Tras confirmarse la colosalmente pútrida - y, por desgracia, legal - realidad del satánico Juan Luis Steegmann Olmedillas, los voxeros con su feo rostro, ahíto de hormigón armada, se sacan de la mangoleta, cual nigérrimos hechiceros, raudo y sandío comunicado. Todo sintetizándose en las tres últimas líneas. Patético rebuzno el comunicado, el finisterre del mismo es de traca: admiten TODA LA GRANDIOSA PODREDUMBRE de lo que algunos llevamos denunciando solitariamente, desde hace año y medio, del aciago Mengele de Vox.

La parasitaria labor parlamentaria de Steegmann me importa NADA

Tal graznan, yendo de “exculpatorios” ( non petita) , los voxeros: “VOX se querellará contra todo aquel medio o persona física que trate de difamar al Dr. Steegmann dando a entender que ha actuado de manera ilegítima en su actividad parlamentaria.” ¡Con dos cojones y un palo tal ralea voxera tomándonos por imbéciles!

Reiteremos. Nadie acusa al voxero Grigori Mairanovski (el Josef Mengele soviético) de su labor parlamentaria. La ignoro. La suya y la de toda la caterva que pulula por la Carrera de San Jerónimo (y otros "representativos" conciliábulos: para representarme, me sobro y me basto). 350 gallifantes, burdos títeres de otras marionetas. Perpetuo tedio, sin más.

Se censura al fullero y donillero y cagalindes -  a fuer de traidor a España -  Steegmann Olmedillas, otra cosa (rezumando aún, por cierto, por todo su ser de bata blanca, el alma maoísta que nunca ha dejado de poseer: memento más allá de Lysenko, híbridos hombre-chimpancé, transfusiones con sangre de personas muertas, experimentos con origen abiótico de las células: a saber, Ilya Ivanov, Alexander Bogdanov, Serguei Yudin...)…Y reiterando que es gerundio: me importa un cojón de pato su quehacer di-putadesco, una innoble y habilidosa forma de golfear y perder el tiempo.

Vox, dejad de engañar y de tocar los huevos a la gente

De Steegmann, o Esmegma, no recuerdo bien, me interesa lo tantas veces dicho, otra vez la burra al trigo: acontecer vulgar sicario de la criminal y, hogaño, genocida FARMAFIA. Y su partido de disidencia controlada de manual (Operación Podemos, a la inversa: ahora con descontentos derechistas), reconociéndolo TODO, al utilizar la patética y prestidigitadora táctica de la Misdirection. Vulgo, distraer y enredar.

Vox, en definitiva, abracadabrantemente serviles, chupaculismo extremo ante la PLAN-demia. Sus críticas, con la puntita. Y los voxeros no covidiotas defendiendo que Vox juegue el papel de no querer que se vacune a los críos… pero queriendo dejar huérfanos a esos mismos peques… Acojonante, por detrás y por delante ¡No puede haber algo más chorra que un “negacionista” seguidor de un partido político! ¡Cualquiera, el que sea! ...Y con Steegmann en el partido, el tumor deviniendo irreversible metástasis

....Y otra cosa, Vox, continúo sin tener el coño para ruidos: dejad de usurpar y desfalcar y humillar mi bandera, colocada a todas horas en vuestros putos y liberticidas bozales. Rojigualda lisa, obvio, sin águilas ni coronitas. Lisa. En fin.