Sra. Vicepresidenta tercera del Gobierno “frankenstein” y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital:

Magistral su currículum, señora.  No lo estropee. En ese sentido nada que objetar y, menos aún, si se compara con el de sus compañeras de gabinete; mejor no poner ejemplos para que otras  y otros no queden peor de lo que ya están. Pero seamos sensatos: usted sabe que ni con un gran currículum se garantiza que se sepan aplicar esos supuestos conocimientos.

Para usted no tiene que ser fácil, procediendo de donde procede, verse obligada a lidiar con “comunistas del niño Jesús” cuyos planteamientos son estrafalarios, cavernarios y destructivos “per se”. Ya sé que se ha opuesto con frecuencia a ese tipo de obstruccionismos y ha demostrado que no es como la ‘gata Flora’; a eso se llama saber estar, reaccionar a tiempo y poner líneas rojas a Pedro Sánchez,  al diputado de la coleta y al señorito, Iván Redondo.

Con sus cuatro idiomas, su abrumador currículum y su procedencia, mucha gente hubiera mandado a Sánchez y a su vicepresidente segundo a tomar vientos a la farola o a freír espárragos, pero usted saber ser perseverante. Todo un mérito añadido; no obstante, sigo teniendo algunas  dudas sobre su actuación económica y política.

Antes de pasar a hacerle mi crítica, respetuosa y sensata, he de decirle que no consienta que el bolchevique de Galapagar le declare una absurda “guerra” de fanatismo, torpeza y engreimiento. Déjele que espute hacia arriba porque no tardará en llenarse de porquería.  Piense que, ni siquiera con los cambios que traerán las elecciones bolivianas, podrá regatear ese siniestro personaje a la Corte boliviana ni a la DEA: la gravedad de los hechos suma y condena, pero no exime.

Apoyar las  violaciones y asesinatos del acólito de Evo Morales, y la defensa de esos por Luis Arce Catacora (Movimiento Al Socialismo. MAS) no es el camino que debe alumbrar una democracia; bien es verdad que Unidas Podemos no es demócrata y sí incendiario de la política, además de representante de la paranoia que abandera la extrema izquierda. Ni sé, ministra Calviño, como puede nadar usted en esas aguas procelosas y turbulentas porque ya ha demostrado que no es como las gallinas de Cafarnaúm: esas que aprendieron a nadar para fornicar con los patos. No siga engañada en su castillete y reaccione antes de que sea tarde. Tiene una inmejorable oportunidad con la gestión de esos fondos europeos que aún tardarán en recibirse.

Debe empezar, ministra Calviño, por explicar a los medios de comunicación y a la oposición que aquellos 140.000M€ ya no son tales. ¿Por qué tiene miedo a decir la verdad? Sea consecuente consigo misma y no se engañe. No sé si Europa permitirá que únicamente recurran a las ayudas a fondo perdido para reactivar el país. Recuerde que el primer tramo son de tipo directo de la Unión Europea a España; el segundo son préstamos y esos llevan condicionantes. Entiendo que, Pedro Sánchez, le haya dado orden de dejar estos segundos para la siguiente legislatura pero, si no ganan, dejarán el mochuelo al que venga detrás.

Precisamente, con una actitud así, y con el ocultamiento de facturas mil, se cimentó la crisis de 2008. El socialismo siempre actúa al dictado del trapicheo y, claro, la culpa nunca es de él sino de los otros. Usted lo sabe mejor que nadie: ahora quiero que me diga por qué lo enconde o por qué no se lo explica a la torpeza de su jefe de Moncloa y a la ineptitud del su bisoña “niñera”, Iván Redondo.

Ministra Calviño: sí le voy a pedir que no vincule la aprobación de los Presupuestos de 2021 con la canalización de la primera partida de fondos. Usted sabe que eso no es así. Y lo sabe porque,  entre 2014 y 2018, fue directora general de Presupuestos de la Comisión Europea. Actúe en consecuencia. Olvídese, ministra, de estúpidos planteamientos procedentes de Unidas Podemos y del aplauso fácil de su jefe, el mentiroso plagiario.

Sea usted misma. Déjenos quitarnos el sombrero y aplaudir cuando lo requiera su gestión. Como gallega que es, sabe que no hay gallego torpe y eso lo reconoce hasta la oposición. Pero está rodeada de “adoquines” podemitas, “acémilas” socialistas y gaznápiros “retales” de nacionalistas, independentistas, primos de la banda terrorista y diputados sueltos de pelaje variopinto.

Finalmente, recuerde que por sus malas compañías en el Gobierno de Sánchez, y con  Iglesias como incendiario, ha sido rechazada en el Eurogrupo, siendo elegido quien no le llega a usted ni a la suela de sus ‘francesitas’, Paschal Donohoe, ministro irlandés. No permita que el “dúo Picapiedra” le vista de lagarterana y menos aún de colorines bolivarianos porque eso no es lo suyo ni de lejos.