones que han actuado, y lo siguen haciendo, tarde, mal y defendiendo oscuros intereses y sectarias ideologías. Esas frases y exigencias firmes de esperanza y rebelión, muchas de ellas en formato multimedia, fotos, audios y vídeos en su mayoría, pero también en textos, todas con el denominador común de contener la frase de la campaña #NosVemosEnLasCalles, están siendo recogidas muchas de ellas en vídeos colectivos que ya se han hecho virales por redes sociales. Hay versiones de estos vídeos en Instagram, Twitter, Facebook y Youtube, pero también se están difundiendo estos vídeos por canales de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram.

Pero no han sido los más jóvenes los únicos que se han sumado a esta campaña, muchos militantes o simpatizantes socialpatriotas, entre ellos miembros destacados de ADÑ también jóvenes de corazón, aunque no tanto de DNI, están inundando las redes sociales o incluso llevando a los programas de radio o páginas webs en los que son colaboradores, esa consigna de esperanza y rebelión contagiada de los más jóvenes que supone el #NosVemosEnLasCalles, y, de la misma manera, están siendo protagonistas de fotos o videos individuales o colectivos, colgados también en redes sociales y difundidos por toda la red, insuflando ánimo para todos los españoles, sobre todo para aquellos que peor lo están pasando, mientras se denuncia la gestión criminal del gobierno y todos sus cómplices que ya se ha llevado por delante decenas de miles de muertos, centenares de miles de contagiados, muchos de ellos graves, millones de españoles sin poder trabajar y de los que, desgraciadamente, muchos de ellos no recuperarán sus empleos o empresas, familias rotas por el dolor de las pérdidas sumada a la pena de no haber podido acompañar a sus seres queridos fallecidos cuando más lo necesitaban, y que no saben cómo van a superar la crisis social que se avecina…

Este desastre nacional del que los grandes medios de comunicación se están haciendo eco a su manera habitual, gracias a las 30 monedas de plata recibidas por el poder del que siempre han sido una herramienta fundamental, pero ahora aún más. Una vez más se ha hecho consigna oficial y casi unánime el difundir información sesgada por parte de los medios de comunicación del régimen, de una manera servil, buenista y lacayuna que mientras nos mete por los ojos y oídos lo mal que lo están pasando en otras naciones, ocultan la inmensa tragedia colectiva que estamos viviendo en España, peor, mucho peor, que aquella que sí que nos muestran del extranjero, no vaya a ser que se alborote el gallinero.

Medios de manipulación informativa que se suman a las campañas oficiales del sistema orquestadas para tenernos permanentemente callados, amordazados en nuestras justas protestas, para que tan sólo demos señales de vida social a las 8 de la tarde aplaudiendo lo que ellos nos dicen que hay que aplaudir, o cantando o bailando las canciones que ellos nos dicen que hay que cantar o bailar, e incluso animando a denunciar a vecinos o ciudadanos que no se comportan como la tele dice que hay que comportarse, o que difunden noticias tan ciertas como prohibidas a las que acusan de ser bulos, que intentan ir a misa cumpliendo las normas, o que manifiestan que este estado de alarma se está utilizando fraudulenta e ilegalmente para robarnos libertades y derechos que quizás no volvamos a recuperar, de la misma manera que España difícilmente se recuperará bajo este sistema que es el causante de la crisis que padecemos.

Medios de comunicación que muy pronto también nos dirán, ya lo están comenzando a divulgar, lo que debemos hacer “cuando esto pase”, que será, exclusivamente, intentar divertirse lo más posible, eliminar recuerdos dañinos para el sistema, pasar página (una vez más) y no escuchar voces disidentes que llaman a las cosas por su nombre. Vamos, aplicar a rajatabla aquel refrán español de “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”, suponiendo que haya bollos para todos los vivos, como si lo que hemos padecido hubiera sido obra exclusiva de un bicho microscópico y en el que la deliberadamente nula actuación de este sistema globalista, injusto y sin escrúpulos, sumado a las pésimas gestiones de administraciones, no sólo políticas, y no sólo de hoy, no hubieran tenido nada que ver con lo ocurrido. Y si no, pronto se sacarán una nueva “ley de memoria histórica” que manipule y oculte la verdad y ¡ay de aquel que ose rechistar!

 

Por eso, desde ADÑ invitamos a todos los españoles a que se sumen a esta campaña de esperanza y rebelión, que iniciada por los jóvenes, futuro de nuestra patria, debe ser de todos los españoles y que ese #NosVemosEnLasCalles retumbe en el silencio impuesto por el régimen y sea el grito de esperanza y rebelión que nuestra Patria necesita para superar esta plaga que padecemos y que no es sólo sanitaria. La manera de hacer suya esta campaña es muy sencilla, subir fotos, vídeos o textos a las redes sociales con la frase y la etiqueta #NosVemosEnLasCalles y difundirlos.

 

Y, por supuesto, apoyar todas aquellas iniciativas que nos saquen a las calles para homenajear a nuestros muertos, denunciar a TODOS los culpables de esta tragedia nacional, y protestar allí donde nos sea posible y de la manera que esté en nuestras manos, para que el drama de muchísimos y el crimen de bastantes, no quede ni en el olvido ni impune.

 

¡NOS VEMOS EN LAS CALLES!

PINCHA AQUÍ PARA VER LOS VÍDEOS