Sr. Director:

    28 de enero, Sto. Tomás de Aquino. Casi nada. La presidenta del Senado, Pilar Llop, junto con la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, preside en la Cámara Alta el acto de Estado de homenaje y memoria a las víctimas del Holocausto sufrido por el pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial por parte de las autoridades de Alemania y de otros países de Europa.   

    ¿Qué tenemos que ver nosotros con el holocausto judío, si Paracuellos y tantos otros lugares de España nos quedan más cerca?

    Hablamos de relatos estremecedores por la crueldad de sus verdugos (la canalla roja), dimensión de una tragedia que no ha podido parar de contarse, que comienza el 14 de abril de 1931 y no cesa hasta que “cautiva y desarmada” la horda roja acaba nuestra gloriosa Cruzada. Si, Cruzada por el propósito que sustentó el bando rojo: acabar con la fe católica y destruir España.

   Que hagan lo que más le plazca. Ahora bien, no les consintamos más afrentas. De sobra sabemos que “Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez. ...”.