Buena pregunta de examen. Para discurrir, y responder, porque es tan variada la conclusión que quizá nunca se pueda acabar de concluir. Cada vez es mayor y más claro el odio a VOX que llega al extremo de que Pedro Sánchez registra en el Congreso un pacto de Estado para acabar con VOX. Abascal reacciona contra esta iniciativa registrada por el Grupo Socialista en el Congreso con el objetivo de que el Pleno de la Cámara cierre la puerta a cualquier pacto con Vox y de que todos los partidos, y en especial el PP, se retrate sobre esta cuestión. Así pues el PP tendrá que dejar sus juegos malabares y decidir si se va con JC. o con Barrabás.

"Manipulan permanentemente nuestro discurso. Nos demonizan en sus medios de comunicación. Incluso promueven la violencia contra nuestros simpatizantes. Pero como nada de eso funciona ahora van a intentar ilegalizar a Vox", denuncia Abascal en un comentario en su cuenta personal de Twitter.

Sobre la violencia contra Vox a la que alude, empezamos nuestra serie de artículos en este medio -ya van más de 300-, con motivo de los ataques en el mitin de Vallecas, por orden del Marlasca, Pablo Iglesias y compañía, vividos en primera persona por un servidor. (Artículo, Abrir la puerta del infierno. Feudo rojo de Vallecas...... (12 de abril 2021) Prohibieron a Vox ir allí, y por eso fuimos, y salió este primer trabajo.

Por otra parte no les llegó con intentar acabar con Macarena Olona en Salobreña, con el asunto del empadronamiento, que la persiguen hasta el final como lo hace Pedro Sánchez. Así el Juzgado de Instancia número 82 de Madrid ha admitido a trámite una demanda en la que el abogado Pedro Francisco Muñoz pide suspender de forma cautelar el nombramiento de Macarena Olona como candidata de Vox a la Presidencia de la Junta de Andalucía en las elecciones del próximo 19 de junio.

La persecución a VOX es tan grande como el incontrolable poder del demonio introducido en todos los rincones. Ya no queda cosa que no le hubieran hecho. Es la lucha del mal contra el bien. Los aquelarres de la soberbia y prepotente izquierda con su "superioridad moral" son el rayo que no cesa. Ocurren todos los días. Repiten el esquema del golpe de estado de febrero de 1933 cuando rompieron las urnas porque perdían y armaron a los sindicatos diciendo: "lo que no ganemos en las urnas lo reivindicaremos en la calle con las armas", y se dedicaron a matar.

El odio de la izquierda no se puede definir con palabras, sino con ejemplos y que cada cual interprete y saque sus conclusiones. Es tan grande su maldad que es indefinible y hay que recurrir a las metáforas, lo mismo que Jesucristo se explicaba mediante las parábolas para hacerse entender.

La extrema izquierda no necesita definición. Se define ella sola culpando a los demás de lo que es ella. Está en el poder, qué aberración. Tienen comprados todos los medios empezando por Internet. Por eso quien no la conozca es porque no quiere. Tiene los altavoces en la mano, y se la puede escuchar en cualquier momento, escupiendo a alguien lo que son, y siempre haciendo lo contrario a lo que dicen. Si empiezan con que "la extrema derecha", o el dictador, si va de Franco, pues ya están engañado a todos, todas, y todes. En el uso del lenguaje también es fácil identificarlos. Han hecho muchísimo daño con ello; lenguaje inclusivo que dicen, y cambiando las palabras que influyen en la realidad. Es imprescindible conocer -mejor estudiar- el comunismo y libros como 1984 de Orwell. Una distopía que retrata la actualidad. Si buscamos en Google, algo sobre el odio hacia Vox, no encontraremos otra cosa. Copio este fragmento, allí hallado, sobre Vox:

"Las propuestas que plantean, el retroceso en materia de libertades, no aportan nada nuevo a lo ya conocido de estos habitantes del inframundo. Son las maldades del alma humana, los demonios de nuestra sociedad. Ahora han decidido ponerse un nombre, pero siempre han tenido alguno: Falange, Fuerza Nueva, Guerrilleros de Cristo Rey...asesinos, en definitiva. Pretenden ser algo nuevo, pero los socialistas los conocemos de toda la vida, a nosotros no nos sorprenden, y por eso, nosotros no tenemos miedo."

¿Miedo?, más que un raposo. Basta con ver al caporal. Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Con ETA en su seno y llamando asesinos a los demás. Hay que conocer a una secta para saber que la izquierda que arranca con los socialistas, es lo mismo. Pero una secta que ha matado más que ninguna otra, y que oculta los más de cien millones de asesinados desde 1917. Pues en la izquierda la mentira, primer arma de lucha política,y la ocultación de sus actos, son sus primeras características. Quien no les conozca, seguro que lo engañan. Vox no es de extrema derecha sino de extrema necesidad. Le canta las verdades del barquero a la izquierda. Pero no las aguantan. A una sociedad socialista basada en el terror y el odio no le hables de lo que le sobra y reparte: odio.

Toda palabra emitida por esta tropa queda inmersa en los 7 pecados capitales; es absolutamente mentira y falsa, empezando por su definición de "progresistas", para acusar subrepticiamente de todo lo contrario al oponente. Son progresistas en el mal. Subliminalmente introducen sus embustes y es imposible razonar con ellos. No tienen conciencia, pero siempre acusan al contrario de no tenerla. Para entenderlos hay que saber que son todo lo contrario a lo que dicen y que no son gente normal. No conozco ni al primer comunista que esté bien de la cabeza. Asesinan y se quedan tan frescos y les da todo lo mismo, ya lo vemos en el caporal principal, Pedro Sánchez. Y para mayor escarnio y afrenta reivindican a los mayores criminales de la historia: Largo Caballero, Indalecio Prieto, Negrín, la Pasionaria, etc., Es el colmo de la indignidad. ¡Pobre España y gente buena y normal, tener que lidiar con estos diabólicos monstruos!