Xianwei Chen vuelve a atender con su amabilidad habitual a El Correo de España. Tras rotular el cartel de su bar Casa Chen con las letras Una, Grande y Libre los pacíficos defensores de la libertad y de la democracia se lo han pintado con saña, causando unos graves desperfectos que arruinan su precaria economía. Chen nos cuenta los hechos y dice lo que poca gente se atreve a decir con un español cada vez mejor. La inauguración de su nuevo bar será el próximo 18 de julio, un día grande para España.

¿Cómo sucedieron los hechos?

Pusimos el cartel del bar donde decía Una, Grande y Libre y a la mañana siguiente ya nos habían arrojado pintura al cartel y al cierre de la puerta. Arreglarlo me cuesta 1200 euros, una cantidad que me deja en la ruina. Cuesta mucho trabajo y dinero quitar la pintura. Y encima han molestado a los vecinos de arriba.

¿España es una democracia?

Dicen que estamos en una democracia, pero por tener un deseo bueno para España (ser grande y estar unidos y en libertad) los rojos nos odian y manifiestan su maldad. Si quieren un país comunista que se vayan a Venezuela, Corea del Norte, Cuba y China, pero que nos dejen vivir en paz y en libertad.

La extrema izquierda campa a sus anchas con total impunidad.

Para ellos cualquier cosa que hacen es libertad y cualquier cosa que hacemos nosotros es dictadura y es justo lo contrario. Una país en el que haya verdadera democracia no permite los ataques a mi bar, es un país de mafia. No hay justicia, no hay nada.

¿Por qué le puso este nombre al bar?

Puse el nombre porque con Franco fuimos una nación unida, muy grande y en donde había libertad, trabajo y justicia. Lo inauguramos el 18 de julio.