¡Lo que es la historia!: una sucesión de atrocidades que con el tiempo se vuelven más perfectas, perfección en forma de sutileza, crímenes sin criminal aparente en la España feminazi de nuestros días, aunque, eso sí, debidamente ocultados a la opinión pública; crímenes a cara descubierta por pistoleros del gobierno en las calles de Caracas. Aquí te mata el Estado Nacionalfeminista, allí un puerco que viste la bandera nacional.

Si los nazis idearon el gaseado, una muerte rápida e incluso cuasi humana forma de ejecución, como los tiempos progresan que es una barbaridad, aquí, en Femiespañistán, en los divorcios sujetos a leyes feministas y jueces con su reglada y obligada formación en género, se aboca a los hombres a una desesperación creciente, inyectándole dosis y más dosis de la amargura del vivir, del sinsentido de la existencia, de la súbita y dolorosa ruptura de una afectividad que les unía a sus hijos: Se los detiene ilegalmente por una simple confesión de maltrato psicológico que su señora formula a la asistenta social de su ayuntamiento, bajo el síndrome de una detención ilegal se les motiva para que firmen una sentencia de conformidad declarándose culpable, se les arrebata a sus hijos porque al ser denunciado se bloquea la custodia compartida, se les retienen sus ingresos, son despojados de su vivienda y deben abandonar su barrio, alejarse de vecinos y amigos, porque así lo exige una orden de alejamiento.

Las muertes que a diario ocurren en España debidas a la jurisprudencia ilegal e inconstitucional de Género son crímenes de Estado, un estado inmoral y carente de cualquier atisbo de justicia y humanidad. Para sí quisieran miles de hombres que se han suicidados en España arrinconados y destruidos por la jurisprudencia de género, para sí hubiesen querido el gaseado nazi y no haber tenido que mascullar quitarse la vida durante meses en una amarga soledad, llorando a solas por sus hijos, maldiciendo su suerte, sumidos en la miseria material, deudores de ayudas monetarias de amigos, comiendo gracias a esa hermana que te manda un taper con puchero y un billete de 20€ o a esa madre que te reserva un cuarto, que veía venir cómo era de verdad esa misma  de la que te enamoraste, madre que te estaba esperando, porque a una madre no se la pegan como a ti, abuela que también será lacerada por el Estado, negándosele por ley el roce con sus nietos.

Las leyes feminazis que inicia el PSOE de Zapatero en 2004 con la Ley Integral de Violencia de Género, cuyo artículo uno dice que “el hombre es maltratador por el hecho de ser hombre” y el amplísimo desarrollo de esta jurisprudencia feminazi, han convertido a España en un país no homologable en términos de igualdad según sexos dentro de la Unión Europea, como también a nivel internacional.

Comenzando con el “gobierno” de Zapatero y siguiendo con Rajoy, no digamos ya con el de Pedro-Pablo, este último con su compañera de Menestra de Igual Da, cada uno de ellos en la proporción e intensidad de la jurisprudencia de género que pusieron en marcha, son responsables de crímenes de lesa humanidad por persecución, acoso normativo e inducción al suicidio de un colectivo social (los varones) por motivos de sexo. Crímenes a la espera de juicio en la Corte Penal Internacional sita en La Haya.

Según el INE, en 2018, se registraron 2.619 suicidios de varones en España. Más de 7 hombres al día se quitan la vida en España. ¿Cuántos de ellos debido a la jurisprudencia de género?, ¿cuántos de ellos objeto de querella criminal al Estado español por crimen de lesa humanidad? Ojalá algún día un bufete de prestigio se implique en uno de estos casos y demande a los responsables frente al Tribunal Penal Internacional de La Haya. Algo tan necesario como urgente.

Pero todo está tan bien tejido que eso mismo se convierte en su mayor defecto. Si tiras de un hilo, se deshace el mantel. ¿Qué ocurre si una feminazi viene cobrando una pensión compensatoria y su marido se suicida? Piense un poco, amigo lector… ¿Qué sucederá?...Pues que esa pensión compensatoria se transforma, por este crimen de Estado, en pensión de viudedad. El muerto al hoyo, el gobierno con el voto agradecido y manchado de sangre de la feminazi y la elementa con su pensión de viudedad. Aunque lo mejor de todo es que el pobre varón por fin descansa en paz, como miles de ellos, como los que han caído hoy, como los que están cayendo ahora, como los que caerán mañana.

Y ahí va el Sánchez ese tan pancho, tan inmoral, tan inadecuado a su tarea, con su careto de galán de espagueti western, sumando en su cuenta personal, día a día, crímenes debido a la desigualdad de género que publicita y legisla su “gobierno”. No sabemos si este prenda, este castigo divino, es un inconsciente o un consciente.

Pero ¿por qué he escrito esto?, me pregunto, pues indignado y movido por un wassap que recibí anoche de un buen amigo, un gran tipo, ahí lo dejo: «El viernes el juzgado me embargó todos los bienes (2 cuentas del banco y una moto) por orden de un procedimiento de la Sra. y del que restan todavía 400 euros por liquidar (dinero que está pendiente de vista solicitada por mi abogado). Me dejan sin poder comprar ni leche, no pagar pensión de alimentos el día 1, ni poder pagar el alquiler, por 400 euros pendientes de liquidar de un procedimiento de 2017, tramitado en enero de 2018... Hoy hace 7 meses que mis hijas ni me responden...Ya están “dulcemente” alistadas en el bando ganador. Ayer fue mi cumpleaños. Un  gran  regalo...»