Es un viejo refrán referido a Cataluña, al parecer  original de unos comerciantes italianos... "Barcelona es bona..." 

Ahora, antes de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno de la Nación ha otorgado a la Generalidad de Cataluña unos38.000millones de euros "extra", sin duda para que no sigan gritando eso tan desagradable de ..."Españanosroba". Y esoantegsque see consuma  el proyecto ( ya inmediata realidad) de unos presupuestos demagógicos, irreales, con un desmesurado aumento del "gasto corriente" y escasas inversiones...

Todo eso era absolutamente predecible dada la composición del Ejecutivo, sus ideologías proclamadas  así como sus admiradas referencias  hispanoamericanas (latinoamericanas dicen ellos, claro). La interminable relación de subvenciones a entidades y asociaciones "pintorescas" constituye la estructura basal del contenido social de esos presupuestos.

Las regalías presupuestarias muestran especial predilección por las  organizaciones y asociaciones ubicadas en los territorios autónomos cuyos dirigentes han ofrendado al gobierno de la nación ( es "un decir") los votos necesarios para   su aprobación... 2000 millones de euros por aquí; 5.000millones por allá; 38.000 por acá; ...,feminismos...,"elegetebeismos..."

Como distantes y perplejos observadores de la política parlamentaria y ejecutiva, se sabe           -sobradamente- de las necesidades de pactos y acuerdos ( "pasteleos" decíamos)  que la acción de gobierno demanda. Pactos y acuerdos que han "obligado" a gobiernos de todos los colores , con las escasas excepciones de mayorías absolutas; y aún así...

Con una Deuda Pública abrumadora, la  acuciante necesidad de votos ajenos a la propia ideología del partido mayoritario del Gobierno ( ¡Si Azaña, Prieto o Besteiro levantaran la cabeza!), esas masivas subvenciones improductivas están rellenando las insaciables  arcas de Comunidades Autónomas, partidos políticos e instituciones de variado pelaje...Todo inevitable, con el sistema electoral vigente. Pero es dinero...solo dinero. Y algunos no se conforman con el dinero

El Gobierno de la Nación ( así, con mayúscula), las Cortes españolas, de las que procede, y el Poder Judicial  que le legitima... todos ellos tienen el taxativo deber de asegurarse de no entregar a esos partidos, a esas CCAA, a esas instituciones, otra cosa que dinero; solo dinero; nada más que dinero.

La defensa de la Unidad irrevocable de la Patria; la igualdad de todos los españoles ante la Justicia; la defensa de la lengua común de 20 naciones y 500 millones de personas;,  el respeto y acatamiento a  la Constitución vigente, no está en la almoneda.